Cultura / MAYO 01 DE 2022 / 2 meses antes

12 años de la Biblioteca de Autores Quindianos

Autor : Juan Manuel Acevedo Carvajal  / Director programa de Licenciatura en Literatura y Lengua Castellana UQ 

12 años de la Biblioteca de Autores Quindianos

La Biblioteca de Autores Quindianos es uno de los esfuerzos editoriales más ambiciosos en la historia del departamento del Quindío. Nace por iniciativa de la gobernación del Quindío, con sustento en el decreto 752 de 2010, con el apoyo editorial de la Universidad del Quindío. 

La colección representa la tradición y actualidad de la literatura y la cultura del Quindío. Con los 8 títulos que se presentarán este año a los lectores, la BAQ ofrece un total de 50 volúmenes publicados en 12 años de actividad. De los 50 libros, 23 son productos de la labor investigativa del grupo de investigación en literaturas marginales (Marginalia) sobre la cultura de la región que se adelanta en la Licenciatura en Literatura y Lengua Castellana, labor en la que participan profesores, estudiantes y egresados del programa. 

 La BAQ tiene como propósito poner en circulación los trabajos creativos y de reflexión de los poetas, narradores, ensayistas, dramaturgos, historiadores e investigadores del departamento. La amplitud del panorama de las letras quindianas debe reflejarse en la colección, que incluye autores y obras de una tradición consolidada, al tiempo que abre el espacio para las nuevas miradas a la literatura y a la riqueza cultural del Quindío. 

 El comité editorial de la Biblioteca ha tenido como propósito preparar libros que cumplan una función en el medio cultural y tengan sentido para los lectores, lo que se ha logrado en buena parte. A pesar de todas las falencias que se puedan señalar en una valoración juiciosa, es claro que la BAQ encuentra espacio entre los lectores en general, pero también entre los investigadores de la literatura y la cultura.  

Son muchas las personas involucradas, varias las metas cumplidas y otras más las que se han quedado en el camino. Es el momento, entonces, para mencionar a las instituciones que aportaron a la consolidación de este proyecto desde el año 2009: La gobernación del Quindío, la Academia de Historia del Quindío, el consejo departamental de cultura y la Universidad del Quindío desde el programa de Literatura y Lengua Castellana. 

También debemos enumerar las personas que contribuyeron a la estructura inicial de la BAQ, entendida en ese entonces como una ambición editorial necesaria para la difusión de la cultura regional. Me refiero a Gladys Sierra Parra, quien convocó y coordinó el primer Comité Editorial; a Libaniel Marulanda, Janeth Cárdenas y Gonzalo Alberto Valencia, quienes, junto con Carlos Castrillón, conformaron ese comité y diseñaron la primera serie de libros, 6 en total, que se publicaron en abril de 2010 y se presentaron en el marco de la celebración del Día del Idioma. En la memoria sobre la génesis de la BAQ están también Carlos Fernando Gutiérrez, Jaime Lopera Gutiérrez y José Nodier Solórzano, quienes colaboraron en el proceso de definición del enfoque inicial y apoyaron la idea desde las instancias de gestión. Debemos mencionar, por supuesto, al gobernador de la época, Julio César López Espinosa, quien promulgó el decreto 752 de 2010, que le dio vida al comité editorial de la BAQ y estableció el contexto normativo para que funcionara.   

A todos los nombrados se sumaron luego los encargados de gerenciar los asuntos culturales en la gobernación del Quindío y los representantes de la Academia de Historia, la Universidad del Quindío, la Red Departamental de Bibliotecas Públicas, los libreros y el sector editorial, entre ellos se encuentran: Martha Liliana Cardona, Carlos Alberto Villegas, Ramiro Orozco, James González Mata, Arles López, Carlos Castrillón, Juan Manuel Acevedo, Gonzalo Valencia, Catherine Rendón, Ángel Castaño, Jhon Isaza, Juan Felipe Gómez, Edwin Villegas, Bibiana Bernal, Miguel Rivera, Gabriel Echeverry, Giovanny Santos. 

Deseo rendir homenaje a la memoria de Carlos Castrillón quien fuera la estrella polar de tantos navegantes de la investigación literaria, la crítica, la poesía y en general de la literatura, quien con su rigurosidad dio vida y sostuvo por una década la BAQ. Castrillón fue un hombre universal preocupado por su aldea, sin duda uno de los mejores críticos de la región, quien ejerció con soberanía su rol de intelectual y amplió la conciencia crítica de todos los que fuimos sus aprendices. Aprovecho entonces la ocasión para ratificar su legado, y señalar que la licenciatura en Literatura y Lengua Castellana de la Universidad del Quindío sigue comprometida con la BAQ y ofrece, como lo ha hecho desde el principio, su asesoría y todos los productos de sus investigaciones sobre la literatura regional como insumos para la difusión de los valores de la cultura quindiana. 

 El estado actual de la BAQ señala que hasta el año 2019 se habían publicado 42 libros de la colección; en el año 2020 el comité editorial de la BAQ entregó (diagramados y editados) los libros: Diario de la inmóvil de Yeni Zulena Millán, Cuentos del alma emponzoñada de Humberto Jaramillo, El incierto color de la luz. Egipto, Israel y Jordania de Esperanza Jaramillo y La secreta de José Nodier Solórzano, los cuales fueron publicados en el año 2021, pero aún no se presentan por parte de la secretaría departamental de Cultura. Del mismo modo, en el año 2021 el comité editorial de la BAQ entregó (diagramados y editados) los libros:  Ansiedad sobre los senderos de Cristian Felipe Leyva, Ideario de un solterón pandémico cuarentón de Juan Guillermo Caicedo, Marginalia IV de Edwin Alonso Vargas y Ensayos de Historia Quindiana (vol. 7) de la Academia de Historia del Quindío, y sigue a la espera de la publicación por parte del secretario departamental de cultura: Juan Manuel Rodríguez Brito. 

Es de esperar que la secretaría departamental de cultura, este a la altura de las circunstancias y aproveche la gestión para resolver, no solo las publicaciones pendientes, sino también algunos de los problemas que siguen vigentes en este proyecto, como lo son: la promoción y difusión de los títulos que se publican, pues como es común en el mundo editorial, la distribución y el posicionamiento de los libros es el escollo final que se debe superar para que las publicaciones lleguen a donde deben llegar e impacten en los lectores en un ámbito mayor que la región donde se producen. 

 Así mismo, se debe insistir en uno de los propósitos aún pendientes: el montaje de un sitio web que presente, divulgue y ponga a disposición de los lectores del mundo entero la colección completa de la BAQ en formato digital. Son varios los intentos de los que he sido testigo, pero no se ha logrado que ese sitio se concrete con respaldo institucional para promover el libre acceso a la colección. Para la cultura de la región eso sería de gran importancia. 

Finalmente, espero que los lectores, los colectivos culturales y las instituciones interesadas evalúen la gestión del comité editorial de la BAQ en sus alcances y limitaciones, en sus aciertos y desaciertos; es decir, en la pertinencia o no de los 50 títulos editados, pues solo así, desde la mirada externa, desde la lectura crítica, será posible explorar nuevos caminos editoriales, abarcar otros fenómenos culturales, promover nuevos autores y alimentar la dinámica misma de la BAQ. 

Lea también: Hasta el lunes, inscripciones de votantes para el consejo de cultura de Armenia



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net