Al descubierto / NOVIEMBRE 22 DE 2018 / 3 meses antes

Pablo Corrales realiza acompañamiento a personas con VIH

Pablo Corrales realiza acompañamiento a personas con VIH

Pablo Corrales lleva 12 años al servicio de la comunidad con VIH.

El promotor y representante legal del grupo de apoyo Aprendiendo a Vivir realiza campañas de prevención y ayuda a personas que padecen el virus que ataca el sistema inmune.

Pablo Emilio Corrales es el representante del grupo de apoyo Aprendiendo a Vivir, una fundación que se encarga de realizar acompañamiento a personas con VIH y de elaborar campañas de prevención y manejo de la enfermedad por todo el Quindío.

¿Hace cuánto hace parte de la fundación?

Desde el año 2006, desde que fue fundada.

¿Por qué decidió enfocarse en personas con VIH? 

Empecé a ver una cantidad de amigos en el hospital con la enfermedad y me preocupó mucho el tema, porque en realidad hoy en día cualquier persona puede adquirir el virus, entonces nuestra organización nació con ese propósito, de dar información, comunicación, capacitaciones, talleres para educar al departamento frente al tema de VIH/sida y como es un virus tan fácil de adquirir, hay que educar a los niños, jóvenes, adultos mayores, trabajadoras sexuales y a toda la población.

¿Qué tipo de población manejan?

Cuando empecé a hacer mis visitas al hospital vi alrededor de las personas, un núcleo familiar que lo componen niños, madres, adolescentes, adultos mayores y otros, por lo que desde la fundación decidimos dirigirnos a todos ellos, mediante charlas, talleres para educar sexualmente a toda la población, porque seguimos siendo el segundo departamento con mayor cantidad de personas portadoras de VIH sida a nivel nacional, lo que sucede desde hace mucho tiempo y no hemos podido bajar el índice.

¿Qué debe hacer el Estado frente a esta problemática?

El VIH es un problema de salud pública, por lo que el gobierno debe hacer unas campañas más fuertes y educativas, porque no es solo el hecho de ir a repartir un preservativo y hacer una prueba rápida, esa no es una solución oportuna y eficaz, porque reitero la elevada cifra de personas con el virus en el departamento y que además los primeros lugares de portadores son madres cabeza de hogar, que no son trabajadoras sexuales, adultos mayores y jóvenes, entonces el problema radica es en la poca educación y mínimo alcance que tienen las campañas.

¿Qué tiene que hacer una persona con VIH para no entrar en crisis?

Primero hay que tener claro que este virus lo puede adquirir cualquier ser humano, pero que no se contagia con un abrazo, un beso o contacto superficial, el VIH solo puede entrar al cuerpo de tres maneras, por contacto sexual, vía sanguínea y por herencia de madre a hijo, segundo, hay que quitar esa idea de que las personas con estas enfermedades se están muriendo, eso no es así, hay que quitar ese paradigma porque ahora el sistema de salud apoya y si no tienen EPS o Sisbén, nosotros desde el grupo de apoyo les podemos ayuda también con todo el proceso y tercero, hay un medicamento que deben tomar de por vida y es un tratamiento que ayuda a contrarrestar el déficit inmunológico y todo acompañado de una buena alimentación para que el tratamiento sea efectivo.

¿Qué tipo de ayudas le brindan a las personas que poseen el virus?

Empezamos por mirar si ya tienen un Sisbén, y si no, los vinculamos para que empiecen a tener su tratamiento, también hacemos acompañamiento médico a las personas en los hospitales cuando existen casos de enfermedades oportunistas que se adhieren al virus: tuberculosis, hepatitis o toxoplasmosis. Hemos tenido muchos casos de personas que salen de la crisis, eso es algo maravilloso, otra de las actividades que realizamos es lúdica y recreativa, ahora para fin de año nos llevamos a todas las familias de la fundación a un lugar a que tengan libre esparcimiento e integración.

¿Qué campañas preventivas tienen?

Desde que arrancamos vimos la necesidad y la problemática fuerte en los colegios, entonces iniciamos las campañas de educación sexual con los padres de familia, para que sean ellos mismos los que eduquen a sus hijos, que no se alarmen cuando vean a sus hijos con un preservativo, porque ese elemento no es sinónimo de sexo, es sinónimo de prevención, que no lo vean con morbosidad o perversión, sino más bien como algo de cuidado.

¿Cuántas personas salen beneficiadas con la fundación?

Tenemos alrededor de 500 familias con las que mantenemos en contacto por un grupo de Whatsapp.

¿Qué hacen para evitar el rechazo a estas personas?

Ha sido un aspecto muy complicado, el estigma y la discriminación  es muy fuerte en nuestra sociedad, cuando una persona con VIH accede a un trabajo y el entorno laboral se da cuenta, existe mucho rechazo, en esos casos nos ha tocado ayudar a poner denuncias, demandas ante las instituciones. El VIH no es sinónimo de enfermedad, todos tenemos derecho a vivir dignamente, hay casos más complicados como los de los niños, que también son marginados a pesar de ni siquiera haber empezado su vida sexual y no ser culpables de su condición.

¿Cuál es la invitación desde la entidad para las personas que necesitan ayuda?

El grupo de apoyo Aprendiendo a Vivir tiene las puertas abiertas para todos y para todas, el número que manejamos es 3165301463, no tengan miedo de pedir ayuda, hay que crear conciencia y ser más abiertos ante este tipo de posibilidades que encaran a cualquier persona.


Redacción
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net