Al descubierto / OCTUBRE 14 DE 2017 / 1 año antes

María Cristina Mejía, Mérito Cultural para el Maqui

María Cristina Mejía, Mérito Cultural para el Maqui

María Cristina Mejía recibió el Mérito Cultural de la SMP.

La Sociedad de Mejoras Públicas entregó el galardón a la entidad que se ha convertido en el centro de construcción de ciudad.


La Sociedad de Mejoras Públicas de Armenia entregó dos reconocimientos. Uno al Mérito Cívico a la señora María Jesús Rojas de Giraldo, y el otro a María Cristina Mejía al Mérito Cultural, galardón obtenido por su trabajo y empeño de construir ciudad, vida a través del Museo de Arte de Armenia y el Quindío, Maqui.

LA CRÓNICA dialogó con la directora de la entidad cultural que en sus años de permanencia ha visto pasar 39 exposiciones tanto de artistas locales como nacionales e internacionales. 

¿Dónde nació María Cristina Mejía?

Soy de familia de Armenia, mi padres son de aquí al igual que mis hermanos. Yo nací en Venezuela, mi padre trabajaba en una empresa con su cuñado que era de los Peláez Hermanos.En la época de La Violencia regresamos, yo tenía 6 años y medio.

¿Dónde adelantó sus primeros estudios?

Estudié en el colegio del Rosario, me gradué y me fui a Bogotá a la universidad Externado de Colombia donde hice derecho y ciencias políticas y una especialización en defensa, seguridad nacional y derechos humanos.

¿Cómo llega al mundo de la cultura?

La cultura ha estado en mi vida siempre, la familia de mi papá que es la de Luis Vidales, es de poetas, escritores, mis tías eran pintoras. Mi mamá fue una mujer que le gustaba mucho la música, cantaba muy bonito y bailaba, es decir, en mi casa siempre hubo esa intención de entender que la cultura era es proceso muy importante para construir ciudad, vida. Cuando llego al Externado me enamoro de una persona que viene de una familia también de intelectuales, escritores y pintores, por lo tanto eso ha continuado a mi alrededor durante toda la vida.

¿Quiénes integran su familia?

Me casé con un compañero de la universidad especializado en derecho penal era muy inteligente, mientras a él lo laureaban a mí no, pero yo igual disfrutaba, tuvimos dos hijos. Cuando me casé siempre quise tener un sofá para tomar el vino oyendo música bien chévere y resulta que mi compañero se apareció con nueve cuadros originales de los grandes clásicos colombianos de los años 70.

¿A partir de allí qué cambia para María Cristina Mejía?

No. Siempre en la vida mía, de mi familia y de mi marido ha estado la palabra, la lectura, la escritura, la pintura, las artes como un proceso de reconciliación con uno mismo. Cuando vivimos en Bogotá y trabajamos en altos cargos, tratábamos los fines de semana, los tiempos libres de dedicarlos al arte, pero a través del tiempo entendimos que los derechos humanos de tercera generación eran muy importantes porque nos permitían encontrarnos con nosotros mismos. Salimos del país, vivimos en el exterior una vida interesante porque nos acercamos a la diáspora colombiana, pintores, escultores, escritores, cantantes que hacían procesos en construcción de cultura y con ellos tuvimos muchas experiencias interesantes.

¿Como cuáles?

La revista Oral de Boca en Boca. Era montar como una obra de teatro. Aparecía el director en escena, leía el editorial y la edición era dedicada cada mes a un personaje. Salía el poeta con poesía alusiva al escritor, y mientras tanto dos o tres iban pintando en el escenario la portada de la revista, era en vivo, con los personajes disfrazados, los comics, salía el que vendía la publicidad, era muy linda, una completa revista. Se hacía en Miami y duró alrededor de tres años. 
Paralelo a ello yo he hecho ensamble, piedra caliza de la costa con elementos abandonados y les ponía color, las exhibía y las vendía.

¿Como nace el Museo de Arte de Armenia y del Quindío, Maqui?

Nació en una servilleta. Vine al Quindío y estaban haciendo una exposición, hablé con Gloria Fajardo y le dije que me parecía muy interesante la experiencia, porque nosotros habíamos trabajado las recuperaciones de zona en Miami. Cuando llego a Armenia y la estación que me traía tantos recuerdos, le dije a Gloria que me gustaría trabajar en el proyecto y con ella hicimos la primera exposición de Mariapaz Jaramillo, trajimos 90 obras de Pereira y contra viento y marea por falta de recursos iniciamos con el Maqui.

¿Cuántas exposiciones ha realizado el Maqui?

Llevamos 39. El acta de creación es del 2011, cada año se hacía una o dos exposiciones porque no había los recursos suficientes. Me regreso a Estados Unidos y estando allí Duván y Gloria me llaman ya que Gloria por circunstancias personales no podía seguir manejando el museo y me propuso que me viniera a manejar el proyecto. Me vine y empezamos a gestionar recursos, estos procesos son muy costosos.

¿De dónde provienen los recursos para mantener el Maqui?

Con Duván López, que es uno de los creadores del Maqui, hicimos unos conciertos, logramos conseguir plata y nos alcanzó hasta para montar una exposición. Empezamos a hacer proyectos, a entregralos a las organizaciones oficiales del Estado y de la empresa privada y en el momento que comenzamos a generar proyectos la alcaldía nos llamó y nos dijo que si queríamos ser operadores del salón de artistas quindianos. Esa fue una base mientras los proyectos estaban en concurso. Y gracia a Dios el primer año nos califican el proyecto muy bien. Nos fuimos para Bogotá a registrar el Museo y logramos la categoría dos que es en la que estamos. Con la certificación hemos presentado proyectos al ministerio de Cultura, gobernación, alcaldía. Nos han evaluado, hemos salido bien y por ello hemos obtenido recursos.

¿Cómo es el comportamiento de los armenios y los quindianos con el proyecto?

El Maqui genera una reacción muy interesante, a la gente le da miedo venir a este sitio por el entorno, pero cuando pasan la puerta no se quieren ir. Al Maqui nos llega mucho extranjero, mucho ministro en incógnita, magistrados, la gente sabe en el país que esto existe. Los quindianos vienen más poco pero las universidades ya lo están haciendo, están dando cátedra de ciudadanía, de construcción de pensamiento, de crítica, han entendido que para eso son los museos. Hasta el mismo entorno hace parte de la reflexión.

¿Qué significa para usted y para el museo el haber obtenido el Mérito Cultural otorgado por la Sociedad de Mejoras Públicas?

Hay una cosa muy interesante con este galardón. Nosotros hemos sido reconocidos por la alcaldía, la gobernación como un proyecto importante, por el ministerio de Cultura, Banco de la República con quien acabamos de hacer una alianza, es decir con los estamentos político-administrativos del país, pero este reconocimiento es de la sociedad civil, son los pares nuestros, nos están diciendo apoyamos este proyecto, por eso es que me parece importante este galardón, se están comprometiendo, nos están diciendo, esta es la ciudad que queremos, este es el museo que queremos, este es el Centro Cultural La Estación que queremos. Es de un profundo significado.


Germán Rojas Arias
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net