Ciudad / JULIO 17 DE 2018 / 2 años antes

A 4 años y 6 meses fue condenada Aura María Zapata por caso de valorización

A 4 años y 6 meses fue condenada Aura María Zapata por caso de valorización

Los delitos por la que es acusada son peculado y concierto para delinquir. Su defensa no apeló y la decisión quedó en firme 

Un Juzgado Penal del Circuito de Conocimiento de Armenia condenó a 4 años y 6 meses a Aura María Zapata, funcionaria de la Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia, Edua, y quien fue capturada el pasado 7 de abril, según la Fiscalía, por haber participado en el detrimento patrimonial con el desfalco de valorización. (Vea: Exalcaldesa no aceptó 6 delitos que le imputaron; 4 implicados se consideraron responsables)

Según el ente persecutor, su abogado no apeló la decisión y de esta manera se convirtió en la primera personas en ser condenada, de los siete investigados. Asimismo, por haber aceptado los delitos, recibió un descuento en la pena que deberá pagar en la cárcel Villa Cristina, lugar donde se encuentra recluida. 

“La Fiscalía logró las primeras condenas de la operación denominada ‘Díez… por Ciento’, que puso al descubierto irregularidades en el manejo de los recursos que por valorización recaudó la Alcaldía de Armenia en 2014, y evidenció el favorecimiento de un grupo de contratistas para que se quedara con las obras de infraestructura vial en la ciudad”, dice el comunicado de la Fiscalía.

Recomendado: Sebastián Congote fue condenado, en primera instancia, a 6 años y 3 meses de prisión

Aura María Saldarriaga, exfuncionaria de la Edua, fue sentenciada a cuatro años y medio de prisión luego de aceptar su responsabilidad en los hechos investigados

 

Pruebas de la Fiscalía

“De los elementos probatorios en poder de la Fiscalía se pudo establecer que la implicada, en asocio con Sebastián Congote, condenado en primera instancia, el pasado lunes 16 de julio, se concertaron con Francisco Valencia Salazar, esposo de Luz Piedad Valencia Franco y Fernando Diez Cardona, entre otros, para cometer delitos contra la administración pública, entre ellos el de peculado por apropiación en favor de terceros.

“La señora era una de las personas encargadas, al igual que Congote Posada de recibir de parte de Diez Cardona el dinero proveniente del anticipo de contratos para ser entregados a Valencia Salazar, los cuales eran producto de las dádivas exigidas por este. Es decir que antes de ser licitados ya estaban asignados con nombre propio, los mismos incumpliendo lo preceptuado en el régimen de contratación.

Recomendado: Así fue la investigación que llevó a la captura de Luz Piedad Valencia y su esposo

Con conocimiento del origen de los recursos públicos se prestó para entregar los dineros producto del ilícito a Valencia Salazar”

 

Antecedentes

Entre marzo y abril del presente año, la Fiscalía logró la captura y judicialización de 13 personas -funcionarios, intermediarios y contratistas- vinculadas a las investigaciones por el presunto direccionamiento irregular de los planes de desarrollo vial de Armenia a un grupo específico de constructores.

En las indagaciones, la Fiscalía constató que la exalcaldesa, Luz Piedad Valencia Franco (2012-2015), obtuvo del concejo municipal aprobación para realizar cobros de valorización y así financiar obras como puentes y vías, entre otras. Asimismo, la entonces mandataria expidió un acuerdo con el que facultó a las distintas secretarías del despacho para realizar contrataciones directas o procesos contractuales con absoluta independencia.

Le puede interesar: “Nadie tiene confianza en la valorización en este momento”: Concejal Agudelo

Ese aparentemente marco administrativo y legal habría servido para que el constructor Fernando Díez Cardona y Francisco Javier Valencia Salazar, esposo de la exalcaldesa, pactaran que toda la contratación de las obras por valorización en Armenia, que ascendía a $111.262’735.728, quedara en manos de dos uniones temporales, en las que figuraban las empresas de Díez Cardona y algunos de sus socios.

El acuerdo presuntamente se pactó con una entrega inicial de $300’000.000 y el pago de dádivas que correspondían al 10% del valor total de los contratos, cerca de $12.000’000.000 desembolsados en efectivo, que supuestamente salieron de los anticipos reconocidos a los constructores.

Adicionalmente, las indagaciones pusieron al descubierto que todos los contratos fueron formalizados sin que mediaran los diseños previos, los cuales fueron realizados posteriormente por los constructores de las obra. Igual situación habría ocurrido con las interventorías, que quedaron en manos de empresas conformadas por los contratistas.


Redacción 
LA CRÓNICA 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net