Miércoles, 13 Nov,2019
Opinión / OCT 17 2019

Tampoco las cartas

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Las escribió porque esperó muchos años la respuesta a su caso. Veinte años, no aguantó más, inició correspondencia con el Consejo de Estado para saber sobre la demanda por lesiones permanentes, causadas en accidente de tránsito.

Los doce muertos de mayo 26 de 1997 no fueron prueba suficiente y se sintió olvidado.

 Pretendía que las cartas fueran el medio eficaz para hacerse oír, por medio de su abogado había esperado suficiente tiempo. Reconocía que si la justicia no lo escuchaba hoy, mañana sí. El Consejo de Estado tenía que oír al demandante; en literatura las cartas habían jugado papel importante para mostrar la huella de escritores: el encargado literario no obedeció las órdenes de Franz Kafa, publicó sus escritos, incluyendo cartas definitivas para ayudar a comprender su legado. El nieto de Joyce, autor de Ulises, luchó contra imprentas que pretendieron publicar sus cartas que generaron interés literario por décadas.

 La primera carta la escribió al magistrado Danilo Rojas Betancourt, encargado del caso, en julio 21 de 2017. Decía: “Me sentí con autoridad para escribirle, pues el nieto espera junto a mí la anhelada decisión judicial. Los hijos vivieron esta tortura durante 20 años y ahora me  niego a compartirla con el nieto. Espero que sus hijos y nietos tengan otra posibilidad diferente, porque mi caso no solo es de aplicar leyes, sino de justicia por los  años que me restan para ser feliz”.

El cuento La carta robada de Edgar Allan Poe, publicado en 1844, que trató la cuestión del temor del autor si se llegara a conocer su contenido, le recordó que su carta expresaba el temor del abandono de la justicia. La novela Las cartas robadas de Lorenzo de Médici, desarrolla la trama del asesinato de un profesor que citó a la protagonista para mostrarle cartas inéditas escritas por la reina María de Médici. La intriga sobre otro asesinato es el tema central de la novela Cartas robadas de Paula Marshall. Por el análisis de esta literatura desechó el asesinato, consideró que su caso patentaba el peor crimen contra la gente sensible: el olvido. En la octava carta, escrita el 20 de febrero 2018 decía:   “Releer las palabras que contienen las cartas me permite conservar la energía suficiente para amar los nuevos días o soñar con aquella Colombia descrita en los acuerdos de La Habana”. El magistrado Danilo Rojas B había sido nombrado en la JEP.

Releer la siguiente carta le recordó Novela en nueve cartas de Fedor Dostoiewsk. Su novena carta, escrita en marzo 20 de 2018: “Creo que la JEP no solo tiene que resolver los casos judiciales pertinentes,  le queda la responsabilidad de enseñarnos a confiar en los jueces, magistrados y congresistas; es decir a cumplir el papel pedagógico de la paz: libertad y justicia para todos”.

La última carta, escrita en septiembre de 2018, respondía a la exigencia de la magistrada Stella Conto Díaz del Castillo: “En adelante mis solicitudes se harán a través del abogado”.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net