Al descubierto / OCTUBRE 31 DE 2018 / 3 años antes

Arquitectos fueron condecorados por la construcción de una obra social

Autor : Lorena Zapata López

Arquitectos fueron condecorados por la construcción de una obra social

Camilo Ramírez y Tomás Vega, premiados en la Bienal Colombiana de Arquitectura 2018

En un trabajo conjunto entre un sacerdote con un sueño, dos socios arquitectos y muchos voluntarios se gestó un agradable espacio para el servicio de población vulnerable en Medellín.

Los jóvenes Camilo Ramírez Gallego y Tomás Vega Trujillo, de Armenia y Medellín respectivamente, socios y dueños de la empresa A5 Arquitectura, fueron ganadores en la Bienal Colombiana de Arquitectura 2018 que realiza la Sociedad Colombiana de Arquitectos, SCA. 

Con su proyecto, Capilla móvil-tienda del encuentro, fueron acreedores al premio en la categoría Arquitectura Efímera y de Interiores. Para LA CRÓNICA habló Camilo, uno de los creadores de esta gran iniciativa dirigida a los habitantes de calle y quien participó junto con Vega Trujillo en el diseño y la supervisión de obra del proyecto privado Jardín Bolívar en Armenia.

¿Cómo nace la idea de una capilla rodante?

El padre Felipe Escobar, del seminario mayor de Medellín, quien realiza desde hace varios años una labor humanitaria con habitantes de calle y con población vulnerable de la ciudad, dando apoyo espiritual y emocional al tiempo que dona alimentos con la ayuda de voluntarios que se suman a esta causa, llegó a nosotros con la necesidad de un tráiler donde pudiera volver más cómoda y práctica su labor. A nosotros nos pareció un encargo muy particular y de una naturaleza muy distinta a los demás, aunque habíamos realizado proyectos con contenedores, esta idea nos gustó mucho y nos pareció bastante interesante debido al sentido social que contenía. Así que le dijimos que contara con nosotros para sacar ese proyecto adelante. Todas las personas que participamos lo hicimos de forma voluntaria. Así fue como empezamos a hacer primero una tarea de gestión de recursos donde varias empresas y personas aportaron tanto dinero como mano de obra y materiales. 

¿Qué les representó el premio?

Antes que nada es un reconocimiento para la empresa que la constituimos mi socio y yo, pero detrás de ello, está todo un equipo de trabajo que aportó para que el proyecto fuera una realidad. Es un premio conjunto del que también hace parte el padre Escobar.

Lea también: Proyecto de arquitectos quindianos en final de Bienal Colombiana 2018

Háblenos del concepto de la capilla

Tiene un eje principal y es invertir la ecuación de que las personas vayan a la iglesia para que la iglesia sea la que vaya a las personas. De la base de ese concepto, hicimos una abstracción literal de lo que es una iglesia pero a pequeña escala, diseñamos una cruz que está ubicada en la fachada del tráiler y vitrales blancos en los laterales, como elementos de iluminación. Queríamos que la imagen fuera muy simbólica, que no se confundiera y a simple vista fuera claro que es una pequeña iglesia puesta en un contenedor para que, especialmente, los habitantes de calle, la reconocieran fácilmente. 

Además, debía cumplir la doble misión del padre, por un lado ser iglesia, convocar, servir como espacio espiritual y creo que con la imagen logramos transmitir con mucha fuerza ese mensaje, y por otro lado, que fuera un vehículo para transportar alimentos y poder repartirlos, entonces debía tener esas condiciones que estaban sujetas a resolver unos temas de seguridad, de confort, aprovechando los recursos para que fuera un diseño bioclimático, y en general, que proporcionara los requisitos óptimos para entrar en funcionamiento como esperábamos. La capilla fue construida en el 2017. 

¿Cómo fue el proceso de construcción?

Necesitábamos que la iglesia móvil cumpliera con las necesidades requeridas. Nos asesoró un poco sobre el tema una empresa de tráiler para poder descifrar cómo se debían hacer muchos procedimientos, sin embargo, los recursos fueron de otras personas y empresas voluntarias, entre ellas cabe resaltar a la compañía Obras y Montajes, con quienes tenemos una gran relación comercial, especialmente en el tema de estructuras metalmecánicas y que han estado con nosotros en la elaboración de otros proyectos con contenedores. Ellos nos permitieron construir en el patio de su empresa, así que son muy importantes dentro del proceso. 

Una vez terminamos, se puso en marcha la capilla, el padre la sacó a la calle y estuvo lista para la visita que hizo el papa a Colombia el año pasado y definitivamente logró el impacto que esperábamos. Las comunidades de estas poblaciones vulnerables la reconocieron y se logró el mayor propósito que era volver la labor del padre masiva, fácil y cómoda.

Recomendado de archivo: Quindiano Camilo Ramírez, mención de honor en bienal de arquitectura 2016

¿Han recibido otros premios?

En el 2016, en la versión 26 del concurso celebrado también en Cartagena, en el centro de convenciones de Getsemaní tuvimos una mención de honor por la obra, el restaurante Halong Vietnamita ubicado en El Poblado en Medellín, en la misma categoría con la que ganamos ahora. 

¿Qué significó esta creación?

Fue como un mensaje sobre la capacidad de ofrecer algo útil a las personas. Darnos cuenta de que como profesionales tenemos oportunidades muy grandes de hacer un aporte significativo a la sociedad, distintas al tema netamente comercial. Nos parece casual que nos haya llegado este encargo, siempre hemos sido gestores y al mismo tiempo constructores de nuestros propios proyectos y este encajó mucho con nuestro perfil. Nos gusta gestionar recursos, buscar proyectos y hacerlos realidad. Lo vemos como un encargo muy bonito porque también la oportunidad y el aprendizaje fue para nosotros. A la hora de la condecoración, la decisión del jurado fue unánime y destacó el hecho de que habíamos logrado mucho con muy poco, que a pesar de ser un proyecto pequeño en tamaño era funcional y además, el gran trabajo de voluntarios con pocos recursos unidos por esta causa tan bonita con un impacto social muy grande.

Lea también: Uniquindiano fue condecorado en la Unam

¿Qué nuevos proyectos tienen?

Trabajamos 3 líneas de negocio. Proyectos de esta naturaleza que son de arquitectura efímera, de escala pequeña o grande, hechas para un tiempo determinado. En este momento estamos en un proyecto coworking realizando algo similar para una pequeña ciudad en Italia, que aún está en el proceso de edición. También tenemos una línea de proyectos inmobiliarios que son edificios, hoteles y nos encontramos gestionando una iniciativa de apartamentos. Y una tercera línea, son las casas de campo que está en la fase inicial, donde los diseños ya son realizados conjuntamente para personalizar los espacios de quienes quieren hacer su sueños realidad. Nuestros diseños generalmente son disruptivos, tratamos de hacer una arquitectura diferente con nuestro propio sello.


Lorena Zapata López
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net