Al descubierto / OCTUBRE 18 DE 2021 / 3 meses antes

Esposos, periodistas y defensores de las abejas

Autor : Alejandra Vergara

Esposos, periodistas y defensores de las abejas

Juan Sebastián Angarita junto con su esposa lidera el proyecto Gota de Oro Apiarios.

Con apiturismo y productos libres de agroquímicos buscan generar sensibilidad frente a la protección de las abejas.

En la finca Petaluma de la vereda La Concha en el municipio de Córdoba nació desde hace 3 años un proyecto de apicultura orgánica que llega a los hogares quindianos, con una propuesta libre de agroquímicos y en un equilibrio con la protección de las abejas.

Este proyecto familiar liderado por Juan Sebastián Angarita Parra y Alexandra Medina Cocomá, nació del amor por esta especie que es ampliamente afectada en el Quindío a causa del uso de agroquímicos en cultivos cercanos a los apiarios.

¿Cómo nace la idea de trabajar con abejas?

La familia de mi esposa, Alexandra, tiene una tradición apícola de más de 30 años, y esto fue como la inspiración inicial para decidir apostarle a una producción sostenible en medio de una labor de protección para esta especie.

Nosotros nos conocimos mientras estudiábamos en la Universidad del Quindío, de donde nos graduamos en el año 2008 como comunicadores sociales–periodistas, al ver que algunas iniciativas en torno a nuestra profesión no surgieron, decidimos apostarle a la apicultura que luego se convirtió en nuestro proyecto de vida y es a lo que nos dedicamos hasta la fecha.

Inicialmente, el proyecto surgió en Bogotá y el proceso apícola tenía una ubicación en el Tolima; yo soy quindiano, desde el 2010 vivíamos en Bogotá y en el 2016 regresamos a Armenia. Establecidos acá buscamos dónde ubicar a nuestras abejas y estuvimos en varios municipios del Quindío, hasta que llegamos a Córdoba.

¿Cómo ha sido ese recorrido en medio de la apicultura?

Llevamos más de 11 años apostándole a este proyecto, somos parte del mercado agroecológico del Quindío, de la Asociación Apicultores del Quindío, pertenecemos al colectivo nacional de abejas vivas, manejamos una producción totalmente agroecológica y no usamos ningún control químico. Es un proceso muy artesanal, aún estamos en el proyecto de tener un espacio más tecnificado para manejar un estándar más alto.

En Córdoba hemos generado grandes proyectos, desde la iniciativa que teníamos del apiturismo hemos hecho alianzas con otro tipo de productores, como los cacaoteros; además, establecimos nuestra línea comercial fundamentalmente en Armenia que es el lugar más visible y generamos varios satélites en varios municipios.

¿Qué productos ofertan en los mercados agroecológicos?

Tenemos como producto principal la miel de abeja; además ofrecemos propóleos para la tos y problemas respiratorios, polen energético y vitaminas, tenemos cosmética natural como jabones y protectores labiales, vinagre de miel y ocasionalmente tenemos el licor de miel.

Además, en la finca contamos con apiterapia para quienes sufren de artrosis o artritis, e impulsamos el proyecto de apiturismo, donde los visitantes pueden vivir una experiencia dentro del apiario, mientras conocen lo asombrosa que es esta especie y se genera conciencia frente a su protección.

¿Cuál es la realidad actual para los apicultores?

Algunas circunstancias nos han hecho replantear el proyecto porque hemos sido víctima de la mortandad de abejas y esas son cosas que nos hacen preguntarnos si es viable seguir con el proyecto. Pero yo creo que a nosotros nos mueve más el amor a esta especie tan importante en el planeta, y el hecho de saber que uno está haciendo un beneficio a la humanidad y al medio ambiente y que realmente somos muy afortunados de estar en este segmento de la agricultura y de la agroecología que es la nueva línea que seguimos.

Recomendado: El hombre que vela por los abuelos más vulnerables de Armenia

¿Cómo ha sido ese proceso de sensibilización a los quindianos?

Yo creo que en ese sentido ha habido una muy buena receptividad frente a la importancia de la especie, porque a veces solemos aminorar la importancia de ciertos insectos, los vemos tan pequeños que nos pueden parecer insignificantes, pero cuando entendemos la importancia de preservar a esta especie y el peligro que representa su desaparición vemos la apicultura de una manera diferente, y ese mensaje ha logrado llegar a muchas personas.

Y cuando nos ven, las personas siempre nos preguntan por las abejas. Siente uno solidaridad tanto con el apicultor y con la especie, y por lo menos hay un camino por explorar que es enseñar a las personas a preservar a las especies, cómo interactuar con los agricultores para que dentro de su proceso productivo no afecten a las abejas. 

Además, ahora toca centrarnos con mayor contundencia al punto legislativo, porque tenemos el sinsabor de qué hacer cuando hay una mortandad de abejas, porque cuando se mueren las abejas en un apiario uno tiene que terminar con todo, la miel, la cera, las abejas que queden vivas, el material físico, la madera, todo tiene que quemarse porque ya se vuelve un producto peligroso para volver a utilizarse. Entonces hay sensibilización y solidaridad, pero falta un camino inmenso por recorrer y falta respuesta de las autoridades para que uno como apicultor se sienta respaldado. 

¿Qué importancia tienen los mercados agroecológicos?

Digamos que ha habido un trabajo importante en establecer relaciones muy cercanas con las instituciones para mostrar la importancia del mercado, porque más allá de ser un espacio donde los productores de manera directa ofertan su productos al consumidor, es un escenario de sensibilización, donde mostramos la importancia de cuidar nuestro cuerpo, de sabernos alimentar, de proteger la tierra, le enseñamos a la gente a que reutilizar los empaques se tiene que convertir en una metodología constante para reducir el consumismo, el mercado ha logrado acoplar esos pilares y la gente se ha introducido en ese escenario y lo van convirtiendo en un modelo de vida.

Nosotros rescatamos saberes, y recuperamos la cultura de conciencia, y los que estamos dentro del mercado sentimos que aportamos a la sostenibilidad y a la vida.

¿Cuál es el principal cambio que debe generarse en el Quindío?

Yo creo que lo principal es concientizarnos que hay que apoyar a los productores locales, es una tendencia a nivel mundial que se llama kilómetro cero, que es buscar los productos que se producen en el entorno, y así evitamos ese consumo degenerativo de ir al supermercado a buscar lo que nos gusta sin importar de donde viene. Además, comprando local generamos mayor productividad en el territorio; el paro nacional nos dejó una enseñanza y es que no debemos depender de lo de afuera, tenemos que ser capaces de ser autosostenibles y el mercado agroecológico le apuesta a la seguridad alimentaria. En el Quindío debemos aprovechar que estamos en un territorio rico donde se pueden producir casi todos los productos.


 


Temas Relacionados: Al descubierto Abejas

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net