Al descubierto / FEBRERO 18 DE 2019 / 1 año antes

El médico Julio Zuleta lanzó su libro Biopolímeros, una nueva enfermedad

El médico Julio Zuleta lanzó su libro Biopolímeros, una nueva enfermedad

El escrito del médico quindiano, Julio Zuleta, explica científicamente la práctica de los biopolímeros —petróleo puro que se destila a 500 grados centígrados—.

La obra científica del quindiano es la primera en el mundo que explica a través de la experiencia el tema de las macromoléculas que han dejado tantos casos fatales.

El doctor Julio Zuleta dio lanzamiento a su libro Biopolímeros, una nueva enfermedad, obra que es pionera en el mundo sobre el tema que el médico cataloga como “la enfermedad que está matando en cirugía plástica”, donde cada vez aumenta el número de los casos fatales en el país y en el mundo.

¿Qué se ilustra en su libro Biopolímeros, una nueva enfermedad?

Primero que todo hay que aclarar que es el primer libro a nivel mundial que explica científicamente con toda la práctica sobre qué es el tema de los biopolímeros, que en palabras concretas es la enfermedad que está matando en cirugía estética. En dos años va a haber una pandemia, sobre este componente que en pocas palabras es petróleo puro que se destila a 500 grados centígrados y que produce varios cambios en el cuerpo. En las últimas investigaciones que hemos hecho, estas macromoléculas, además de las deformaciones, produce el síndrome de Asia, que es una enfermedad autoinmune.

¿Cuál es la importancia de la publicación?

La gente ha escrito artículos sobre el tema, pero nunca un artículo investigativo, serio y formal de una investigación de años que realmente deja ver toda la problemática que generan los biopolímeros. Lo que pretendo con el libro es que se cree conciencia y que las personas entiendan que en dos años vamos a estar llenos de estos casos.

Recomendado: Biopolímeros, un procedimiento ‘estético’ mortal

¿Cuántas cifras se calculan en el departamento de personas con biopólímeros?

Las estadísticas sobre este tema son difíciles de llevar, pero se calculan alrededor de 15.000 casos en el Eje Cafetero y el norte del Valle del Cauca.

¿Cree usted que la mayoría de los casos se presentan por ignorancia o por negligencia médica?

Tengo que hablar en este caso de mi experiencia, lo que puedo asegurar es que un 60% de los casos son por engaño, porque aseguran que son otros componentes, por bajos recursos diría que un 20% y el otro 20% sería porque se lo quieren aplicar sin medir las consecuencias.

¿Cuál es el proceso de extracción?

No hay ningún medicamento que los pueda eliminar, tampoco salen por el riñón o por el hígado, el cuerpo no está hecho para metabolizar petróleo, entonces siempre es quirúrgico, y en ese punyo hay algo muy importante y es el manejo de la parte psicológica para el estético y el posquirúrgico que quede muy adecuado y que la reconstrucción sea muy acorde a lo que se extrae.

De archivo: Biopolímeros, trampa mortal

¿Siempre deja secuelas?

Siempre las deja, aunque se tratan de minimizar.

Hay algunas personas que nunca tienen sintomatología ¿Qué pasa en ese caso?

Siempre hay efectos negativos lo que pasa es que no se ven, pero a nivel microscópico se producen cambios permanentemente, eso lo podemos observar en el libro, siempre hay cambios, el más notorio de ellos es el de coloración en la piel y el aumento de volumen, aunque la gente no es consecuente y nunca creen que es por esa razón. El daño permanece de manera latente y es necesario siempre retirarlos.

¿Qué papel asume la Asociación Colombiana de Cirugía Plástica para controlar estos casos?

Realmente no quiero hacer críticas muy fuertes pero pienso que no hay ningún ente regulador de esta enfermedad.

¿Cómo se aplican estas macromoléculas?

Los aplican como quieran, cogen unas jeringas con las que inyectan a los animales, y sacan el producto de unos frascos que se consiguen en este momento prácticamente en cualquier parte y cuando ingresa al cuerpo se convierten en el cuerpo en un granuloma tipo extraño que nunca para de crecer, es como un tumor.


Carolina Marín
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net