Ciudad / SEPTIEMBRE 03 DE 2021 / 1 mes antes

Circo varado en Armenia volverá a tener funciones

Autor : Gustavo Ossa

Circo varado en Armenia volverá a tener funciones

Entre 30 y 40 personas vivieron en estas carpas durante estos meses de pandemia.

Por un espacio de 2 meses este grupo artístico tendrá permiso para abrir sus ‘puertas’ con aforo del 50 %, cumpliendo las medidas de bioseguridad. 

Luego de estar cerrado por espacio de año y medio y haber sido el campamento para unas 40 personas, hoy se abre la carpa del Circo Star. La administración municipal de Armenia les permitió regresar a las funciones durante 2 meses a partir de hoy. En un gesto de ayuda, el municipio no les cobrará el uso del espacio, como una forma de permitirles recaudar lo correspondiente para dejar las inmediaciones del estadio Centenario, en 2 meses.

Luis Silva López, representante del Circo Star, contó sobre este anuncio. “Ha sido complicado puesto que en algunas ciudades del país ya habían dado la autorización  de reabrir con aforos limitados. Finalmente, logramos que nos dieran el permiso y hoy retornamos a las funciones”.

Silva López explicó que, en las noches el equipo de artistas, con instalación eléctrica provisional y plantas eléctricas portátiles, se dedicó a entrenar y recobrar su actividad en escena tras haber estado por fuera durante meses. Manifestó que no ha sido fácil para los acróbatas quienes sintieron los embates de la pandemia ocasionada por la Covid-19.

“Los trapecistas, por ejemplo, entrenaron hasta las 3 a. m. el pasado miércoles. Porque fue en cuestión de una semana cuando decidimos reactivar el lugar”, dijo.

De esta forma, acróbatas, payasos y malabaristas regresan a la carpa los viernes, sábados y domingos con 2 presentaciones, a las 6 p. m. y las 8 p. m. Un total de $10.000 por persona es el costo de la entrada.

Recomendado: #Cronicápsula | El circo que se varó en Armenia

El representante informó que tras esta serie de presentaciones guardarán todo el entable e indumentaria hasta nueva orden en 2 parqueaderos, el primero ubicado en La Tebaida y el segundo en Cartago, en el norte del Valle del Cauca. 

“Después de aquí de Armenia vamos a cerrar por lo menos durante este año y hasta que mejoren las condiciones. Es muy complejo el cambio constante de las reglas de juego en medio de la pandemia. Estamos ante un escenario cambiante que afecta al gremio de los espectáculos”.

La Covid-19

Manifestó que ninguno de los integrantes del circo ha resultado contagiado con el virus. “De los 40, unos 32 ya fueron vacunados. Restan 8 personas  que, cuando  se estaban vacunando, no llegaban al límite de los 18 años, esto nos deja como la gran moraleja que sin la salud no se puede hacer nada. Si en algún momento una cuarentena nos llegara a ocurrir ya aprendimos la lección”, dijo. 

Gratitud

Desde el mes de marzo del año 2020 la estructura organizacional del circo quedó atrás. La comida, así como  todos los elementos que llegaron producto de la bondad y la ayuda de los armenios y quindianos, era repartida entre todos. Nunca habían llegado a ver tanta comida junta, al punto que, en algunas oportunidades, salieron en sus vehículos y repartieron parte de las ayudas que les habían hecho llegar para que no se fueran a perder.

“Salimos a regalar lo que también nos habían regalado para entregar a las personas que habían expuesto un trapito rojo. Somos 40  y la comida llegó de sobra. Varias empresas e instituciones nos tendieron la mano y dejaban los números telefónicos en caso de que necesitáramos algo, solo estaba a la vuelta de una llamada”, explicó.

La pandemia 

Recordó que en marzo de 2020, cuando empacaba las cosas para salir hacia Ibagué, se quedaron varados en la capital quindiana, ante las medidas de aislamiento preventivo por la Covid-19. 

“Los encargados de mantenimiento y ventas  continuaron vendiendo productos tradicionales del circo —como las manzanas acarameladas y crispetas— en los distintos barrios y sectores del departamento. Además, hubo mucha acogida y se lograron hacer varias presentaciones privadas”, explicó. 

La pandemia obligó a cancelar las presentaciones y dejó a los integrantes varados, viviendo en la carpa. Luego acabaron con los ahorros que tenían y ahora están pagando la energía eléctrica mediante acuerdos de pago.

Los integrantes del circo vieron cerradas sus esperanzas durante varios meses, especialmente en la época de aislamiento obligatorio.

“El ser artista no es solo su acto, es un talento y condición innata. La vida es en torno al arte y cuando se separa de estas actividades se sufre mucho. El artista es sensible  y eso causa depresión, pero entre los demás integrantes se logró sobrellevar la situación. Por momentos nos imaginábamos que estábamos en una finca y la gente de Armenia se portó de una forma impresionante con nosotros” 

Los niños reciben su educación mediante la virtualidad. La carpa se convirtió en su hogar. El invierno reciente también ha sido un desafío para mantener en pie las tiendas y evitar los empozamientos. 
 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net