l

Ciencia / FEBRERO 25 DE 2024 / 1 mes antes

Colombiana triunfa en el aeroespacio

Autor : Diego Arias Serna

Colombiana triunfa en el aeroespacio

Concentración, enfoque, perseverancia e inmensos deseos de salir adelante, son entre otros, los atributos de Diana Trujillo, directora de vuelo de la Nasa.

“Cincuenta años después de esa cuenta atrás que nos llevó a pisar la luna, las teorías de quienes recelan o no creen que esa gesta llegó a hacerse realidad, siguen circulando”: Sara Romero, periodista.

Después de una brillante carrera aeroespacial, el pasado 2 de febrero la caleña Diana Trujillo es nombrada directora de vuelo del Centro de Control de Misión del Centro Espacial Johnson (JSC) de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (Nasa), integrando un selecto grupo con capacidad de dirigir equipos de controladores de vuelos, expertos en investigación e ingeniería y personal de apoyo en todo el mundo, encargados de mantener la seguridad de los astronautas en el espacio. El JSC emplea cerca de 3000 empleados, incluyendo 110 astronautas

El JSC es una instalación de la Nasa para actividades tripuladas espaciales, ubicada en Houston, Texas, EE.UU. Junto con los centros de control, coordina y supervisa todos los vuelos tripulados y vigila la Estación Espacial Internacional (EEI), proyecto de colaboración multinacional entre cinco agencias espaciales: Nasa, Roscosmos (Rusia), Jaxa (Japón), ESA (Europa) y la Agencia Espacial Canadiense.  

Además de su nombramiento como directora del JSC, Diana es responsable del retorno del hombre a la Luna, es decir, del programa Artemis, o Artemisa, que tiene como objetivo el regreso de astronautas al suelo del satélite terrícola. Siendo ella una enamorada de la investigación espacial, su nombramiento es como tener una “luna de miel” con la Nasa. Hay que destacar que - en 65 años de historia de esa institución - ella es la primera colombiana en ser designada directora de vuelo.  

La última vez que un humano pisó el satélite fue en 1972, y 50 años después EE. UU. revió la historia iniciada el 16 de julio de 1969 cuando Neil Armstrong, responsable de la misión Apolo 11, posó un pie sobre la Luna; a él se le debe la frase: “un pequeño paso para un hombre, pero un gran paso para la humanidad”.  

¿Quién es la ilustre caleña?

Diana Trujillo es una sencilla mujer que después de terminar su bachillerato en el Colegio Internacional Cañaveral de Cali, con 17 años, 300 dólares y sin hablar inglés, tomó la decisión de volar a conquistar el sueño americano en compañía de su madre. Quimera que le ha permitido observar el espacio, después de un gran esfuerzo. Llegó a Miami, consiguió el primer trabajo, pudo sobrevivir trabajando inclusive limpiando casas, e hizo el esfuerzo por aprender inglés. Con 23 años se matriculó en la Universidad de la Florida y en 2007 se graduó de Ingeniera Aeroespacial en la Universidad de Maryland en Baltimore.

En entrevista con Noticias Univisión Washington DC, explicó la razón de estudiar esa ingeniería, esto expresó: “siempre me causaba curiosidad ver el cielo, mirar las estrellas, entender que de pronto hay algo más allá, algo que no entendía, pero que tenía qué descubrir”. Vinculada a la Nasa en 2008, trabajó en el Centro de vuelo espacial Goddard del programa Constellation y el Laboratorio de Propulsión a Reacción, desempeñando varios funciones. 

Fue responsable de garantizar que el muestreo de Curiosity cumpliera con sus objetivos científicos, al tiempo que mantenía la seguridad operativa. Esta misión fue la apuesta más ambiciosa de la Nasa en la exploración de Marte. La nave incluía un astromóvil de exploración marciana. Diana estaba presente en el Laboratorio de Propulsión a Reacción cuando el aparato aterrizó en Marte en agosto 2014 y ese año fue promovida a jefe de misión. 

Estuvo a cargo del equipo de ingenieros que desarrolló el brazo robótico del Perseverance, una de las misiones más completas de la Nasa en los últimos años. La vallecaucana narró en castellano la llegada de la nave a Marte. Sobre esta misión, Juan Miguel Hernández Bonilla, reportó desde Bogotá, para el periódico El País de España, el 19 de febrero de 2021, que la científica colombiana se había convertido en ejemplo e inspiración para miles de mujeres latinas que sueñan con trabajar algún día en la Nasa. Trujillo insiste en que contar en castellano la llegada del Perseverance a Marte ayuda a que muchas niñas y niños de América Latina y España se enamoren de la ciencia y del espacio.

Leer: Tecnologías limpias a partir de residuos de la cascarilla de arroz

Se busca vida microbiana en Marte

Unas horas después de terminar la transmisión en vivo del programa Juntos Perseveramos, que ha tenido más de un millón y medio de visualizaciones, la caleña le contó a El País los detalles del exitoso aterrizaje de la nave y los objetivos de la misión. Según la investigadora, el Perseverance tiene toda la tecnología necesaria para encontrar rastros de vida microbiana de hace miles de millones de años en el cráter Jezero del planeta rojo.

EP: ayer fue la primera vez que la Nasa transmitió en español la llegada de una nave a otro planeta y usted fue la encargada de narrar el proceso. ¿Cómo vivió esa experiencia? DT: “Fue espectacular. Desde hace mucho tiempo yo quería que se transmitiera en español un aterrizaje planetario. Llevaba meses insistiendo. Todo salió muy bien. El objetivo era que este momento histórico llegara no solo a los científicos y a los ingenieros que hablan inglés, sino a las abuelas, los abuelos, las mamás, los papás y sobre todo a las niñas y niños de América Latina y España”.

EP: además de contarle al mundo hispano los detalles del aterrizaje, usted desempeñó un papel muy importante en el desarrollo del Perseverance, ¿cuál fue su rol específico? DT: “hace poco me nombraron una de las directoras de vuelo. Antes fui la encargada de liderar el equipo que diseñó el brazo robótico de la nave y de construir los dos instrumentos que nos van a ayudar a demostrar si en el pasado hubo vida en Marte”.

EP: ¿Cómo fue el proceso? DT: “trabajamos muchísimo, 24 horas al día durante muchos meses para terminar de ensamblar el robot Persy [en femenino]. No paramos nunca, ni fines de semana, ni diciembre, ni fiestas. Nos íbamos rotando entre los miembros del equipo para no perder ni un minuto. Cuando la nave estuvo lista la llevamos a Cabo Cañaveral en Florida. Despegó el 30 de julio del año pasado, hace casi seis meses. Perseverance viajó 480 millones de kilómetros a 20.000 kilómetros por hora. El reto era poder bajar esa velocidad a cero para aterrizar sin problemas. Lo logramos. Fue muy emocionante”.

Esta misión es la más avanzada de la Nasa, por todos los equipos que llevó; entre otros, el primer instrumento para hacer oxígeno en la superficie de Marte. El retorno a la Luna, servirá, para usar el satélite como ‘puente’ para futuras misiones a Marte, es decir, será una base de relanzamiento en los viajes al planeta Rojo.  Además, se continúa la investigación sobre el satélite.  

 

¿Qué aportaron los viajes a la Luna?    

El próximo 20 de julio se cumplirán 55 años de la llegada del hombre a la Luna, y desde ese día glorioso para la ciencia y la tecnología, susurran los amantes de las teorías conspirativas que afirman: todo ha sido una mentira. Pero en total han sido seis misiones que han estado en el satélite que ha inspirado a poetas, compositores musicales, leyendas de amor, etc. Con Armstrong, son12 astronautas que observaron desde allá la todavía hermosa Tierra, que estamos destruyendo.  

¿Para qué han servido esos viajes? Siguiendo a la Asociación Española de Comunicación Científica, respondamos a la pregunta presentando algunos beneficios logrados con el Programa Apolo: ropa de refrigeración interna, muy útil para quienes trabajan en reactores nucleares, enfermos de esclerosis y niños con trastornos genéticos como la displasia ectodérmica anhidrótica; al igual que máquinas para diálisis renal, dándole al paciente calidad de vida. 

Sumado a ello están los materiales aislantes que protegieron del calor y la radiación a los astronautas, ahora usados en viviendas; filtros de agua, que en el programa Apolo se usó, entre otras aplicaciones, para eliminar bacteria, virus y algas en los sistemas de abastecimientos de ese líquido; edificios ecológicos utilizando trajes espaciales, etc. 

Tecnología nueva que, posteriormente, mediante lo que se conoce como spin-off o transferencia de tecnología espacial, se está aplicando al mundo civil. Por supuesto, las telecomunicaciones se han visto muy beneficiadas con el desarrollo de la investigación espacial. Entonces, sí han sido útil los vuelos espaciales.

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Comentarios Bloqueados solo suscriptores

  • Suscríbase a nuestra página web y disfrute un año de todos nuestros contenidos virtuales.

Acceda sin restricciones a todos nuestros contenidos digitales


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net