Miércoles, 13 Nov,2019
Editorial / OCT 17 2019

Ya era hora...

Debería ser tiempo para que todos los temas críticos que han sido empañados por los malos manejos queden servidos en el próximo empalme que se empezará a adelantar después de elecciones.

Ya era hora...

Había silencios que no daban más espera. Y no daban más espera tratándose de instancias como la Contraloría municipal, órgano que ha sido cuestionado por guardar ciertos silencios sobre temas de gravísima implicación en el ejercicio de gobierno de Armenia.

Desde el año 2017, tras la derogatoria del decreto 064 que reglamentaba el aprovechamiento urbanístico en la ciudad, LA CRÓNICA ha venido realizando publicaciones sobre lo que representó esta norma y en diferentes oportunidades se abrió espacio al interrogante: ¿Cuánto realmente deben los constructores al municipio?

Aunque el panorama sobre la deuda se planteó de manera general a mediados de 2018 en sesión del concejo municipal, los corporados, secretaría de Hacienda y el Departamento Administrativo de Planeación  no pudieron dar una respuesta concreta sobre los rubros y sus destinaciones específicas. 

Hace dos días, después de tanto tiempo, la Contraloría municipal finalmente se pronunció sobre el hecho y advirtió que hay un potencial detrimento patrimonial por la suma de $15.006 millones que se traducen en 21 hallazgos de carácter administrativo, fiscal, disciplinario y penal.  

James Medina Urrea, contralor de Armenia, indicó que estas presuntas incidencias disciplinarias y penales pasarán a responsabilidad fiscal para que cada una de las personas que resulten involucradas tengan el derecho de defensa y el debido proceso. Además, anunció que en los próximos días presentará más hallazgos sobre otros temas coyunturales para la ciudad. 

En ese informe de auditoría se encontraron compensaciones urbanísticas sin pago o con pagos parciales, obras no ejecutadas y mala calidad de las obras. En los aspectos de gestión, legalidad, financieros y acuerdos de pago se encontraron presuntas situaciones como vacíos normativos del decreto 064 de 2013, ausencia de procedimiento para autorizar a entregar obras o inmuebles como compensación de áreas de cesión, inconsistencias en términos de suscripción para acuerdos de pago, presunta destinación diferente de los recursos, presunta liquidación de aprovechamiento urbanístico adicional sin acto administrativo definitivo para el pago, entre otras situaciones.

Es ahora cuando al contralor y su equipo les corresponde entregar toda la información del caso que ponga al desnudo todos los hallazgos que en estas materias han significado detrimento para el municipio y que ponen de manifiesto cómo se  escaló todo un espiral que al desentrañarse por la Contraloría y la misma Fiscalía, dejará al descubierto todas las maniobras de presunta corrupción que seguirían cargando más peso a la triste herencia que recibe el municipio institucional y administrativamente, y la próxima persona que asuma el liderazgo del gobierno de la ciudad.

Debería ser tiempo para que todos los temas críticos que han sido empañados por los malos manejos queden servidos en el próximo empalme, que se empezará a adelantar después de elecciones. Que estos días tan de moda en el ejercicio de destapar ollas podridas y hacer hervir denuncias de todo tipo, le sirvan a la ciudadanía como referente electoral y político, y sobre todo le sirva a la próxima administración de Armenia para que sepa de primera mano y con tiempo a qué huracanes se va a enfrentar y sobre todo cómo los combatirá y solucionará.

NOTICIAS RELACIONADAS


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net