Miércoles, 01 Abr,2020
Opinión / SEP 10 2019

Vocación civilista

Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de LA CRÓNICA S. A. S.

No ha sido fácil desde la dictadura de Chávez el manejo de la extensa frontera con Venezuela; con una historia bilateral rica de buenas relaciones en el pasado, ahora en el llamado socialismo del siglo XXI, la fraternidad anterior se ha deteriorado gravemente, porque la estrategia de los inquilinos de Miraflores, es buscar en el país vecino, la culpa de todos sus males y el pretexto para vender a la galería la imagen de una nación agredida; en suma los dictadores criollos encabezados ahora por Maduro, tapan la monstruosa insania contra su pueblo de hambre y de miseria, con la ficción de una supuesta agresión de Colombia que el fantoche responde con vientos de guerra, ¡hágame el favor!

Con una especial vocación civilista, apego a la ley y a la carta política, la nación se cimentó en el trabajo y la estabilización de la economía y el crecimiento; no ajena a los grandes conflictos de nuestra historia siguiendo el bello título del maestro Indalecio Liévano Aguirre, la paz fue esquiva en muchas etapas de nuestro ordenamiento, pero nunca el país ha brillado por su afán belicista y pendenciero, muy al contrario ha imperado el humanismo, la cultura, la libertad y la libre determinación.

El gobierno con razón está denunciando los estragos de una dictadura infame y atroz, lo seguirá haciendo porque por nuestro territorio desfila la caravana desarrapada de venezolanos que huyen a un terrible régimen de terror; es imposible guardar silencio ante el holocausto de todo un pueblo inmigrante.

 Paz en la nación y paz en las fronteras es la consigna de la hora pero como lo dijo el canciller Trujillo, las autoridades nacionales, en todo caso, están listas para cumplir su deber. Ni un poco más , ni un poco menos.
 

XXII Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales

En la ciudad de Calarcá se ha realizado con mucho éxito la nueva versión del encuentro de poetas y escritores nacionales y extranjeros con la presencia de Guiomar Cuesta, Joe Broderick, autor de una excelente biografía sobre Camilo Torres Restrepo; Juliana Javierre, Bill Warner, Bibiana Bernal, Jorge Julio Echeverri y otros destacados intelectuales que han hablado en extenso sobre Rostros y rastros de la poesía; y desde luego contando con los regios poetas de la tierra Elías Mejía, Esperanza Jaramillo, y otros más. 

Felicito con emoción a los organizadores encabezados por el amigo y escritor José Nodier Solórzano Castaño, un puñado de quijotes admirables que merecen el reconocimiento público. ¡Bravo!


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net