Al descubierto / SEPTIEMBRE 25 DE 2020 / 1 mes antes

Filandia tiene en Esteban Mejía a un héroe del ciclismo

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Filandia tiene en Esteban Mejía a un héroe del ciclismo

A sus 13 años de vida, a Esteban Mejía Morales le espera un futuro prometedor. Muchos le auguran que será campeón de una competición grande.

Su férrea disciplina, el ánimo que le pone a lo que hace y el hecho de contar con el apoyo incondicional de su familia han sido factores claves en su éxito.

“Se acordarán de mí que esas piernas le van a dar mucha plata”, le decía un entrenador de ciclismo a la familia del filandeño Esteban Mejía Morales. La frase se convirtió en un presagio de los triunfos que ha venido cosechando. 

Después de Carlos Montoya Arias, quien murió en 2011 tras acumular muchos triunfos en el deporte de la biela, Filandia tiene como su segunda gloria de ese ejercicio físico al menciono adolescente, quien se caracteriza por su simpatía y carisma. 

Sus inicios competitivos fueron en el BMX, pero por los excesivos costos que le demandaba a su familia esa practica, Jhon Jairo Mejía, su padre, lo convenció para que practicara ciclismo y no se equivocó. Ahí descubrió su gran potencial y le ha dado glorias al departamento y al país en las 3 anualidades que lleva como ciclista. 

En 2019, cuando apenas tenía 12 años de edad, impuso el récord mundial de la hora en pista —categoría infantil—. El suceso se dio en el velódromo de Cochabamba, Bolivia. En aquel momento superó la marca del eslovaco Peter Sagan, alcanzada en 1999, cuando este reconocido ciclista europeo tenía apenas 11 años y logró recorrer 35.7 kilómetros en 60 minutos. Mejía Morales pudo hacer 38.8 kilómetros en el mismo tiempo. Por tal motivo, el concejo de la ‘Colina Iluminada’ le hizo un reconocimiento. Además, el 14 de octubre de 2019 fue recibido por una nutrida caravana en su municipio para festejar. 

Sus glorias empezaron en mayo de 2019, cuando logró imponer el récord nacional de cronoescalada de su categoría, entre Quimbaya y Filandia. La prueba la terminó en un tiempo de 44 minutos y 18 segundos, con lo que superó la marca anterior que estaba en 48 minutos con 48 segundos. Ayer ganó la cuarta etapa de una competencia más en Medellín, pero antes de eso, dialogó con LA CRÓNICA. 

¿Por qué se decidió a practicar el ciclismo? 

Inicialmente me gustaba mucho el BMX por los saltos y la adrenalina, pero me tocaba bajar todos los días desde Filandia hasta Armenia y eso lo hice por 5 meses. Mi papá me decía que me cambiara al ciclismo, que era mejor porque pagaban más y tenía más apoyo, pero yo no quería. Un día cualquiera él me dijo que no me iba a seguir ayudando porque le quedaba muy difícil darme todos los días $15.000 para ir a entrenar, entonces me insistía en que hiciera ciclismo de ruta. Entonces le pedí que me diera una bicicleta como regalo de Niño Dios y lo hizo. Ahí inicié a entrenar, a ir a las vueltas a Colombia, al Clásico RCN. El asunto me fue gustando y acá sigo. 

¿Combina el deporte con el estudio? 

Sí, curso octavo de bachillerato en Filandia. 

¿Cómo ha hecho su familia para conseguir recursos para los viajes a las competencias? 

La colonia de Filandia en Estados Unidos nos ha colaborado mucho. Nosotros somos de clase media y para recoger dinero empezamos a vender lechonas, boletas y con eso nos costeábamos los viáticos y el pago de los hoteles. 

¿Cómo ha sido el apoyo de sus familiares? 

Siempre están ahí, me preguntan cómo me siento, cómo estoy, el apoyo de ellos ha sido incondicional. 

¿De qué manera se prepara antes de una competencia? 

Nosotros manejamos una plataforma en la que el profesor me envía los entrenamientos y me dice de qué forma tengo que hacerlo, cuántas horas tengo que hacer, pero no tengo algo específico, que siga al pie de la letra. 

¿Cómo vivió esa experiencia de ser recibido y homenajeado en su pueblo cuando rompió el récord en Bolivia? 

Cuando hice el récord me sentí muy contento porque mi profesor, mi papá y yo hablamos y el profe me decía que yo hacía entre 37 y 37.5 kilómetros aproximadamente y le dije que me iba a hacer los 38, pero me contestó que era una locura, que era imposible que alguien hiciera eso. Por eso después de cumplir con el récord no me la creía y ellos tampoco. 

En la alcaldía de Filandia me querían entrar en el carro de los bomberos, pero dije que no, que quería hacerlo en la cicla. Me recogieron en el aeropuerto y al entrar al pueblo no me imaginé que habría tantas personas, me recibieron muy bien, ese día fue muy bacano. Mi papá me decía que íbamos a luchar por mis sueños y a hacerle duro porque mucha gente me apoya. 

¿Qué está haciendo en este momento en Medellín? 

Pertenezco al equipo de jóvenes ciclistas en Medellín y ahora estoy haciendo unos chequeos porque estamos en unas contrarreloj individuales y tomando tiempos. Voy a estar toda esta semana en unas competencias. Corrí el 9 y 10 de septiembre y también lo hice dos veces esta semana. 

¿Qué metas tiene a nivel deportivo? 

De acá en adelante, todo lo que Dios quiera porque ya no es como antes que no tenía equipo y soñaba con ir a ganarme una carrera porque escogíamos a cuál ir, pero ahora vamos de la mano del profesor y él nos dice cuál debemos trabajar para ganar. El sueño de todo ciclista es ganarse una vuelta grande y yo anhelo eso de la mano de mi guía, Pablo Pulido Ibarra. 

Vea también: El guarda que cela, con alma de campesino, las noches en el CAM

¿A nivel personal, qué quiere lograr? 

Terminar mis estudios, hacer una carrera, que puede ser ingeniería mecánica o automotriz y aprender otro idioma que es muy importante ahora. 

¿Cuánto tiempo dedica diario a entrenar? 

De una a 3 horas. 

¿Cómo lo tratan sus coterráneos en Filandia? 

Cuando salgo al parque hay mucha gente que me felicita y se siente orgullosa de que yo sea del municipio. Muchos me dicen que se tienen que tomar la foto conmigo porque voy a valer mucha plata y eso me llena de alegría, saber que me apoyan y que esperan tanto de mí. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net