Al descubierto / OCTUBRE 30 DE 2020 / 1 mes antes

William Giraldo lidera la creación de herramientas tecnológicas de usabilidad

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

William Giraldo lidera la creación de  herramientas tecnológicas de usabilidad

El docente William Joseph Giraldo Orozco también lideró el proyecto Vivelab Quindío desde su especialidad, la usabilidad. Foto : Cortesía

El docente orienta el grupo de investigación Sinfoci de la Universidad del Quindío.

El docente William Joseph Giraldo Orozco es un caleño con corazón quindiano, pues la mayor parte de su trayectoria como docente la ha desarrollado en el programa de ingeniería de sistemas y computación de la Universidad del Quindío. En 1998 fue el primer profesor de planta del pregrado. 
Tiene una maestría en informática avanzada de la Universidad Castilla de la Mancha en España y en el mismo centro de estudios hizo un doctorado en interacción humano computador. Antes de hacer todo lo anterior se había graduado como ingeniero electricista de la Universidad del Valle, donde también dictó clases por 4 años. 
Él orienta el grupo de investigación Sinfoci de la Universidad del Quindío. De allí han surgido aportes valiosos para la sociedad como el primer laboratorio de usabilidad, que trabaja para promover experiencias agradables, amigables e intuitivas entre los usuarios de las diferentes tecnologías. Este es uno de los más reconocidos de su tipo en el departamento y a nivel nacional. 
Ha diseñado aplicaciones para diversas entidades y también trabaja en la creación de herramientas tecnológicas de asistencia para la población con algún tipo de discapacidad.  

 

¿Qué se hace en el laboratorio de usabilidad de la Universidad del Quindío? 

Tiene que ver con que las tecnologías sean transparentes para el usuario, que cuando la gente haga una tarea sea sin complicación, sin tener que memorizar, que así tenga problemas visuales o de movimientos pueda ejecutarla, que no sienta limitaciones de ningún tipo. Eso es como cuando usted va a prender una estufa y tiene que adivinar cuál es la perilla de cada boquilla, debe prenderlas todas porque no sabe cuál es. Ahí no está presente la usabilidad.

 

¿En qué herramientas específicas se ha mejorado esa usabilidad desde el laboratorio? 

Lo que tenemos en el Quindío son capacidades que nos permiten mejorar esos productos de los empresarios, si tienen una página web lo que buscamos es cómo hacer para que ellos vendan más, cómo hacer para que de 10 personas que acceden al producto, todos consigan cumplir la tarea. Lo que hacemos es entender cómo piensan las personas, ahí está el factor humano, qué limitaciones tienen, qué temores y expectativas tienen frente a la tecnología.
 Nosotros con estos laboratorios y con estas tecnologías nos ponemos en los zapatos de la gente para que esos productos sean más intuitivos y realmente permitan hacer negocios, porque los clientes tienen mucha desconfianza y buscamos eliminarla al aumentar la seguridad en el uso. 
Hemos hecho más de 50 trabajos en el sector bancario, cajeros automáticos, aplicaciones móviles, simuladores bancarios, aplicaciones en herramientas ofimáticas, hemos hecho labores para empresas de cesantías, pensiones, casas editoriales a las que les hacemos las pruebas de usabilidad. Como parte de la proyección social cada rato nos llegan solicitudes de consultorías para empresas de diversos lugares del mundo a las que atendemos gratis. 

 

Cuéntenos sobre el proyecto de tecnología de asistencia que ha venido liderando en el Quindío.

Allí lo que buscamos es darle una respuesta a todas las personas que tienen alguna discapacidad, la idea es usar las tecnologías para mejorarles las condiciones de vida a aquellos que hayan sufrido un accidente o que tengan un problema cognitivo, niños que pueden tener cierta hiperactividad y son medicados, entonces nos la ingeniamos para hacer que no los tengan que medicar y que los mismos profesores los diagnostiquen bien. Estamos hablando de hacer sillas de ruedas, un conjunto de juegos para que un pequeño que padezca de autismo o déficit de atención pueda tener una vida más o menos normal. 
Ese es el tipo de proyectos que he venido liderando desde 2011. Lo que más me ha gustado hacer es ayudarle a las empresas para que tengan un portafolio exitoso para un mercado regional, nacional e internacional o cómo desde la investigación podemos apoyar a la industria para que mejore sus servicios y que sean más competitivos en todos los rincones del mundo, porque estas entidades de la región no tienen un departamento de investigación e innovación, entonces lo que hemos hecho es mirar el mercado, hacer vigilancia tecnológica y ver en cuáles segmentos tenemos más capacidades instaladas. 

Vea también: Wilson Andrés Muñoz, campesino de Pijao con beca para estudiar en Costa Rica

 

¿Usted siempre imparte todos esos conocimientos con sonoras carcajadas en las aulas de clases? 

Siempre he pensado que lo primero que hay que hacer con los alumnos es trabajar para que pierdan el miedo a hablar, a hacer el ridículo, a que les digan que son ignorantes.  
Las sonrisas sonoras son como una forma de romper barreras con los estudiantes porque he tenido algunos que no hablan y todos se burlan de ellos, pero he hecho que al final del curso sean los que se ganan el 5 en el parcial y que los más escondidos terminen siendo los que más hablen y sobresalgan. 

 

¿Qué de cierto tiene que las personas que se meten en el mundo de las tecnologías son más tímidas e introvertidas?  

El desarrollo de tecnologías necesita de sicólogos, antropólogos, comunicadores, diseñadores, ingenieros, analistas de todo tipo y sí, hay algunas de estas carreras que son más ensimismadas que otras, creo que es porque se requiere de abstraerse uno mismo. Programar computadores requiere pensarlos en la mente y que todo ese conocimiento se transforme en unas líneas de código, que es un lenguaje muchas veces antinatural. 
Eso hace que estén más alejados. Si es un diseñador suele ser más alegre, tiene tatuajes y pelo rojo y si es un comercial es más serio, y si es un gerente viste diferente. Pero si es un programador está como por allá metido en un sótano, no quiere hablar con nadie ni que lo distraigan. Pero no podemos asociar el desarrollo de las tecnologías a que todos son iguales porque se necesita de muchas disciplinas y muchas de esas personas sí son muy extrovertidas, si no lo fueran no servirían. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net