Ciencia y Tecnologí­a / JUNIO 19 DE 2022 / 1 mes antes

Rechazo al debate, miedo latente

Autor : Diego Arias Serna

Rechazo al debate, miedo latente

Un gran debate, de frente y con seriedad, entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández - enmarcado por la sustentación respetuosa de sus propuestas - era lo que esperaba con enorme expectativa el pueblo colombiano.

“Campaña sin debates en la recta final, sin la posibilidad de escuchar a los dos candidatos en un mismo escenario defendiendo sus tesis en frente de los colombianos”: Edwin Bohórquez Aya.

Aunque a mediados de la semana el Tribunal de Bogotá ordenó a los candidatos a la presidencia de Colombia, Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, programar al menos un debate a más tardar el jueves 16 de junio, lo que planteó Edwin Bohórquez Aya, periodista y gerente digital de El Espectador, en ese mismo periódico, no pierde vigencia, porque el debate entre los dos candidatos tuvo que ser de varias sesiones, para que las propuestas que ellos tienen para ejercer la presidencia pudiesen ser expuestas con claridad. La sentencia del Tribunal fue producto de una tutela presentada por un grupo de personas. 

Sin embargo, el ‘ingenio’ del ingeniero Hernández, o de sus asesores, desacató la orden de el Tribunal, y no se dio la confrontación de ideas. Lo que piensan los dos candidatos siguió ‘encarcelado’, al menos las ideas de Hernández, porque Petro sí que ha planteado, en diferentes medios, lo que piensa hacer. Pero lo importante no es lo que se haría en la presidencia sino el cómo, cuáles serían los planes a desarrollar para los cuatro años y cómo garantizar que esas propuestas se vuelvan compromisos del Estado, porque se sabe que un asunto como el del medio ambiente, y otros, no se resuelven en el periodo presidencial. 

Infortunadamente, los políticos, casi todos, en las últimas décadas, tienen un bajo perfil intelectual, que se refleja en las campañas para llegar al primer cargo de la nación, y si países como Italia, por citar un caso, que ha sido cuna del pensamiento, llegó a la presidencia Silvio Berlusconi Bossi, quien  el 24 de junio de 2013 fue condenado en primer grado a 7 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por constricción a la prostitución de menores y abuso de autoridad en el Proceso Ruby, qué se puede esperar de los políticos colombianos, en buen número permeados por la corrupción, el narcotráfico y hasta en asuntos sexuales. 

¿Cómo no va haber desconfianza de los políticos cuando, sobre todo con la llegada del neoliberalismo, han ido feriando los pocos activos tan valiosos como hospitales y el resto de sistema de salud, Telecom, Ecopetrol, etc.? Igualmente, las universidades del Estado son vistas como negocio y cuotas del poder burocrático para que sirvan de cantera del caudal electoral. Por eso es sano mostrar lo que expresa sobre el neoliberalismo, Richard Sennett, sociólogo de EE. UU. y profesor de la London School of Economics, quien ha estado vinculado con la universidad de Columbia y ha sido consultor de Naciones Unidas.

Milagro económico para unos pocos

El neoliberalismo tiene que ver sobre el estado de pobreza de muchos países, entre ellos Colombia, o mejor, el problema viene de tiempos antes de ese engendro económico, pero se aceleró con él, aunque ese ‘gran’ presidente - César Gaviria - afirmaba durante su mandato que la economía se iba a dinamizar y miles de pobres saldrían de su paupérrima situación. Al mirar el panorama de la sociedad colombiana desde inicios de la década de 1980 a la fecha, se puede apreciar ese ‘milagro’ sólo para unos pocos. Ese sería un punto que tendrían que haber debatido los dos candidatos a ocupar la jefatura del Estado. 

Antes de enseñar lo que manifiesta Sennett sobre el neoliberalismo y los políticos; y más importante aún, qué papel debería jugar la sociedad civil, es conveniente abrir una ventana para mostrar lo que han afirmado Petro y Hernández durante la campaña electoral.

Paro ello se hará uso de lo que se publicó al respecto el 12 de junio en el periódico El País, de España, que le dedicó dos páginas, una para cada candidato. La de Petro, la redactaron Juan Diego Quesada y Santiago Torrado y la titularon: “El último Everest de Aureliano”; y la de Hernández, escrita por C. Oquendo y S. Palomino, la llamaron: “El constructor que ve el país como un proyecto inmobiliario”. 

El antetítulo de Quesada y Torrado expresa: “Gustavo Petro, que militó en una guerrilla urbana en la que su alias era el nombre de un personaje de García Márquez, ha dedicado su vida a llegar a la presidencia”. Por su parte, Oquendo y Palomino presentaron como antetítulo: “Rodolfo Hernández, el candidato que asegura que las mujeres deben permanecer en casa, es un pragmático que todo lo calcula como una obra que fuera a vender”. 

La parte dedicada a Petro resalta: “En 1985 fue detenido y torturado por los militares. En Europa se hizo ecologista y ahora busca cambiar el modelo económico”.  El medio periodístico presenta un recuadro subtitulado: Las frases del candidato. “Las reformas implican pisar callos de privilegios”, “La clase política se volvió corrupta por el dinero fácil, vía impuestos y regalías”, “Las violencias contra la mujer se deben volver la cúspide del código penal”, “EE. UU. es el gran emisor mundial por carbón y petróleo. Nosotros, con el Amazonas, tenemos la esponja. Hay que llegar a un acuerdo”, “Si hoy Fajardo estuviera en mi lugar, le votaría. Sé escoger entre corrupción y decencia”.  

¿Qué las mujeres se dediquen a criar hijos?

Quesada y Torrado también escribieron con relación a Petro: “En 1991 fue por primera vez congresista, pero se tuvo que exilar en Bélgica: los guerrilleros que se metían en política eran asesinados”. Luego añadieron: “De vuelta al país, en 1998, volvió al congreso para convertirse en uno de los más admirados legisladores de oposición. Allí fue el látigo del presidente Álvaro Uribe (2002-2010). Denunció tanto las alianzas entre políticos y paramilitares como el espionaje del servicio secreto, que él mismo sufrió”.    

Por su parte Oquendo y Palomino subrayaron, refiriéndose a Hernández: “Audios filtrados en la campaña lo presentan como un hombre colérico”. “Un periodista dice que como alcalde de Bucaramanga fue “desastroso”. En el recuadro: “Así se expresa el aspirante”, se plasmó lo siguiente: “El ideal sería que las mujeres se dedicaran a la crianza de los hijos”, “A la mujer le tocó ponerse a trabajar para aportar y complementar los gastos de la casa”, “El gobierno para solucionar los problemas se inventa delitos”, “Están intentando matarme y no a plomo, es a cuchillo”, dijo sobre un supuesto plan para asesinarlo, por ahora inexistente, según las autoridades.                   

Ellos también subtitularon: “El mantra de la corrupción”, en alusión al exalcalde de Bucaramanga: “Su lema para llegar a la presidencia es “no robar, no mentir y no traicionar”. Aunque esa apuesta tiene un enorme lunar: Hernández está acusado de presunta participación en la adjudicación ilegal de un contrato. Pero este caso, que lleva la Fiscalía, es solo una pequeña fracción de un escándalo más grande llamado Vitalogic, que involucra a su hijo en el cobro de una comisión millonaria”.  

Con la anterior presentación de los periodistas de El País, esperamos que los lectores tengan una mejor imagen del ideario propuesto tanto por Petro como por Hernández, como candidatos presidenciales. Ahora se pasa a exponer las afirmaciones del sociólogo Richard Sennett, siguiendo una entrevista que concedió al periódico El País de España publicado el pasado 12 de junio.   

Desertificación y sequía política

El 17 de junio fue el Día de la Desertificación y la Sequía, y así como el planeta sigue su proceso de degradación, los gobiernos, los políticos, los empresarios, algunas ONG, etc. presentan un proceso similar al de la Tierra. Según la página web de la ONU, se estima que para 2050 las sequías afecten a más de las tres cuartas partes de la población mundial. Expresa allí que hay más de 2.300 millones de personas que sufren problemas a causa de la escasez de agua. Se trata de unas cifras crecientes y preocupantes, máxime considerando que uno de cada cuatro niños en el mundo se verá afectado por este fenómeno de aquí a 2040, de acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

Así como ningún país es inmune a la desertificación y la sequía, todas las naciones están expuestas a los flagelos que corroen la sociedad y corrompen los gobiernos y, por tanto, la democracia. Por eso, el sociólogo Richard Sennett, en la entrevista concedida a Berna González Harrour, (BGH), titulada: “Richar Sennett: “Cuanto menos capaz es el político, más narcisista es”. Resalta el periodista: “El pensador de Chicago es un descreído de la evolución neoliberal del capitalismo. Desea que la sociedad civil recupere la representación colectiva en un mundo empresarial que nos deja aislados”.

Pregunta BGH: ¿La globalización ha fracasado? R: Ha fracasado para la mayoría, no para la élite. No ha traído muchos beneficios a grandes masas de la población como se prometió. Pregunta: ¿Los partidos y los gobiernos ya no piensan en nosotros? ¿No es horrible? R: Es terrible, sí. Detrás de ellos, sin embargo, surge una cierta acción pública que va a afrontar esta inestabilidad anárquica: ocurre en países pobres. En Bombay hay grupos civiles, vecinos que ayudan, debemos aprender de quienes están en la extrema adversidad: cómo lograr patrones colectivos en lugar de confiar en la política. La clase política se está degradando progresivamente.

Esa degradación en Colombia es muy manifiesta cuando se han hecho alianzas entre la corrupción del gobierno, el narcotráfico y múltiples bandas criminales. Y así como para detener la desertificación y la sequía hay que sembrar árboles, para contener la destrucción de la clase política, la degradación de los gobernantes y salvar la democracia, hay que ‘sembrar’ valores desde la cuna, la familia, la escuela, la sociedad, el periodismo, las redes sociales (asunto difícil), el deporte, etc.  

Lea también: Políticos y mafias: ¡qué peligro!   



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net