Martes, 15 Oct,2019
Opinión / SEP 20 2019

Violencia política, no más

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

Siete candidatos han sido asesinados en los últimos dos meses, cuatro de ellos aspirantes a concejos y tres a alcaldías. Los grupos ilegales, entre los cuales las disidencias de las Farc, estarían detrás de los hechos. El acuerdo de La Habana no trajo paz. El narcotráfico y la minería criminal que financian la violencia crecieron y se fortificaron con el incentivo de que en el futuro el Estado negociará con las estructuras criminales.

Un informe de la Fiscalía reveló que el 70% de los asesinatos de líderes sociales han ocurrido en las regiones del posconflicto. Los criminales nunca se fueron de la mayoría de municipios. De 161 localidades donde había presencia de las Farc antes del acuerdo, hay presencia de grupos residuales en 84. Incluso, en las regiones Pdet se concentra el 43% del total de víctimas de algún tipo de amenaza, y el 62% de las víctimas a nivel nacional, según un informe de la MOE.

De los 158 casos esclarecidos por la Fiscalía de muertes de líderes sociales, se ha determinado que el 56,3% corresponde a grupos armados y bandas criminales. De aquellos, las disidencias de las Farc son victimarios de un 13%, seguidos por un 10% del ‘Clan del Golfo’, un 8% por el Eln y un 4% Epl. Las diversas bandas criminales son culpables de un 18% de los casos.

Todos los partidos políticos han sido víctimas de amenazas. Entre octubre de 2018 y agosto de 2019, la MOE registró 364 líderes sociales amenazados. De esos, se conoce la afiliación política de 112. El Centro Democrático es el partido más amenazado. El 12,1% de las amenazas se han dado a este, con 19 amenazas. El siguiente partido es el Conservador con el 8,3%, la U, 8,3%; Radical, 7,6%; liberal, 7%, y Alianza Verde 6,4%.

No existe una sistematicidad de asesinatos de líderes sociales; esto es, no existe un plan central articulado para estos crímenes; hoy todas estas estructuras criminales organizadas o no, trabajan desarticuladas. Este es tal vez el mayor peligro del anuncio de integración que hicieron los narcotraficantes Márquez y Santrich.

El único factor de correlación que se pueden encontrar entre las muertes son los cultivos ilícitos y la minería ilegal en esos territorios. Departamentos que registran alta agresión a líderes sociales —Antioquia, Cauca y Norte de Santander— contienen el 35% de los cultivos de cocaína del país. No es una coincidencia que esos cultivos crecieran en más del 150% durante la firma del acuerdo. Este gobierno ha logrado contenerlo, sin embargo, el número de hectáreas es muy alto, y el lavado de ese dinero equivale al 4,6% del PIB, capaz de financiar todas las violencias.

Cerca de 4.000 defensores de derechos humanos usan protección del Estado para realizar sus actividades. El consejero para DD. HH. mostró una caída del 35% en el asesinato de líderes sociales por el plan de atención oportuna; entre agosto de 2018 y julio de 2019. La solución no es individual, sino colectiva. Seguridad y control del territorio.


Paloma Valencia

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net