Ciencia y Tecnologí­a / JUNIO 26 DE 2022 / 1 mes antes

No lo ‘satanicen’, ¡déjenlo gobernar!

Autor : Diego Arias Serna

No lo ‘satanicen’, ¡déjenlo gobernar!

Está claro desde ya, que una posición muy firme tendrá el nuevo gobierno en la defensa del medio ambiente, y particularmente, al concitar un frente común para contrarrestar el gran ‘cáncer’ del Amazonas: la deforestación.

“La salud de la democracia exige más que nunca diálogo social, inclusión, equidad, buen gobierno y ética pública. Lo otro será la ingobernabilidad política y social”, Fernando Carrillo Flórez.

 Elegido Gustavo Petro Urrego como el nuevo presidente de los colombianos y cuyo nombre ha sido aceptado hasta por algunos perdedores de la contienda electoral, e igualmente por gobiernos extranjeros y de tanto peso como Joe Biden, presidente de EE. UU., hay que decir que, si la campaña por su elección fue difícil, más dificultoso será empezar a gobernar y seguir haciéndolo durante los 4 años de su periodo. Esa dificultad es más manifiesta por el hecho de que quienes han gobernado tan mal tanto tiempo, no aceptarán haber perdido y, mucho menos, que el nuevo gobierno haga el ejercicio bien.

Por eso la reflexión es importante después de estas elecciones; y se debe analizar el daño que le hace al país la polarización social y de políticos. ¿Seguiremos en la Patria Boba? Parte del atraso del país tiene que ver con esas disputas que no permiten ponerse de acuerdo para resolver tantos problemas que hay, y que afectan el bienestar de millones de personas, incluyendo niños y ancianos, los más vulnerables. La herencia española sigue reflejándose con casi un cuarto del siglo XXI. “¡Viva el rey y abajo el mal gobierno!”, consigna de la Revolución de los Comuneros a finales del XVIII -con matices- está vigente hoy. El rey podría estar representado en el destronado Matarife, y el mal gobierno en Iván Duque.

Las huestes del uribismo, sobre todo los más recalcitrantes, siguen con el discurso pendenciero usado en la campaña electoral, como es el caso de José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegan) y su esposa, María Fernanda Cabal, senadora por el Centro Democrático, CD, que ‘olvida’ fácil todo lo mal que ha actuado. Sin escrúpulo aseguró: “Con la llegada de Petro a la Casa de Nariño “Una etapa difícil en la vida nacional estaba por empezar” por lo que era urgente empezar a “luchar por la libertad”. Ellos y el CD han violado los derechos humanos, la población se ha empobrecido y la corrupción se incrementó. ¿A qué libertad se refiere?

Ante esos discursos malsanos, el elegido mandatario no puede dejarse provocar y gobernar con inteligencia. No permitir que lo lleven al ruedo donde actúan quienes aspiran que Colombia continúe por el despeñadero y la violencia. Como expresó Fernando Carrillo Flórez el pasado 19 de junio en el periódico El País de España: “La salud de la democracia exige más que nunca diálogo social, inclusión, equidad, buen gobierno y ética pública, Lo otro será la ingobernabilidad política y social”. Él es director adjunto para América Latina de Prisa Media y fue procurador general de Colombia entre 2017 y 2020.

Así que, el presidente debe dedicarse a organizar e implementar su programa de gobierno en los temas que resumió BBC News Mundo: “Las propuestas que hizo de su programa de gobierno en temas cruciales como la seguridad y el conflicto armado, la economía, la educación, la salud, los derechos humanos, el medio ambiente, la corrupción y la política internacional”. Temas de vieja data y que le adeuda a Colombia: la clase política, quienes han gobernado, las instituciones del Estado, los gremios, y hasta la misma ciudadanía que ha estado detrás de políticos defendiendo un puesto, o un contrato.
 

La carta magna violada

En este artículo se abordarán los asuntos del medio ambiente y el de educación, cuestiones que de alguna manera son transversales con los otros. Se hará alusión al informe que divulgó BBC News Mundo sobre esas propuestas. Acerca de la educación: “Acceso universal y gratuito a la atención integral de la primera infancia (0 a 6 años). Garantizar el acceso y permanencia en el sistema educativo a través de la búsqueda activa de la población desescolarizada. Garantizar transporte, apoyo a las familias y extensión de la jornada educativa. Garantizar el acceso de jóvenes a la educación pública, gratuita y de calidad a nivel tecnológico y universitario”.

Fuera de lo anterior, “liberar de las deudas a todos los usuarios del sistema de préstamos educativos al Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos (Icetex). Veamos apartes de lo que se dice en la Constitución Política de Colombia. Artículo 67. “La educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la cultura. La educación formará al colombiano en el respeto a los derechos humanos, a la paz y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente”.

Agrega esa norma: “El Estado, la sociedad y la familia son responsables de la educación, que será obligatoria entre los 5 y los 15 años de edad y que comprenderá como mínimo, un año de preescolar y nueve de educación básica. La educación será gratuita en las instituciones del Estado, sin perjuicio del cobro de derechos académicos a quienes puedan sufragarlos. Corresponde al Estado regular y ejercer la suprema inspección y vigilancia de la educación con el fin de velar por su calidad, por el cumplimiento de sus fines y por la mejor formación moral, intelectual y física de los educandos; garantizar el adecuado cubrimiento del servicio y asegurar a los menores las condiciones necesarias para su acceso y permanencia en el sistema educativo”.

Termina el precitado artículo: “La Nación y las entidades territoriales participarán en la dirección, financiación y administración de los servicios educativos estatales, en los términos que señalen la Constitución y la ley”. ¡Qué maravilla es la constitución del 91! Como quien dice: si se hubiese cumplido no se tendría parte de la niñez en la calle, en el rebusque, ayudándole a sus padres o delinquiendo y consumiendo droga. Habría que preguntar: ¿A quiénes se condenan porque han violado la carta magna?

Universidad gratis: ¿para quiénes?

¿Será que Petro sí va a cumplir con ese mandato constitucional? ¿Y quiénes se opongan a su cumplimiento, tendrán castigo? Sobre la educación superior hay otros interrogantes: ¿está bien plantear educación gratuita y acceso para todos quienes terminen la educación básica? ¿No será más prudente plantear que quienes no disponen de recursos económicos y quieren de verdad estudiar, dispongan de todas las ayudas para lograrlo? Es decir, que se le ofrezca alimentación, asistencia en salud, vivienda, transporte, portátil, libros básicos, elementos de laboratorio, medios para una sana recreación, etc. Y, que la actitud y aptitud en el estudio sea la garantía para continuar recibiendo la ayuda.

“Les solicito a los alcaldes y gobernadores del país alistar lotes con títulos saneados para construir las sedes universitarias y colegios. Universidades que sustentarán la infraestructura de una sociedad del conocimiento”, publicó Petro en su cuenta de Twitter. Es bien conocido que la arena y el cemento han servido para que los corruptos se queden con el presupuesto. ¿Se tiene previsto cómo controlar la corrupción? ¿Hay un diagnóstico del personal profesoral, en número y calidad para asumir ese reto del aumento de la población estudiantil? ¿Cuál va a ser el control para que la universidad no sea una fábrica de cartones como ya pasa en algunas?

Otras necesarias inquietudes: ¿Se ha pensado que debe haber una relación entre el número de técnicos, tecnólogos e ingenieros? ¿Dónde están o estarán los puestos de trabajo para todos los profesionales? ¿No se corre el peligro de que la consigna: ¿universidad gratuita y para todos, además de afectar la calidad, como ya ha pasado en Argentina y México, genere una masa de población decepcionada, mayor a la actual, porque no consigue trabajo? Otro factor a tener en cuenta es la calidad del bachiller que llega a la universidad, con limitaciones en lectura y escritura, matemáticas, capacidad de concentración y atención, elementos importantes que debe tener un estudiante. Ese fenómeno se manifiesta desde los 90, pese a lo plasmado en el artículo 67 de la carta política.

No más asesinatos de líderes ambientales

El planeta no aguanta más: inundaciones y sequías, incendios forestales, deshielo, intereses económicos por encima del bien común y de la naturaleza, explotación minera desmedida, hidroeléctricas sin control del daño ecológico y la afectación social: Y lo peor, asesinatos a líderes sociales que luchan por detener la destrucción de la Pachamama. Colombia no se queda atrás en la destrucción del Amazonas, la diversidad biológica del Chocó, sus recursos hídricos. Lastimosa y tristemente, también se ‘destaca’ en el asesinato de defensores del medio ambiente: 65 en el 2020.

Es natural que, ante esa situación, los presidentes hayan dicho que defendían el medio ambiente, pero todo se iba en discursos, y declaraciones mentirosas. Ahora, con el recién elegido, en su programa de gobierno está este asunto que BBC News Mundo presentó así: “Desescalamiento gradual del modelo extractivista. Prohibir la exploración de yacimientos no convencionales, detener los proyectos piloto de fracking. Acelerar la generación de energías renovables (eólica y solar)”.

En ese reconocido medio internacional igualmente se refirió a “estimular la implementación de proyectos de hidrógeno. No se otorgarán nuevas licencias para la exploración de hidrocarburos, ni se permitirá la gran minería a cielo abierto. La extracción de las reservas actuales de combustibles fósiles se destinará al consumo interno. Financiar proyectos de energías limpias por parte de pequeños productores y cooperativas. Transición progresiva de transportes de carga y pasajeros del diésel hacia modos férreos y energías limpias. Exigir a las empresas mineras la rehabilitación de las áreas intervenidas y la descontaminación de los ríos”.

No podía faltar la protección de páramos, cuencas abastecedoras de los ríos y las destinadas a la generación de energía y proyectos mineros. Así como promover un frente americano de lucha contra el cambio climático que incluye rescatar la selva amazónica mediante la obtención de dividendos por absorción de carbono. Que las autoridades indígenas y comunidades afrodescendientes tengan autoridad ambiental en sus territorios; y separar las funciones de gestión ambiental y de autoridad. Transformar áreas de conflictos por usos de suelo en zonas forestales, agrícolas, agroecológicas y agrosilvopastoriles. Y nada de aspersiones con glifosato y sustancias tóxicas de alto impacto. Finalmente, garantizar la protección de personas y colectivos que defienden los derechos ambientales. “Pisa mucho callo” estas propuestas, pero solo así se detiene nuestra propia destrucción.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net