Opinión / ABR 22 2020

Somos importantes

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Hoy, las personas se interesan por su bienestar desde lo físico y cada vez más se preocupan por el equilibrio mental y emocional, antes no se pensaba en los sicólogos, en las pautas de crianza, en entender un problema de pareja, ni siquiera en entender nuestra mente y nuestras conductas para cambiarlas o equilibrarlas. Siempre que pienso en este tema recuerdo a Darwin y las teorías biológicas, donde la especie es más importante que la particularidad de un individuo y por ende lo que pase con su vida, realmente lo importante, según este pasado, sería simplemente permitir que la especie siga su curso y no se acabe.

Afortunadamente llego la sicología y las otras corrientes más sociales, donde el individuo importa con su particularidad e individualidad, ¡gracias! a nuestros pensadores, por entender que cada persona importa y su bienestar personal equilibra el mundo.

Bienestar emocional es entender que puedo construir y modificar mi mente, mis pensamientos, emociones y por ende mis comportamientos, que puedo afrontar las situaciones de mi vida, criar a mis hijos para el futuro como personas fuertes, decididas y equilibradas, puedo invertir en mis relaciones sociales, emocionales y familiares, puedo volver al pasado teniendo en cuenta la importancia de los principios individuales y familiares, puedo ser feliz entendiéndome y respetando al otro con su propia forma de pensar.

Sin embargo, hoy la vida parece que nos lleva de nuevo a las teorías biológicas de las especies, donde se debe dar más importancia a lo colectivo, en este caso a la salud y la vida de todos, hoy el mundo nos pone a pensar que no somos el centro del universo y requerimos una vibración distinta que sea más respetuosa con la naturaleza y que logre avanzar con otras formas de vida.

Lo anterior no es negativo, tal vez es la forma correcta de vivir, pero nunca la habíamos contemplado, como humanos vivimos como si fuéramos eternos e inmortales, no nos preparamos para la muerte y pensamos que somos invencibles y que somos más grandes que el mismo mundo, posiblemente las arandelas del mundo como el dinero, las cosas materiales, las posibilidades de poder, hacen que muchas personas tengan creencias de ser invencibles y superpoderosos.

Esto que planteo es como cuando tengo una relación de pareja patológica y quiero seguir ahí pero viene un hecho que cambia esta situación y me muestra una realidad diferente, hoy tenemos un hecho mundial que hace que pensemos de forma diferente en todos los ámbitos de nuestra vida, el futuro será pensado desde el bienestar entendiendo que las conductas de cada uno afectan significativamente el bienestar del otro, esto nos lleva a un reto muy importante en el que requerimos tal vez más pensamiento social, asumiendo una posición muy participativa para poder conseguir ese equilibrio que nos dará bienestar.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net