Ciudad / ABRIL 15 DE 2021 / 3 semanas antes

Buscan desalojar a extrabajadores de almacenes El Lobo del edificio Gómez

Autor : Gustavo Ossa García

Buscan desalojar a extrabajadores de almacenes El Lobo del edificio Gómez

Los extrabajadores de El Lobo llevan 22 año viviendo en el edificio. Foto : John Holmes Cardona N.

Después del terremoto de 1999, 5 familias habitan en la edificación. 

El edificio Gómez, ubicado sobre la carrera 16 con calle 17 esquina, en pleno centro de Armenia, uno de los sitios más emblemáticos por haber sido el punto de operación del desaparecido almacenes El Lobo, hoy es foco de un conflicto legal en el que se busca desalojar a  5 familias, de exempleados del almacén, que habitan allí desde que en 1999 perdieron sus viviendas. 

 Luis Fernando Gómez Giraldo, uno de los poseedores del edificio y exdirectivo del almacén explicó. 

A raíz del terremoto, viendo que a muchos de los exempleados de la firma se habían quedado sin casa, opté por invitarlos a vivir aquí. Al principio eran unas 20 familias, pero por rumores de supuesto debilitamiento de la estructura muchos optaron por irse. Hoy unas 5 familias permanecen viviendo de manera gratuita, solo pagan servicios”.

Gómez Giraldo advirtió  que este edificio se encuentra en óptimo estado estructuralmente hablando, según una prueba de patología de estructuras  realizada por el ingeniero Osvaldo Escobar Muriel, lo que puso fin a los rumores de supuesto riesgo de colapso. 

Ofelia Gómez Aristizábal, es una de las exempleadas de El Lobo, que desde 1999 habita en este lugar. Cuenta que comenzó a trabajar con sus familiares —los Gómez— hacia el año de 1962 en Bogotá, en una de las 3 sucursales de almacenes El Lobo en el país. Inició como facturadora y 6 años más tarde regresó a la capital quindiana para continuar laborando.

“Una vez en Armenia me vinculé con la empresa nuevamente, esta vez como auxiliar contable hasta el día del terremoto —25 de enero de 1999—. Ese día recuerdo que salí a almorzar y nos cogió el temblor. Yo manejaba las llaves del almacén y recuerdo que ese día no me dejaron entrar porque todo este alrededor estaba acordonado; entonces nos fuimos para la casa. Ese fue mi último día de trabajo”.

Y agregó: “A mi se me cayó la casa, que estaba ubicada en la calle 20 número 22-58, cerca del colegio San José. Entonces, Luis Fernando me llamó y me pasó nuevamente las llaves y me dijo que miráramos donde nos acomodamos. En febrero de ese mismo año yo llegué y desde entonces vivo aquí”.

Sin embargo, tanto a doña Ofelia, como a las demás familias, en este momento las tratan de invasores, ya que una de las 3 matrículas inmobiliarias, que configuran la edificación, fue vendida.

Lo que se compró

Un comprador inició un proceso reclamando derechos sobre buena parte del edificio, sin embargo, argumentan los poseedores que  esta persona compró una mínima parte del lugar, el cual fue construido sobre tres matrículas inmobiliarias diferentes.  

No tiene régimen de propiedad horizontal y por lo tanto corresponde a una comunidad; tanto el edificio principal como el edificio por la calle 17, que se anexó aprovechando escalas y ascensor. 

“Unos señores compraron una matrícula inmobiliaria, que dentro del proceso de liquidación  es un lote medianero entre los 3 lotes de la carrera 16, quiere decir compraron el de la mitad. Tienen un derecho indeterminado, pues aquí los únicos que tenemos un derecho ya reconocido en una primera diligencia somos los que estamos aquí sobre un área determinada”, explicó Gómez Giraldo.

Derecho adquirido

El exdirectivo de almacenes El Lobo comentó que, debido a situaciones ajenas, a un comprador en Pereira le hicieron pensar que estaba adquiriendo el edificio, cuando en realidad estaba comprando una parte de la tan solo una parte de la estructura en la que moran 5 familias desde hace 22 años.

Tanto Gómez Giraldo, como los demás poseedores tienen derechos sobre este edificio, reconocidos en el año 2018 mediante proceso judicial que se había iniciado para entonces y que además de otorgarles la razón, multó a la contraparte.

“Yo soy poseedor legítimo desde el día del terremoto, exactamente cuando se cerró El Lobo y tanto ellos como yo tenemos una serie de derechos por haber pasado más de 10 años viviendo aquí de manera ininterrumpida, sin oposición de nadie y de manera pacífica  y con ánimo de señor y dueño”.

¿Una estafa?

Insiste Gómez Giraldo que los compradores fueron engañados por el liquidador, quien les hizo creer que el objeto de la compra o negocio era el edificio y se encontraba con un contrato de arrendamiento y afirmó: “Entendemos que los compradores deben estar desesperados en una estafa, pero nosotros no tenemos por qué pagar con las consecuencias de este error”, indicó.

Proceso irregular

En tal sentido, se inició con un proceso de entrega del edificio para lo cual se fijó una audiencia que se reanudó ayer sobre las 8: 15 a. m., que no se pudo llevar a cabo.

Actualmente, sobre este predio unas 25 entidades financieras tienen porcentaje de participación, quiere decir que no hay un solo propietario a quien reclamarle. 

Propiedad

Cabe señalar que una forma de adquisición se da cuando se ha poseído un bien por un lapso de tiempo determinado. Anteriormente se establecía un término de 20 años, pero en la actualidad quedó en 10 años. 

Lo que sigue

Según Yimmy Galvis Torres, abogado apoderado de varios de los poseedores del edificio.

 “El día lunes había iniciado audiencia en la que hubo varias objeciones e inconvenientes que presentamos en calidad de representación de los poseedores y se encontró que no hay claridad  en las direcciones sobre las cuales se pretende realizar la diligencia de entrega,  lo cual se constituye en un imposible para avanzar”. 

Error de competencia

Otro de los puntos polémicos corresponde a un proceso de comisión por parte del Juzgado Primero Civil del circuito a la inspección segunda, organismo que ya no existe y cuyas funciones recaen sobre la inspección  de comisiones civiles, por lo cual se espera que de fondo sea el despacho judicial quien clarifique las competencias para continuar con el proceso y definir el futuro de las 5 familias.

En el año 2018, se les reconoció el derecho de poseedores legítimos tras enfrentar un proceso de reivindicación que ganaron y condenaron en costas a la contraparte. 
 

Recomendado: En 2020, departamento transfirió $1.092 millones para Centros de Bienestar del Adulto Mayor

Sobre el edificio 

El edificio Gómez es una torre esquinera de 5 pisos con sótano y amplia terraza, calculada y diseñada por el ingeniero Luis Alberto Gómez Salazar y en el que se instaló el segundo ascensor de la ciudad. 

Con este edificio iniciaba la transición del bahareque al concreto y hierro, materiales que en ese momento fueron importados desde Inglaterra y Alemania respectivamente, aprovechando la capacidad comercial e importadora de los hermanos Gómez.  En Armenia iniciaba  el influjo del italiano Antonio Bernardi De Fina, autor de buena parte de los diseños de la época.

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net