Martes, 17 Sep,2019
Opinión / AGO 18 2019

Tiempos difíciles

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Para superar esta difícil situación por la que atraviesa nuestro país y nuestra región,  primero debemos ser conscientes del papel que jugamos como sociedad y de la corresponsabilidad con la que tenemos que asumir esta dura crisis que nos agobia, la cual se profundiza día a día,  a causa de las malas administraciones y el flagelo de la corrupción que nos carcome y que se ha enquistado haciendo metástasis en lo más profundo de nuestra sociedad.

El principal desafío para el actual gobierno en medio de esta coyuntura política, está en darse cuenta de que el país no va para ningún lado, que no hay un norte; y entender que en sus narices están acabando, y de manera sistemática, con el principal patrimonio de la sociedad, “sus líderes”. 

Por otro lado, nuestra sociedad tiene que ser consciente de la importancia en la participación político electoral con la escogencia de sus nuevos representantes, como aporte a la transformación económica, política y social; que permita cambiar el rumbo que en los últimos años ha venido tomando nuestro país, sumiéndonos en el estancamiento, en el retroceso y en el debilitamiento de la democracia.  

Son tiempos difíciles los que enfrentamos, a causa de las malas administraciones, la degradación social y la desmedida corrupción. El egoísmo, la indiferencia y la indolencia de nuestros dirigentes, se destacan como una cruda realidad, mientras el país llora adolorido la pérdida de sus líderes y ve como se intenta apagar la llama de la lucha y la resistencia de todo un pueblo.

La deshonestidad se carcome día a día lo público, depreda nuestros recursos naturales y hasta nos roba la dignidad; los congresistas de tercera mancillan nuestro buen nombre en el contexto internacional y muy pocos son los que se destacan en las esferas del poder político y empresarial. 

Cada vez estamos más convencidos que es desde las trincheras de donde se refugian los beneficiarios de la corrupción; desde donde recibimos —campesinos, líderes sociales, indígenas, periodistas y defensores de derechos humanos— los dardos que pretenden acallarnos. 

Hoy más que nunca estamos aquí para reafirmar el sonido de nuestras voces y decir con entusiasmo y fuerza que afianzamos nuestro compromiso por la paz, por los derechos humanos, por la vida y  por el territorio. Esta es nuestra oportunidad de consolidar el anhelado cambio, entre todos podemos resurgir y demostrar que unidos seremos capaz de cambiar el rumbo de nuestra patria.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net