Viernes, 03 Abr,2020
Opinión / FEB 21 2020

Tranquilidad: arte y terapia

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Conquistar la tranquilidad en la vida no se da por arte de birlibirloque ni es un fenómeno que sucede con el transcurso del tiempo o por preconcepción de factores físicos o sicológicos. Amado Nervo dijo poéticamente: “… porque veo al final de mi rudo camino, que yo fui el arquitecto de mi propio destino”. La vida no discurre como el ferrocarril transiberiano, rápido y sin sobresaltos, sino que es una rueda de Chicago o una montaña rusa, en las que se está unas veces en la cumbre y otras abajo, con movimientos raudos de sube y baja que producen vértigo o relajamiento. Esos recorridos, por veloces y azarosos, no dejan de ser placenteros, a menos que se tenga un temperamento fatalista, de esos que siempre encuentran de qué quejarse y ven asomar las cosas malas por todos los resquicios. “La vida es una tómbola”, dice una canción popular, es decir, una rifa en la que se puede ganar o perder. La única forma de ganar con seguridad, al menos el valor de la boleta, es no apostando.

Noticia únicamente para suscriptores.

Hola, le informamos que para continuar leyendo este contenido, usted debe ingresar con sus datos de cuenta de suscriptor.

  • Acceso ilimitado a todo el contenido en cronicadelquindio.com.
  • Acceso a denuncias virtuales.
  • Disfrutará beneficios exclusivos adicionales por ser suscriptor.
  • Muchos otros beneficios.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net