Al descubierto / NOVIEMBRE 10 DE 2014 / 7 años antes

A los problemas sociales no se les debe buscar solución militar

A los problemas sociales no se les debe buscar solución militar

Herbin Hoyos, reconocido periodista de Colombia, fue invitado al Quindío por Actuar Famiempresas para brindar una charla a los quindianos sobre el tema de posconflicto.

“Independiente de si el proceso de paz funciona o no en Cuba, este es un problema que debe entrar a manejar la sociedad, es la que tiene que empoderarse de toda la responsabilidad que significa hacer la paz entre nosotros, porque este no es un tema de turno ni de un secretariado de las Farc”, afirmó Herbin Hoyos.

¿Cuál considera que es la situación de Colombia frente al proceso de paz?

Estamos en un momento coyuntural debido a los diálogos de paz y Colombia se tiene que preparar para lo que va a ser el posconflicto. Considero que esto no debe depender de si en La Habana, Cuba, se firman o no los acuerdos, sino que debe ser un propósito nacional, de la sociedad y de todos, ya que lograr la paz es un bien del Estado, pero también lo es de la comunidad. 

Se tomó la iniciativa de buscar los diálogos, así exista división en la sociedad colombiana —por conceptos políticos— y así no se esté cumpliendo con las expectativas de darle, especialmente al tema de víctimas, un tratamiento en el que se pudiese generar mayor aceptación por parte del pueblo. 

Esto debido a que estamos muy permisivos en buscar realmente un compromiso, que las Farc entregue a los secuestrados que aún tiene en los campos de concentración, que los grupos armados reconozcan todos sus crímenes y que no acudan a dialécticas disuasivas para evadir la responsabilidad que tienen. Pero a pesar de todo eso que se ha dicho tenemos que buscar llegar a la paz, tenemos que romper este círculo que nos ha traído, durante tantos años, un espiral de violencia para poder llegar a cumplir unas metas.

Más que la firma del tratado, ¿cuáles son los retos verdaderos del Estado y la sociedad?

Más allá de la firma de un papel en La Habana, es la sociedad la que tiene que hacer un plan o un proyecto de paz. Obviamente ahí juega un papel muy importante la responsabilidad del gobierno en suplir la falta de presencia en muchas regiones, pues su ausencia ha sido, en gran medida, la generadora de conflicto. En la actualidad hay 500 municipios en los que no hay presencia del Estado, lo único que hay es Ejército y Policía, pero no hay escuelas, hospitales, vías de comunicación, interconectividad. Son pueblos que parece que estuvieran en otro continente y están muy cerca de nosotros.

Esto significa que a un problema social se le está buscando una solución militar y no debe ser así, hacen falta muchos factores que están ausentes desde hace muchos años y es deber del Estado velar por estos. Todo lo que el gobierno ha dejado de hacer, es lo que se denomina la ‘Deuda estatal’ y en algún momento debe pagarse. Sería alguna de las soluciones para entrar en el posconflicto. 

Otra es la responsabilidad social empresarial, sino logramos que se haga un acuerdo para establecer este aspecto, va a ser muy difícil que se dé en buenos términos todo el proceso de posconflicto. Los problemas sociales no se solucionan con armas, se solucionan con inversión y aquí a través de los años hemos tenido crecimiento desmesurado de empresas, pero estas no le retribuyen nada a la sociedad. Cada año vemos el balance de los bancos, ¿cuánto se ganan estos en 12 meses? Solo las ganancias llegan a los 100 mil millones de pesos por cada banco que existe. Si esas empresas le retribuyeran el 2, 3 o 4 por ciento a la sociedad, ya tendríamos por lo menos algunos recursos para ayudar a suplir las falencias del país en las zonas afectadas.

Asimismo, vendría la responsabilidad social empresarial. Si yo soy ingeniero, debo aportarle a este país un tiempo de servicios sin costo, así como lo hacen los médicos con el año rural, esto debería existir en todas las áreas profesionales y reemplazaría el servicio militar obligatorio. El día que entendamos que todos somos parte del problema y que debemos actuar para cambiar la situación del país se va a llegar a la paz.
¿Considera que se puede llegar a la desmovilización y desarme total de los grupos al margen de la ley?

Una sola persona con un arma ilegal, es un ciudadano que traduce inseguridad para un entorno y golpear a una sociedad es muy fácil, porque basta con atentar contra la vida de una persona que signifique mucho para esta y eso lo hace un solo individuo a nombre de un grupo subversivo. Ese tipo de acciones son muy difíciles de controlar y de inmediato la percepción de inseguridad se multiplica. 
Los grupos armados ilegales tienen lo más importante para hacer terrorismo y no hay nada más difícil que tratar de negociar con una guerrilla rica, narcotraficante y con disposición terrorista. Pero además es muy complicado tratar de acordar con grupos como las bacrim que ahora son más ricos que la misma guerrilla y esto lo digo porque por medio de una investigación que estoy adelantando me he dado cuenta que Los Urabeños y Los Rastrojos ahora han crecido tanto que son los que le compran la droga a las guerrillas.

De esta manera, según una información que he obtenido, son tres las negociaciones que se están llevando a cabo en Cuba: una la que hace el gobierno con el secretariado de las Farc. La otra es la que ejecuta la guerrilla a su interior que son de dinero, porque hay frentes que no están de acuerdo con los diálogos de paz, por ejemplo, Pablo Catatumbo, Pacho Chino, Fabián Ramírez, Édison Romaña y en general la línea dura de este grupo no compartía la idea. ¿Qué les ofrecieron para convencerlos? ¿A qué negociación interna llegó las Farc para que los comandantes fueran a negociar y fueran a dar la imagen de unidad? Esas son las preguntas de las cuales se divide otra: ¿Qué tendremos que pagar los colombianos por ese segunda negociación en el interior de los alzados en armas?
Pero lo más preocupante es que al mismo tiempo, algunos comandantes están negociando las filas de hombres a grupos de narcotraficantes o bacrim, porque lo que consideran es que un frente armado, preparado y capacitado, no se puede disolver ni dejar perder la unidad de mando. Aquí entraría yo a preguntar: ¿Qué le van a devolver los desmovilizados a Colombia? Y entraría a suponer que muy seguramente unas falsas desmovilizaciones y eso es muy peligroso.

Con todo esto, ¿cómo se puede confiar en el proceso de paz?

Independiente de si el proceso de paz funciona o no en Cuba, este es un problema que debe entrar a manejar la sociedad, es la que tiene que empoderarse de toda la responsabilidad que significa hacer la paz entre nosotros, porque este no es un tema de un gobierno de turno ni de un secretariado de las Farc.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net