Opinión / AGO 11 2020

Sub-20 en el Eje Cafetero

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Más se demoró la Conmebol en anunciar que Colombia será la sede del Campeonato Sudamericano Masculino sub-20, en 2021, que la alcaldía de Armenia y la gobernación de Quindío en pedir que dicho evento se realice en esta tierra.

Y así debe ser. En lo que respecta a la organización de eventos, especialmente deportivos, no podemos titubear. Claro que conocemos nuestras falencias y limitaciones en otros campos, pero en este tenemos experiencia y un nombre que nos respalda. 

La carta que se le envió a la Federación Colombiana de Fútbol propone como sede al Eje Cafetero. Esa propuesta conjunta es consecuente con el trabajo mancomunado de los tres departamentos, como se da desde junio de 2018 cuando se creó la Región Autónoma y de Planificación, RAP, del Eje Cafetero.

Algunos hablan de poco trabajo de la RAP o de pobre planeación, pero al menos se siente una buena energía para pensar en región, para armar un bloque de mayor peso en asuntos de interés común. Al César lo del César.

No se nos puede olvidar que estamos a la espera de luz verde para albergar el fútbol colombiano, el próximo mes, y que seremos sede de los Juegos Deportivos Nacionales y Paranacionales 2023.

De buena fuente se sabe que algunos miembros de Conmebol quieren que el sudamericano se dispute en nuestra región. Tres estadios de primer nivel en un trayecto inferior a 100 kilómetros, que se recorren en dos horas gracias al desarrollo vial, así como la capacidad hotelera con más de 46.000 camas disponibles —22.500 en el Quindío, 12.360 en Caldas y 12.000 en Risaralda—, y una red hospitalaria con cerca de 4.000 camas, son algunas de nuestras fortalezas.

A esto, se suma la experiencia reciente del Preolímpico sub-23, a principio de año, donde Armenia y Pereira se destacaron por su organización.

Colombia ya fue sede de cuatro ediciones de este evento, en 1964, 1987, 1992 y 2005. No es un dato menor decir que las dos veces que se realizó en el Eje Cafetero, 1987 y 2005, Colombia resultó campeona del certamen. ¿Quién dice que no se puede apelar al misticismo como argumento del éxito deportivo cuando desde hace décadas escuchamos que Barranquilla debe ser la casa de la Selección Colombia de mayores porque allí es donde ha conseguido sus principales triunfos?

Cali también levantó la mano. Y esa sí que es una competencia fuerte, por su infraestructura, por sus dirigentes, por su experiencia, al igual que nosotros, en la organización de eventos deportivos.

Ahora, necesitamos de los buenos oficios de aquellos que siempre han peleado para que Quindío sea sede de eventos de talla internacional, antes desde puestos de poder, ahora desde el ostracismo. Y si se le viene a la cabeza el nombre de Gustavo Moreno Jaramillo, recuerde que usted lo pensó, no lo dije yo.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net