Ciencia y Tecnologí­a / DICIEMBRE 04 DE 2022 / 1 mes antes

Gratuidad de la U ¿y de la calidad qué?

Autor : Diego Arias Serna

Gratuidad de la U ¿y de la calidad qué?

La idea no es que salgan más personas graduadas de las universidades, sino que desde el Gobierno se garantice que haya una verdadera formación de calidad de los futuros profesionales.

La educación superior debe enfatizar en la necesidad de la calidad académica y ubicarla por encima de un aumento de su población sin regulación.

Los medios y las redes sociales recientemente difundieron dos anuncios relacionados con la educación superior. El primero tiene que ver con la aprobación en el Congreso de la República de la ley por el derecho universal a la educación superior. El segundo llegó de la Casa de Nariño, cuando Petro manifestó que los estudiantes de grado superior de los colegios, a partir del próximo año, recibirían asignaturas de la universidad. ¿Estas propuestas se plantearon a partir de un análisis serio del estado de la situación de la educación del país?  

¿Será que la formación académica en todo el sistema escolar, desde la primaria hasta la universidad, no adolece de fallas protuberantes? Y si hay problemas, ¿por qué no asumir la solución antes de introducir cambios que tal vez ahonden las deficiencias que son bien conocidas hasta por el Ministerio de Educación? Las cifras “hablan” por sí solas: porque por cada 100 niños que entran a primero de primaria, sólo 44 se gradúan como bachilleres, de hecho, en el trance entre la secundaria y los programas técnicos o profesionales, es cuando más se evidencia esa cifra.

Esa deserción es un gran problema y es apenas de justicia buscarle solución.  Pero no es la única falla. En junio de este año, la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo) alertó sobre la calidad educativa en Colombia: aunque hay mayor cobertura hay menor desempeño. En un documento sobre políticas públicas emitió una serie de propuestas sobre qué hacer en materia de educación en el país, puesto que este aspecto tiene fuertes influencias en el sistema económico y social de Colombia, por lo que se hace necesario actuar para fortalecer la enseñanza.

Desde el Centro de Investigación Económica y Social de Fedesarrollo determinaron, con más de 130 expertos, cuáles son los problemas de la educación en Colombia y qué se puede hacer para superarlos; allí estiman que la cobertura e inasistencia a la educación básica es una de las situaciones fundamentales para entender el panorama nacional, lo que impacta - por ejemplo - al sistema pensional y/o al mercado laboral. “Las personas de menos recursos son las que más llevan del bulto desde el comienzo de sus vidas, no poder entrar a estudiar, o recibir educación de mala calidad hace que sea más difícil encontrar trabajo. Y con un trabajo precario, pues, es imposible conseguir una pensión para la vejez”.

Preocupa la calidad de la educación

Esa problemática la expone en un video Magic Makers (empresa argentina que llega a los hogares con juegos innovadores, divertidos y con creatividad) y Fedesarrollo, dando una breve descripción de la afectación del sistema educativo en las diferentes esferas del país. Aunque en Colombia se ha avanzado en términos de cobertura, al menos hasta el 2017, año donde se triplicó la cifra, en comparación con las últimas décadas, la educación inicial en promedio no supera el 60 %, de hecho, para la educación media el déficit se presenta en su mayoría en las zonas rurales, donde se llega al 45 % de la población. Según estima la entidad, este es el valor más bajo en los países latinoamericanos, en promedio propuesto por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

Otro de los puntos que preocupa es la calidad de la educación: “En las pruebas Pisa de 2018, Colombia presentó una reducción de su desempeño con respecto a 2015 y una diferencia entre 80 y 100 puntos con relación al promedio de la Ocde. Esto implica que un estudiante de 15 años en el país cuenta con 2,5 años menos de escolaridad comparado con un estudiante promedio de la Ocde. Más de la mitad de los estudiantes en grado noveno no entienden bien lo que leen, y dos terceras partes obtienen el nivel más bajo de desempeño en matemáticas. En educación superior, la acreditación de alta calidad se concentra sólo en la oferta universitaria, con un 82 % de ella acreditada”. 

¿Cómo pretender, con unos estudiantes de “dudosa ortografía” académica en el bachillerato, impartirle cursos de la universidad? y si la educación superior es gratuita, ¿qué va hacer la universidad con tanto bachiller mal preparado? Bueno, eso ya se sabe porque los que están accediendo a la educación superior en los últimos años, no sólo se han dado cuenta de que no son idóneos con la formación que terminan, sino que han sentido el flagelo de la deserción. Por supuesto que hay excepciones, pero son unos pocos estudiantes que han aprendido por su cuenta o porque la institución educativa fue exigente, que también es un número pequeño.  

Las fallas las conoce el Ministerio de Educación, y en enero del 2020 publicó en su página web un documento titulado: “Las apuestas para mejorar la educación en Colombia”, en el que señala: “Terminar 541 colegios, entregar más de 12.600 aulas, mejorar la infraestructura rural y fortalecer la jornada única son las estrategias del Gobierno. Con dos grandes obras de infraestructura el Gobierno busca mejorar la calidad de la educación del país. La primera es acabar la construcción del número de colegios citados, que vienen del Gobierno pasado, ya que el 62 por ciento de dichos proyectos han tenido graves retrasos en su cumplimiento, según informó el Ministerio de Educación”.

“La segunda es construir aulas especializadas como bibliotecas, espacios deportivos y laboratorios”. “En total se construirán 12.671 aulas entre nuevas, mejoradas y especializadas, que beneficiarán a más de 500.000 estudiantes en todo el territorio nacional”, afirmó la ministra de Educación, del momento, María Victoria Angulo. Hay que decir que estas falencias se reflejaron antes de la pandemia, entonces qué resultaría si se estudia el estado de la educación, tanto básica como universitaria, después de unos dos años que tuvo protagonismo la “educación” virtual.  

Lea: El atletismo llevó a Jesús Alexánder Osorio a superar obstáculos y a triunfar

La educación, un derecho

El reciente anuncio del presidente Petro sobre la gratuidad del acceso a la universidad, tiene la antesala de una serie de manifestaciones y leyes promovidas en el Congreso de la República. Para ser justos con el movimiento estudiantil, se debe decir que fueron las protestas que se realizaron antes y durante la pandemia las que levantaron el estandarte de la educación universitaria gratuita. A esa exigencia estudiantil se sumaron otros actores académicos y políticos. 

Por eso se ha expresado que si el Gobierno Nacional, la sociedad y en general, los diversos actores consideran importantes el papel de la universidad pública en la ampliación de la cobertura de matrículas, respetando y mejorando la calidad, aumentando el presupuesto y haciendo énfasis en el aspecto de mejorar la calidad. Y ese es el lado débil de la propuesta del jefe de Estado, porque no se perfila cómo se podrá mejorar la calidad, con la pésima formación académica con la que están llegando la mayoría de los estudiantes a la universidad. 

Porque si luego viene la promoción automática, como ya se manifiesta en algunas instituciones, entonces la debacle será total. Por eso es importante hacer los procesos por pasos, y el primero es mejorar, de verdad, la educación básica. Eso implica buscar que los estudiantes logren un pensamiento crítico, desarrollen habilidades cognoscitivas y sean creativos, teniendo en cuenta las edades y el ciclo escolar.  Aspectos que la mayoría de los estudiantes no logran.

Otro actor importante es el Sistema Universitario Estatal, SUE, que ya se ha manifestado: en la necesidad de mejorar la oferta en educación superior, ampliar su definición, reconocer su condición de derecho público, pero, y se debe destacar, basado en el mérito, la capacidad y la vocación. Es decir, que sea el mismo estudiante quien se incluya o se excluya de ese derecho. En lo atinente al Congreso, seis leyes de la República, con incidencia en la educación superior, fueron sancionadas durante el 2021, y el 2022 llegó con otros proyectos de ley para aprobar. Una de esas normas tiene que ver con lo de matrícula cero, proyecto de ley 279 de la Cámara de 2021 y que beneficiará a jóvenes de los estratos 1, 2 y 3. 

Un problema no menor es la edad escolar, que poco se plantea. En todos los países, exceptuando a Colombia, el ingreso a las universidades, tiene un rango ente los 18 y 19 años, considerado el momento en que el joven está en condiciones de enfrentarse a este nuevo reto. En el país los estudiantes llegan con edades entre 15, 16 y 17 años, y hay pocos casos que llegan con 14 años.  Sería bueno que se analizara las implicaciones que esa temprana edad de ingreso tiene que ver con la deserción, y la adicción a la droga, y si mentalmente está cualificado. Hay que decir con tristeza que, desde el bachillerato, algunos estudiantes – un estudio dirá el porcentaje - ya son adictos. Asunto que no se resuelve con la Policía. 

La Unesco y la educación incluyente

Del 18 al 20 de mayo se realizó la Conferencia Mundial de Educación Superior 2022 de la Unesco. Como lo informó la página web de esa institución, el evento reunió a todos los actores pertinentes con el fin de definir y preparar su hoja de ruta para una nueva era de la educación superior; respondiendo a los desafíos enfrentados por la humanidad y el planeta, prestando especial atención a la disrupción mundial creada por la pandemia de Covid-19. Se centra tanto en los sistemas de educación superior (normas, políticas, estructuras, partes interesadas) como en las instituciones (universidades, entidades especializadas, redes).

La Unesco trabaja por el derecho a la enseñanza desde un enfoque de derechos humanos, basado en el respeto a la vida y a la dignidad humana, a la igualdad de derechos, a la justicia social, la diversidad cultural, la solidaridad internacional y la responsabilidad compartida por un futuro sostenible. En este marco, organizó la reunión para ofrecer nuevos conocimientos, ideas innovadoras, alianzas creativas y producir una coalición ampliada y revitalizada de la comunidad internacional de educación superior en apoyo de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. 

En la clausura del evento, Stefania Giannini, subdirectora general de educación de la Unesco, presentó su propuesta titulada: “Más allá de los límites: Nuevas formas de reinventar la educación superior”, en la que se exponen los principios claves y las transiciones necesarias para reorientar la educación superior en la próxima década. “Nuestro punto de partida es que la enseñanza superior es parte integrante del derecho a la educación y un bien público”, afirmó. “La transformación requiere un cambio de mentalidad para favorecer la cooperación sobre la competencia; la diversidad sobre la uniformidad, las vías flexibles sobre las tradicionalmente estructuradas; la apertura de miras sobre enfoques más elitistas”.

El documento se guía por dos marcos con plazos diferentes: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la iniciativa Futuros de la Educación con la mirada puesta en 2050. Además, establece los principios claves que deben orientar esta transformación y que abarcan la inclusión y la diversidad; la protección de la libertad académica; la integridad y la ética y el compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social. Se señala la importancia de tener en cuenta a los refugiados y la población que migra por el hambre y los conflictos. También se enfatizó sobre los peligros de la mercantilización y la estandarización de la educación superior.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net