Opinión / JUN 01 2020

Tú y yo

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Fue aprobado por unanimidad el plan de desarrollo departamental 2020 – 2023, luego de un proceso abierto, donde fue evidente el liderazgo y proactividad de los diputados y de manera particular, de los integrantes de la Comisión del Plan: Dairo Enrique Valderrama Castro, Luis Fabián Buriticá Gutiérrez y Luis Carlos Serna Giraldo. El análisis fue riguroso, la revisión de las prioridades exhaustivas y el contacto con comunidades y sectores institucionales y económicos, tan cercano como se pudo. Lo hicieron bien y gracias a ello, somos el primer departamento en tener lista su ordenanza del plan y contar con una bitácora que guíe la construcción del porvenir durante estos 4 años. El mensaje fundamental: unidad, sentido de pertenencia y apropiación, compromiso, construcción de comunidad y sociedad… 

¿Qué significa: tú y yo? Primero. La edificación de futuro no es solo un asunto que competa a los servidores públicos, es algo que debe convocar a todas las fuerzas vivas.

Segundo. En el destino del Quindío cabemos todos. Tú y yo involucra a todo ciudadano, sin distingo de condición étnica, económica o cultural, sin diferenciación de preferencias religiosas, políticas o sexuales. En un mundo donde la discriminación ha costado vidas, debemos entender que el único valor esencial de una persona es el que tiene por su condición de tal, que implica para ella un estatus de dignidad, superior a cualquier consideración.

Tercero. Que el Estado y el ciudadano debemos estar unidos. Necesario el control social, la mirada crítica sobre las acciones públicas y la denuncia ante cualquier proceder dudoso… Una cosa es la visión sensata de quien contribuye al cuidado de lo público y otra la crítica desinformada, malsana, crónica. Inmotivada, que a veces aflora. Manteniendo la dimensión del control, debemos ser apoyo, respaldar las buenas iniciativas y en la misma proporción en que reprochamos al corrupto, ser generosos para reconocer y respaldar al íntegro –que los hay y son muchos–.

Cuarto. Que lo político y lo institucional fluyan en armonía. Respetando el control político –importante para el equilibrio en el ejercicio del poder–, es bueno que asamblea y gobernación, concejos y alcaldías tengan una relación tranquila.

Hemos de reconocer con esperanza, el logro de ser el primer departamento con plan de desarrollo aprobado. Debemos entregar a quien corresponda el mérito al interior del Centro Administrativo, empezando por el gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas y reconocer el trabajo de los diputados y el secretario general, bajo el liderazgo del presidente de la Duma, Jorge Hernán Gutiérrez Arbeláez. Hemos de entender que el futuro será lo que forjemos en él y que un Quindío unido, participativo, diverso, sostenible, progresista y competitivo, es el reto que debe entusiasmarnos a los que tenemos el privilegio de habitarlo.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net