Viernes, 22 Nov,2019
Editorial / OCT 21 2019

Uno y dos…

Uno y dos, en los dos casos con voz, podrán articular los procesos que ayuden a reanimar al territorio y mejorar en serio los estándares de gobernabilidad que en los últimos años han sido francamente precarios.

Uno y dos…

El congreso de la república aprobó el Acto Legislativo 02 de julio 1 de 2015 “Por medio del cual se adopta una reforma de equilibrio de poderes y reajuste institucional y se dictan otras disposiciones”. En su artículo primero adiciona unos incisos que en resumen definen que el candidato que le siga en votos a quien la autoridad electoral declare elegido en el cargo de presidente y vicepresidente de la República, gobernador de departamento, alcalde distrital y alcalde municipal tendrá el derecho personal a ocupar una curul en el Senado, Cámara de Representantes, Asamblea Departamental, Concejo Distrital y Concejo Municipal, respectivamente, durante el periodo de la correspondiente corporación.

Con estas disposiciones que intentan marcar nuevas pautas en el entramado de poderes, equilibrios, pesos y contrapesos, quienes por razón de los resultados del próximo domingo no resulten ganadores, pero ocupen el honroso e importantísimo segundo lugar, tendrán un derecho vital y es ser parte del equipo de ciudadanos que desde su dignidad y representatividad política harán parte del control político como médula del quehacer político.

Será una decisión que deben tener clara quienes están aspirando a ocupar los cargos de responsabilidad pública este domingo que viene, pues en varios debates y foros cuando se abordaron a varios de los aspirantes dudaron en aceptar esa opción. Aunque tienen 48 horas para informar oficialmente su aceptación o no de la dignidad que la ley le otorga, muy bueno sería que los segundos en las elecciones pudieran de alguna manera liderar varios de los procesos de seguimiento y control tecnopolítico al gobierno en turno. Seguramente toda la experiencia de campaña al palmarés y mérito propio de haber llegado a la final revestirá a la persona que no gane la elección pero que resulte en el segundo lugar, una posición privilegiada, para que en nombre de la ciudadanía sea uno de los líderes y voceros más calificados para ayudar a que el ejercicio de gobierno sea el mejor, eso sí, desde un control político fundamentado en la alta preparación que exigió el mérito de la campaña.

Esa experiencia de campaña y ese enriquecimiento propio de tantos y tantos escenarios de información convierten a las personas que no ganaron en los primeros responsables de ayudar a construir la agenda de seguimiento, monitoreo y control político, primero coadyuvando para que las promesas a electores sean honradas en los Planes de Desarrollo, y segundo para que los municipios y el departamento mismo, tengan unas corporaciones mucho más activas y sanamente críticas desde las oportunidades que sugieren la asamblea y los concejos municipales.

Que la madurez política propia del veredicto democrático permita que los “perdedores” de la elección pero ganadores de una importantísima curul, puedan dimensionar y asimilar el valor que tiene y que haya desde la corporación correspondiente una especie de par, que junto al trabajo de los demás diputados y concejales según el caso, se constituya una fuerza de apoyo a las buenas gestiones que reclama la coyuntura y a la excelencia y exigencia crítica que merecen cada uno de los municipios del Quindío, su capital y por su puesto el departamento.

Uno y dos, en los dos casos con voz, podrán articular los procesos que ayuden a reanimar al territorio y mejorar en serio los estándares de gobernabilidad que en los últimos años han sido francamente precarios.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net