Jueves, 12 Dic,2019
Editorial / NOV 12 2019

Transición

De aquí en adelante se trata de aprender de los errores del pasado y pensar y actuar desde las oportunidades que marca la coyuntura.

Transición

Pareciera que los tiempos fieros de alta tensión política y de hipersensibilidad electoral han venido quedando atrás. Las mismas personas que ganaron la contienda del pasado 27 de octubre han puesto en su discurso y en su tono un nuevo momento en el cual el territorio respire un poco y marque una transición que pueda ser a todas luces edificadora.

Los ejercicios de empalme se han iniciado y seguramente se afianzarán de tal forma que las claridades de lo que se deja y las mismas claridades de lo que se viene, señalarán las rutas de trabajo que demandan el departamento y cada uno de sus municipios.

La truculencia política, o más bien politiquera, pudo dejar algunas heridas en los mapas humanos del territorio, pero el espíritu resiliente del Quindío y la madurez que puedan tener las personas que se alzaron con la victoria electoral, podrán hacer del proceso en curso una verdadera oportunidad para que las cosas empiecen a mejorar.

Cuando se escucha a los electos gobernador del Quindío y alcalde de Armenia, hablar de constituir equipos de alto perfil y empiezan a subrayar que no lo harán desde cálculos políticos o electorales, deja pensar esa idea que los tiempos de transición en el Quindío podrían ser ciertos y no serían una novela más de esas tan tristes y de finales trágicos, que lo único que se quiere al terminar de leerla, es olvidarla.

Los nuevos líderes del gobierno territorial tienen ventajas que solo desde su carácter, liderazgo y autoridad podrán capitalizarlas y hacerlas realidad. Hay un manifiesto apoyo de los gremios y el empresariado en su conjunto. Muchos sectores claves de la vida del Quindío les han manifestado su respaldo y coadyuvancia en sus agendas de gobierno; las universidades no han ahorrado ideas y propuestas para ponerlas al servicio de las causas de ciudad y de región, y hay una comunidad organizada, que no obstante lo lastimada por lo ocurrido en los últimos años, está dispuesta a trabajar y a hacer parte de los equipos que emprendan cuanto antes la recuperación de la confianza.

Si hay un liderazgo cierto, transformador y con fondo en su aliento inspirador, bien podrían convocarse tantos y tantos sectores que encarnaron el voto en blanco, o los silencios y abstenciones electorales. Quizás generar espacios reales de participación y decisión ciudadana ayudará a que muchos que prefirieron quedarse al margen en las elecciones, entiendan y aprovechen los espacios que se garanticen de manera que la construcción de apuestas de gobierno tengan el concurso activo de toda la ciudadanía y sus sentires y pareceres queden reflejados al paso de los meses en unos planes de desarrollo, técnicamente bien formulados, pero sobre todo, socialmente, bien respaldados.

De aquí en adelante se trata de aprender de los errores del pasado y pensar y actuar desde las oportunidades que marque la coyuntura. Si bien es cierto que quienes ganaron no lo hicieron de manera apabullante, la realidad es que ganaron y ahora tienen la misión de hacer ganadoras las apuestas de territorio como para que cada quindiano desde su municipio, su capital y su comprensión departamental, sienta que hay una transición con sindéresis social y pensada en grande como lo exige el momento histórico de la región y del mismo país.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net