Jueves, 21 Nov,2019
Opinión / OCT 12 2019

Sea positivo o guarde silencio

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

“Las palabras son como semillas. Cuando usted dice algo, le está dando vida a lo que está diciendo”, Joel Osteen

Cuánta sabiduría en esta reflexión. La gran mayoría de personas utiliza un lenguaje negativo siempre: estoy muy mal, me siento muy regular, no tengo dinero, se terminó mi trabajo, soy un fracasado, nadie me quiere, todos me ignoran, nunca seré feliz, nada podrá cambiarme, todo lo que emprendo me sale mal, nadie me ayuda, ¿cuándo cambiará mi vida?, ¿podré tener la casa de mis sueños? Creo que no; y una multitud de expresiones que denotan pesimismo, desconfianza, desesperanza, falta de fe; son seres que continuamente están invocando la derrota, llamando el fracaso y sus lamentos alimentan continuamente sucesos de pérdida, de sueños no realizados, de fracasos y por culpa de esas expresiones que solo le están dando vida a lo que están diciendo. Muchos dirán: pero si eso es lo que estoy viviendo; claro que sí; pero hay que sobreponerse a esas vivencias de siempre y cuidar esas expresiones que toman fuerza y llevan al fracaso. Hoy, cuando estamos rodeados de sucesos de todo orden, que tristemente solo muestran desastres naturales, irrespeto por la vida humana, con asesinatos, secuestros, feminicidios, atracos, manifestaciones estudiantiles con infiltraciones de grupos violentos, que les fascina el terrorismo, el irrespeto a la Policía, y con sus actuaciones tratan de inculpar al gobierno, al expresidente Uribe, a quien le están endilgando todo lo malo que sucede en el país, es cuando nuestras expresiones, esas que lamentablemente se convierten en semillas poderosas para impedirnos el logro de los sueños, las aspiraciones, los proyectos de vida, debemos eliminarlas y empezar desde ya a modificar tantas palabras negativas que se han vuelto hábitos y que impiden grandes realizaciones. En los hogares es bien importante la educación de los hijos en este tema, desde temprana edad, inculcándoles el buen manejo del lenguaje, pero con énfasis en sus expresiones para que sean positivos, alegres, optimistas, para ir formando en ellos una mentalidad positiva y que siempre estén dispuestos para expresarse de una manera perfecta, donde las palabras negativas, estén completamente eliminadas. También en los sitios de trabajo, difundir el mensaje del tema que estamos tratando, para que los amigos, los compañeros de oficina, comiencen a educarse para expresarse bien, con vocablos que siempre denoten bienestar, satisfacción, gratitud, todo lo bueno posible y vamos a ver resultados maravillosos, con gente irradiando felicidad, éxitos, logros enormes para su vida y la de los demás. Será el resultado de haber sembrado semillas de positivismo.

“El optimista proclama que vivimos en el mejor de los mundos posibles y el pesimista teme que esto sea cierto”, James Branch Cabell.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net