Ciudad / DICIEMBRE 05 DE 2020 / 1 mes antes

Obispo: “Ningún sacerdote de la diócesis de Armenia cobra por dar el bautismo” 

Autor : Carlos W. López R.

Obispo: “Ningún sacerdote de la diócesis de Armenia cobra por dar el bautismo” 

En la diócesis de Armenia siguen las restricciones para la celebración de los sacramentos con el fin de prevenir contagios de Covid-19 en los templos.

El líder de los fieles católicos en el Quindío desmintió las falsas acusaciones lanzadas contra supuestas transacciones.

El obispo de la diócesis de Armenia, monseñor Carlos Arturo Quintero Gómez, desmintió las acusaciones lanzadas por un periodista en sus redes sociales sobre que en la parroquia San Vicente de Paúl se cobra $100.000 por bautismo y se niegue brindar el sacramento si tanto los papás como los padrinos no son casados.  

“La provincia eclesiástica de Manizales conformada por las diócesis de Armenia, Dorada, Pereira y la Arquidiócesis de Manizales determinan los aranceles para cada año, en consenso y estos aranceles deben ser publicados por cada párroco en el despacho parroquial. En estos aranceles aparece muy claro que ningún sacerdote debe cobrar por el sacramento del bautismo, la comunión, la confirmación, la unción de los enfermos. Estos se administran gratis. Ahora bien, los fieles pueden dar una ofrenda que se registra en la contabilidad parroquial”, explica el líder de la comunidad católica por medio de un comunicado emitido el día de ayer. 

“No es cierto que la iglesia niegue el sacramento del bautismo cuando los papás no están casados sacramentalmente. De hecho, desde la Pastoral de matrimonio, vida y familia hacemos un acompañamiento a parejas que viven en unión libre, matrimonio civil, divorciados vueltos a casar, separados, viudos. Lo que sí se exige es que los padrinos deban estar casados o sean solteros, que puedan comulgar para acompañar con el testimonio a esta familia. Así mismo, los padrinos para los niños que serán bautizados deben estar confirmados, esta es una norma eclesial, entre otros requisitos del Código de Derecho Canónico”, dijo. 

En cuanto a la disposición de que las mujeres tengan madrina y los varones, padrino, ilustró acerca de que es una antigua tradición en la iglesia; además de una norma con la que se busca evitar los abusos que se puedan presentar como el hecho de que la novia quiere ser madrina de su novio o viceversa; que el esposo quiere ser padrino de la mujer con quien ha decidido contraer vínculo sagrado.  

“La iglesia tiene plena libertad de dictar sus normas y el obispo diocesano es el legislador natural. Lo único que se busca es salvaguardar la fe y custodiar la belleza espiritual de los sacramentos. De ahí la exigencia de una sólida preparación previa”. 

Frente a los señalamientos de haber faltado a una ceremonia, explicó: “El obispo es el celebrante oficial del sacramento de la confirmación y puede delegar en algunos sacerdotes. Este año, se decidió delegar a los vicarios foráneos, vicario general, canciller, vicario de religiosos y vicario de pastoral para que junto con el señor obispo pudieran desplazarse a todas las parroquias a celebrar el sacramento de la confirmación y en orden a cumplir con los protocolos de bioseguridad, debimos celebrar 2 y hasta 3 eucaristías, para evitar aglomeraciones y respetar el aforo del templo”. 

Manifestó que entregó estas disposiciones desde el mes de mayo de 2020, sin privilegios, teniendo en cuenta las condiciones de la pandemia de la Covid-19. 

“Con relación a los sacramentos, lo que hemos hecho en la diócesis de Armenia es corresponder a un clamor universal, frente al índice de contagios por la pandemia. Nuestra labor ha sido responsable, seria y comprometida, muy unidos a las normas decretadas por la presidencia de la República, por nuestro gobernador y los alcaldes de los diferentes municipios del departamento del Quindío. Normas de bioseguridad en consonancia con las exigencias de la secretaría de salud departamental y municipal”.  

Es de resaltar que las disposiciones de un obispo son de carácter vinculante, es decir, de obligatorio cumplimiento y las normas no buscan lesionar y ni generar malestar en los fieles, sino ayudar en la organización y disposición para los sacramentos. 

“Los fieles deben recordar que el obispo es garante de la unidad, de la comunión eclesial y no es un mandatario político, sino un guía religioso, revestido de una autoridad, que se vive en el servicio y ello implica, no una pastoral de las complacencias, sino una acción evangelizadora que propicie el encuentro con Jesucristo”. 

Protocolos vigentes 

Monseñor Gómez Quintero recordó que para coadyuvar a la disminución de casos de contagio, las normas establecidas siguen vigentes: 

 • Los sacramentos —bautismo, comunión, confirmación, matrimonio— serán administrados en la propia parroquia, es decir, evitando los desplazamientos de una parroquia a otra. 

• En este momento no estamos recibiendo autorizaciones para celebrar matrimonios, provenientes de otras diócesis. Al menos por ahora, las celebraciones se hacen en la respectiva parroquia. 

 • La unción de los enfermos la hace el respectivo párroco quien se desplaza a las casas de sus fieles y en el caso de las clínicas y hospitales, se tiene un capellán en el hospital San Juan de Dios y desde la parroquia del Espíritu Santo se ha coordinado, durante toda la pandemia, la visita y el acompañamiento a las familias, para todas las demás clínicas. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net