Al descubierto / NOVIEMBRE 13 DE 2018 / 1 año antes

Pablo Filgueira, paisajista dedicado al arte bonsái

Pablo Filgueira, paisajista dedicado al arte bonsái

Los esposos bonsaistas harán talleres en el Quindío para enseñar a las personas a elaborar los árboles.

El argentino y su esposa se dedican a cultivar los pequeños árboles en el Quindío.

El paisajista argentino Pablo Filgueira y su esposa realizaron la Exposición de Arte Bonsái en el centro comercial Unicentro de Armenia, allí mostraron más de 40 ejemplares de los pequeños árboles que cultivan y a los que dedican su vida y su tiempo. El artista está radicado hace 5 años en el departamento, dictando talleres y conferencias sobre áreas verdes y tratando de crear una cultura más amplia sobre los especímenes de alta estética y fácil cuidado.

¿Cómo llegó al Quindío?

Me dedico a dictar cursos, seminarios, conferencias y talleres sobre arte bonsái, hace 5 años estaba de gira por Panamá y Puerto Rico y nos tocó dar un curso en Cali, entre los participantes del evento había una alumna que hoy es mi esposa. Tengo la enorme suerte de tener una esposa bonsaista, y desde el momento que me radiqué aquí empezamos a trabajar sobre la colección que ella tenía, tratando de mejorarla y aumentarla.

¿Por qué el interés específico en el bonsái?

Soy paisajista, me dedico al proyecto de áreas verdes, durante toda mi vida entrené mi ojo para todo lo que tuviera que ver con la naturaleza, pero me di cuenta que con bonsáis era donde me podía expresar mejor artísticamente, creo que estas plantas son una conexión entre el hombre y la eternidad que simboliza un árbol y fundamentalmente nuestros árboles son la imagen mental que tenemos de ellos, no somos copiadores de la naturaleza, apenas nos inspiramos.

Lea también: Me encontré en la vida con… Martha Cecilia Fajardo Pulido

¿Cuál es el proceso para la realización de estos árboles?

Para hacer bonsáis se necesita un poco de paciencia, algo de pretensión artística, conocimientos de botánica, algo de fisiología vegetal, todos esos aspectos, más la sensibilidad artística para manejar aspectos del diseño, profundidad, balance, equilibrio visual, todo eso conectado con saber cómo regar, fertilizar, cuántas horas de sol, es un tema que a mí me divierte mucho, puede parecer un poco aburrido para el que no le gusta pero a mí me provoca mucha satisfacción porque me estimula la observación.

¿Qué profesión tiene?

Soy profesional paisajista, me dedico al proyecto de áreas verdes y jardines. 

¿Cómo les ha ido en el Quindío con su proyecto?

Nos hemos encontrado con personas de todo tipo, algunos han tenido la oportunidad de formarse en el exterior y vienen con una mirada mucho más respetuosa del arte bonsái. El Quindío tiene una exagerada belleza en sus paisajes, las personas tal vez ya lo miren sin darse cuenta, yo en cambio me maravillo cada día de este paisaje hecho por Dios, creo que él es colega mío, paisajista, porque hace unas obras de arte perfectas, por lo menos acá en la región. La gente poco a poco va entendiendo que las zonas verdes ayudan a tener una calidad de vida más alta y más sana mentalmente.

Vea también: “Quiero promover la belleza de las aves y el amor al arte”

¿Qué aspectos positivos y negativos ha encontrado en el departamento?

Soy argentino y por nuestra naturaleza somos un pueblo muy exigente, yo no hubiera podido venir a vivir acá si no fuesen los quindianos seres maravillosos, a mí la gente me enseñó una frase que es ‘hágale, bien pueda’ y con eso me enamoraron, me conquistaron, todas las personas de esta región han sido muy buenas conmigo y siempre están dispuestas a brindar una mano, y por supuesto que al ser un país latinoamericano, es de contrastes y por ende que adolece de componentes como injusticias y desigualdades pero ojalá las próximas generaciones hagan valoraciones más subjetivas de lo que es vivir feliz, porque Colombia tiene todo para que la gente sea feliz, yo no podría vivir en un país que no fuera maravilloso.

¿Qué complicaciones tiene el cuidado de un bonsái?

Cualquier persona puede tener un bonsái en su casa, este arbolito requiere solamente de un poco de agua y algunas horas de sol, nada más.

Lea también: “Los artistas no crean, descubren”: Ramón Manrique

¿Qué proyectos tienen ahora?

Como bonsaistas, lo que buscamos es mejorar, tenemos programado un viaje a China, la cuna del bonsái, en ese país se hacían árboles desde el año 1.000, quiere decir que cuando llegó Colón a América, ya hacía 500 años que aquella gente hacía bonsáis. Queremos ir a formarnos profesionalmente. También tenemos planeado seguir dando los cursos que se manejan en diferentes modalidades y facetas. En el Quindío, posiblemente después de las fiestas decembrinas, vamos a darle más dinámica al tema de los cursos. Los encuentros se van a realizar en el Sena, en Unicentro y en mi casa vía a El Edén. Para mayores informes se pueden comunicar al número celular 3127226050.


Carolina Molina Marín
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net