Ciencia y Tecnologí­a / ENERO 23 DE 2022 / 3 meses antes

Democracia estadounidense: ¡en peligro!

Autor : Diego Arias Serna

Democracia estadounidense: ¡en peligro!

Con su avanzada edad, Noam Chomsky, de origen judío-croata, sigue siendo una respetada y valorada autoridad académica, cuyos planteamientos filosóficos, del lenguaje y políticos invitan a la reflexión. 

“Estados Unidos apoya a gobiernos corruptos y opresores y se opone al progreso político o económico debido a su interés por controlar los recursos petroleros de la región”, Noam Chosky.

Ser profesor universitario es fácil, pero no de las mejores universidades del mundo. Tampoco es cómodo tener una posición crítica frente a los gobernantes de un país: sus políticas, manejo económico, la educación, la salud, y hasta de la forma como una potencia económica-militar se relaciona con otras naciones para sacar beneficio de ellos. Todo eso lo ha hecho el lingüista, filósofo y politólogo Avram Noam Chomsky durante toda su carrera académica, que no es poca, con sus 93 años de vida.  Además, ha sido un férreo antibelicista, por eso se manifestó contra las atrocidades cometidas por EE.UU. al pueblo vietnamita o la invasión a Irán.

Como crítico de la educación, refleja su postura en la entrevista concedida al teórico crítico y lingüista Donaldo Malcedo y publicada en el libro Chomsky on MisEducation, en el que afirmó tajantemente: “Lejos de favorecer el pensamiento independiente, la escuela, a lo largo de la historia, no ha dejado de interpretar un papel institucional dentro de un sistema de control y coerción. Una vez que se te ha educado, se te ha socializado ya de una manera que respalda las estructuras de poder que, a su vez, te recompensan generosamente”. Para él, el neoliberalismo asaltó a la universidad.  

Chomsky fue investigador en la universidad de Harvard y estuvo vinculado durante cincuenta y cinco años como profesor de lenguas modernas y lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, más conocido como el MIT. Es miembro de la Asociación Americana de las Artes y las Ciencias de la Academia Nacional de Ciencias. En abril de 2019 fue reconocido con el Premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de humanidades y ciencias sociales. Este premio es otorgado por el Banco Bilbao Vizcaya. Argentaria, (BBVA), de España.  

El jurado expresó en el acta que Chomsky situó la investigación de la mente humana y sus productos “en una nueva y fructífera vía que abarca la lingüística teórica, la psicolingüística, las ciencias cognitivas, las filosofías del lenguaje y de la mente y la psicología cognitiva”. Con razón, el New York Times lo señaló como el más importante de los pensadores contemporáneos. Este domingo se presentan apartes de la entrevista concedida a Amanda Mars para el periódico El País de España, publicada el pasado 16 de enero y titulada: Noam Chomsky: “EE.UU. está sufriendo un intento de golpe de Estado blando”.

Su primer ensayo a los diez años

Lo que expresa Chomsky es importante para Colombia, pues sabemos que lo que sucede en EE.UU. nos afecta, porque como patio trasero y por su posición geográfica, siempre está en la mira de la potencia en declive, independientemente de que gobiernen demócratas o republicanos. En portada, la periodista Mars destaca: “El gran intelectual señala que las reformas que el Partido Republicano —al que tilda de “neofascista”— ha puesto en marcha van a impedir el voto de minorías y pobres”. Por eso, al gran pensador, inconforme por cómo han gobernado a su país, ha respaldado a Joe Biden.   

Porque como dice Mars, Chomsky es insobornable, pero también pragmático. Desde 2017 reside en Tucson (Arizona), desde donde atendió la entrevista por videoconferencia (pues no se pudo hacer presencial, ni se le pudieron tomar fotos por las precauciones covid). Destaca la periodista: “Los años han agrietado su voz, pero no su pensamiento. Se extiende en las respuestas, pero no divaga y contesta a todos los matices”. Es bueno resaltar la infancia de este intelectual, y por eso Mars inicia por allí.

 

¿De verdad que escribió su primer ensayo con solo 10 años y versaba sobre la Guerra Civil Española? 

“Sí, y puedo decirle la fecha exacta porque trataba sobre la caída de Barcelona, así que fue en febrero de 1939. No era un gran artículo, pero trataba la expansión del fascismo en Europa, en Alemania, Austria, Checoslovaquia… Desde mi punto de vista de un niño de 10 años, parecía que el mundo se iba a terminar, que el fascismo era incontrolable”. 

 

Ese niño trabajaba en un quiosco de prensa de Nueva York que regentaba su tío y se acabó convirtiendo en un centro de reunión de intelectuales europeos que podían pasar noches enteras discutiendo. ¿Aquello sembró una semilla en usted? “Hay una dosis de trágica ironía en esa pregunta. La mía era una familia de inmigrantes, principalmente desempleados. Yo crecí durante la Gran Depresión, a principios de los años 30, pero reinaba una atmósfera de esperanza, aspiración y expectación debido al movimiento del trabajo”. 

Agrega: “Ese movimiento había sido aplastado en los años 20, pero estaba reviviendo. Había partidos políticos radicales, había debate, discusión, una sensación de que podíamos salir de aquello juntos. En Europa, la reacción a la Gran Depresión fue el fascismo, con Franco, Mussolini, o Hitler, pero en Estados Unidos la reacción fue la democracia social. El New Deal de Roosevelt llevó a una era de la democracia social moderna que luego fue repetida en Europa. Si mira las crisis actuales, en cambio, Europa aún se agarra a una democracia social, pero EE. UU. se encamina al protofascismo, lo contrario de lo que ocurrió en mi infancia. 

Pobres favoreciendo a ricos

¿Por qué los movimientos de extrema derecha están avanzando tanto, no solo en EE.UU., sino también en Europa?

 “El capital privado y la riqueza privada se han puesto a la cabeza. Por supuesto, siempre han dominado el sistema, también en España, pero en los últimos 40 años han ganado un poder y una riqueza abrumadores. Rand Corporation, que es una institución muy respetada, hizo un estudio sobre la transferencia de riqueza de la clase trabajadora a la clase alta y se encontró que el 90 % de la población había perdido peso en la riqueza en favor de los más ricos, principalmente”.

A su juicio “hay muchas formas de robar a la gente. Ronald Reagan abrió la puerta a los paraísos fiscales, por ejemplo. Ha habido una época muy destructiva para los trabajadores. En términos reales, un trabajador varón gana lo mismo que en 1979. En Europa los programas de austeridad han dañado a los pobres y enriquecido a los ricos. Esto ha llevado a un resentimiento que es terreno abonado para demagogos como Donald Trump o Viktor Orbán y lo están capitalizando”.

Un año después del asalto al Capitolio, ¿cuáles son las consecuencias? 

 “Aquello fue un intento por derrocar un gobierno electo. Y fue muy explícito por parte de Trump: ‘Las elecciones han sido robadas vamos al Capitolio’. Un intento de derribar un gobierno electo es un golpe de Estado. Un grupo de republicanos rechazó formar parte y evitó que triunfase. Pero ese intento ha venido seguido ahora por un golpe blando, que está ocurriendo cada día ante nuestros ojos. Los republicanos están planeándolo de forma cuidadosa para que la próxima vez tenga éxito”. 

Hace una preocupante advertencia: (A través de reformas electorales en diferentes Estados conservadores) están asegurándose de que la gente que gestiona las elecciones tenga poder para anular votos y están aprobando decenas de leyes para impedir el voto de la gente equivocada, de minorías y pobres (a través del endurecimiento de requisitos para votar). El Partido Republicano ya no es un partido político, es un partido neofascista. EE. UU. es una sociedad avanzada tecnológicamente, y culturalmente, pero es premoderna en otros ámbitos”.

No duda en señalar que “Trump es un demagogo muy efectivo, ha sabido agitar los venenos que corren bajo la superficie de la sociedad estadounidense y los ha sacado a la superficie. Ahora hay un grupo que lo venera como a un Duce II, elegido por Dios, es la gente que asaltó el Capitolio. La democracia estadounidense corre un grave peligro”. A la pregunta de Mars sobre la posibilidad de que Trump se presente e incluso gane en 2024, Chomsky responde que es muy posible porque tiene una base rabiosa de devotos que lo adoran. 

Chomsky y el cambio climático

Sobre la destrucción del planeta esto fue lo que resaltó Amanda Mars: “El intelectual estadounidense se muestras exasperado ante la respuesta política al calentamiento global. “La destrucción medioambiental está viniendo, nos guste o no, y nuestras instituciones no están en una situación en la que puedan lidiar con ello, como vimos en Glasgow (en la conferencia del clima). La principal decisión que tomaron fue aplazar la decisión hasta el año que viene y, mientras, la tierra está ardiendo”, explicó. 

Además, hace el siguiente señalamiento: “Los grandes bancos dicen palabras bonitas sobre la necesidad de hacer algo, pero lo que están haciendo es financiar las energías fósiles con billones de dólares. Esas son nuestras instituciones y si no podemos controlarlas, estamos acabados”. Personas como Chomsky son las que necesita la sociedad, así como profesores universitarios críticos ante la forma como los gobernantes ‘manejan’ el presupuesto, siempre pensando en apropiarse de él.

Lea también: La humanidad ha sobrepasado el límite planetario de plásticos y otros contaminantes ambientales


Temas Relacionados: Democracia Estados Unidos

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net