Ciencia y Tecnologí­a / FEBRERO 07 DE 2021 / 2 meses antes

Educación en línea: ¿solo para el empleo?

Autor : Diego Arias Serna

Educación en línea: ¿solo para el empleo?

No hay alternativa: la universidad presencial hace reingeniería o desaparece. Ante los grandes, inevitables e irreversibles cambios, la única salida es adaptarse a las nuevas condiciones.

La formación en línea, también conocida como online, es un escenario educativo que ha adquirido protagonismo en estos tiempos de pandemia. Pareciera que fuera un método de formación reciente que se dio por el confinamiento del año pasado, como alternativa a la formación presencial, pero la verdad es que está operando desde la última década del siglo XX. Por ejemplo, en España en 1994 se fundó la universidad Abierta de Cataluña, o Universitat Oberta de Catalunya, UOC, caracterizada por una formación en línea. 

Siguiendo la idea de la UOC surgieron otras iniciativas como la Fundación Universitaria Iberoamericana, Funiber, en 1997 para dar soluciones de formación continua y postgrado gracias a los contenidos mixtos de papel y online. Funiber concibió programas académicos para Latinoamérica, fomentando el trabajo colaborativo entre universidades españolas y las ibéricas. Luego, siguiendo el ejemplo, se crearon universidades en EE.UU.; y en México surgió la universidad Internacional Iberoamericana, con pregrados, másteres y doctorados, todos ellos funcionando con criterios 100 % online, con centenares de miles de alumnos. 

Así que, rápidamente creció este tipo de formación, y teniendo en cuenta los estudios de bachillerato y cursos especializados para las empresas, se ha podido llegar a una población de más de mil millones de personas. En solo España y con cifras oficiales del ministerio de Educación, aproximadamente 128.000 alumnos estudiaban bachillerato y formación profesional sin estar en el aula, mientras que en educación superior -pregrado y posgrado- sumaban 228.500 escolares matriculados en universidades no presenciales. 

Las cifras anteriores fueron publicadas en el periódico El Mundo, España, por Mar Muñiz el 26 septiembre 2017, en el artículo que tituló: ‘El ‘e-learning’, un modelo de formación que gana cada vez más adeptos’. Ese es un proceso de enseñanza-aprendizaje que usa el internet, y pareciera ser equivalente a la formación en línea, pero se diferencia de esta en que hay una interacción didáctica continuada y los alumnos pasan a ser el centro de la formación porque tienen que autogestionar su aprendizaje, ayudados de tutores y compañeros. 

Academia Khan, educación gratis 

 En el artículo de Muñiz, ella afirma que, de acuerdo con un estudio de la Universidad Internacional de La Rioja, Unir, España, realizado por la consultora GAD3, desde el año 2000 la formación por internet, en todas sus modalidades, ha crecido un 900 % en el mundo. El estudio de la Unir señala que últimamente el estudio de pregrado en la metodología online aumentó un 5 % y el de másteres un 26 %. Señaló también Muñiz que, según estiman fuentes de OBS Business School, en dos años el 50 % de la educación superior se impartirá con metodología 100 % online”. 

Pero la educación presencial no solo tiene sus contrincantes en la formación online. En 2006 apareció la Academia Khan, que además de ser excelente en su forma de impartir conocimiento, es gratuita. Salman Khan es un egresado del Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde obtuvo un pregrado en matemáticas y otro de ingeniería eléctrica y ciencias de la computación. Luego inició un máster de administración de negocios de la universidad de Harvard. Su propósito es el de proporcionar educación para cualquier persona y en cualquier lugar del planeta. 

Sus videos educativos gratuitos en YouTube, al 2018, ya habían recibido 1.000 millones de visitantes virtuales. Su metodología de ‘clases invertidas’ permite que cada estudiante desarrolle lo mejor de sí mismo y que nadie se quede atrás. Khan concibió la idea de que el mundo de hoy necesita una clase trabajadora de personas creativas, curiosas y que sean capaces de concebir e implementar nuevas ideas. 

Por otra parte, Andrés Oppenheimer, en su libro: ¡Sálvese quien pueda! con primera edición en enero de 2019, refiriéndose a la Academia Khan expresa: “Gracias a los videos educativos, la realidad virtual, los robots y otras tecnologías, lo que antes se hacía en clase lo pueden ver los chicos en su propio tiempo y a su propio ritmo, rebobinando el video, preguntándole de nuevo al robot o volviendo a ver algo en sus visores de realidad virtual si todavía no lo ha entendido”. 

Recomendado: Google: “Un lobo conquistando a Caperucita”

Mooc, otra plataforma, también es gratuita 

Agrega Oppenheimer: cuando hablé con Khan manifestó: “Lo que solía ser tarea para el hogar, que el estudiante tenía que hacer solo, ahora lo puede hacer en clase, con los otros niños cerca, con sus maestros cerca. Y el maestro puede detectar en qué nivel está cada alumno y ayudarlos a resolver problemas”. La Academia Khan cuenta con más de 4.300 videos orientados a estudiantes de educación primaria y secundaria, en matemáticas, biología, química, física, computación, humanidades, historia, economía y finanzas, traducido a 59 idiomas. Lean bien: mientras la Academia Khan tiene humanidades e historia, en Colombia, desapareció del pensum escolar. 

En 2019 Khan recibió el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, pues su academia contribuye a cambiar la situación de 617 millones de niños en el mundo que no tienen habilidades básicas de matemáticas y lectura. Asimismo, hay más sistemas online que perturban la existencia de las instituciones presenciales, ya sean de la educación básica o universitaria. 

Ese otro tipo de formación son los reconocidos Massive Open Online Course, Mooc, que también son gratuitos. 

De acuerdo con datos de Hydra Digital, España es el país de la Unión Europea que más Mooc crea, con un 27 % de la oferta e-learning de Europa. También es el quinto consumidor de este tipo de cursos en todo el mundo. Este sistema es atractivo, como ya se dijo por la gratuidad, la variada oferta disponible, así como por la cantidad y calidad de plataformas que ofrece. La primera en Iberoamérica de Mooc, es Miriadax, perteneciente a Telefónica Educación Digital, que cuenta con alrededor de 700 cursos que cubren temas como creatividad, pensamiento lateral y la introducción al crowdfunding.

Crowd significa multitud, mientras que a funding se le asocia con fondos. Ese vocablo se refiere a una financiación colectiva, en la que un grupo entrega pequeñas contribuciones económicas a favor de la puesta en marcha de un proyecto. Esas ideas de Miriadax han logrado la adhesión de 105 universidades, más de 2.500 profesores, 8.000 videos y más de 4 millones de estudiantes. 

¿Colapsará la educación presencial? 

Los costos de la educación presencial y la gratuidad de las diferentes ofertas y variantes de la educación en línea, son señales que deben ser tenidas en cuenta. La educación presencial se transforma, o puede desaparecer. Para quienes dudan de esa posibilidad, hay que decirles que el número de usuarios de plataformas de cursos online, teniendo en cuenta las 5 más utilizadas, ya sumaban unos 90 millones de alumnos en 2018, igualmente, más de 900 universidades han incorporado en ese mismo año los Mooc a su oferta educativa. 

Según el informe de perspectivas Global online education market, se calculó que de 2018 a 2023, habrá una tasa de crecimiento del 10.26 % y en el 2023 superará los 286.000 millones de dólares de valor de mercado. Para agregar ‘más fuego al incendio’ de la educación presencial, vale citar a Joost Van Nispen, un holandés que preside el Instituto de Economía Digital, que hace parte de la escuela de negocios líder en formación en empresa, marketing y economía digital, Esic. 

Él expresó recientemente: “El futuro está en la digitalización de la formación, que no es lo mismo que la formación online. La formación convencional está incorporando herramientas digitales, como videos y webinars, y estamos en un momento de convergencia. En el futuro el blended learning (semipresencial) será la norma”. Un webinar es un concepto simple. El conferencista o profesor imparte un curso, charla o seminario, que es seguido por los usuarios quienes se apuntan con anterioridad y pueden comunicarse con él, por chat, audio o video, permitiendo preguntas y respuestas del asistente, enriqueciendo a los participantes. 

Para terminar, menciono las plataformas que ofrecen nanogrados, una apuesta por lo último en tecnología que pretende corregir la distorsión entre la oferta (deficiencia de las universidades) y la demanda. Estas plataformas presentan los cursos de inteligencia artificial, el aprendizaje automático, el análisis de datos y el desarrollo del coche automático, entre otros temas. Son de actualidad y para el empleo. ¿Acaso estamos regresando a la época de la formación artesanal del medioevo? ¿Será bueno una formación sólo de expertos? 

La universidad presencial hace reingeniería o desaparece. Sobre todo, las de provincia en el caso colombiano, donde los politiqueros tienen su cuota de votantes, y varias de ellas son subadministradas y con corrupción. No es suficiente seguir haciendo lo que hemos hecho en el confinamiento: hacer clases grabadas en video, haciendo documentos y presentándoselos a los estudiantes en el formato PDF, usando el Power Point, etc.     


Temas Relacionados: Tecnología Alternancia virtualidad

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net