Cultura / MAYO 13 DE 2022 / 1 mes antes

La revista Polilla, un museo de letras nóveles

Autor : Mayra Alejandra Ovalle Peñuela

La revista Polilla, un museo de letras nóveles

Un proyecto literario que está adscrito al programa de licenciatura en Literatura y Lengua Castellana de la Universidad del Quindío.

La revista literaria Polilla es un proyecto de largo aliento, creado en el 2005 por iniciativa de estudiantes del grupo de estudio en literaturas marginales del programa de Literatura y Lengua Castellana de la Universidad del Quindío. 

Desde entonces se entiende como un espacio de tipo académico que posibilita y promueve la publicación semestral de textos producto de trabajos de grado, semilleros de investigación, ensayos, reseñas, informes o ejercicios de creación literaria de estudiantes y profesores de la licenciatura, así como personas de otras instituciones.

En el vasto mundo de la palabra escrita, las revistas han sido un vehículo fundamental para la circulación de la cultura. Las revistas de literatura han sido, en su mayoría, las primeras experiencias editoriales de las producciones de escritores jóvenes. Estas posibilitan la lectura de aspectos sociales y estéticos de un periodo específico de la historia de la sociedad, lo que invita a entender a los libros y las revistas literarias como un producto social, un hecho de la historia corolario de fenómenos que configuran al individuo que se gesta en una colectividad.

Desde mediados de los 80, en el Quindío hubo una importante irrupción de revistas literarias que posibilitaron el movimiento en los pequeños círculos literarios. Aquellas publicaciones eran producto de esfuerzos individuales por parte de personas apasionadas por la palabra escrita. Entre dichas iniciativas: Termita, Kanora, Hermes, Sonorilo, Anaconda y poco después, La Expuesta, Conjuro, El Rollo, Mantaraya, TzinTzun, El fogón de Descartes y la revista literaria Polilla —estas dos últimas respaldadas por los programas académicos a los que están adscritas—. 

En un primer momento en Polilla se pretendió la publicación de textos de carácter argumentativo e informes. En un segundo momento, una vez consolidada esta primera vertiente, se ampliaron las líneas de acción, dando protagonismo a textos de creación literaria. Es así que se determinan las 3 secciones que componen la Revista: Entre líneas —notas breves, reseñas de libros y de eventos culturales—, Divagando —textos de creación literaria—y Tinta que corre —ensayos, artículos académicos e informes de investigación y de trabajos de grado—. 

Sara Mariane Herrera González, estudiante del programa y actual directora de la Revista, trazó un horizonte sobre las proyecciones que tienen desde el comité editorial para las próximas versiones y, además, relievó la importancia de esta iniciativa editorial para los procesos de formación académica de los estudiantes. 

“El próximo número de la revista enfocará la sección Tinta que corre a la publicación de trabajos de grado que se inscriban en la línea investigativa de didáctica de la lengua materna y la literatura. Para sus otras 2 secciones, Divagando y Entre líneas, se busca resaltar el trabajo literario y crítico de las mujeres escritoras que deseen participar. 

Polilla pretende darse a conocer como una revista que apuesta por la gestión cultural de eventos que promueven la lectura, que resalte la importancia de la lingüística, didáctica y literatura, pudiéndose así acercar a personas de dentro y fuera de la universidad. 

Por otro lado, hay que resaltar que la revista busca también convertirse en una escuela editorial, en la que no sólo haya una recepción y publicación de textos, sino que en el proceso pueda existir una retroalimentación que ayude a los autores en la reescritura de estos. Al mismo tiempo, quiere incentivar a la escritura y publicación de textos de corte académico y literario, resaltando la mirada crítica y sensible, tan necesaria para la formación académica”.

Una revista académica es comparable a un museo móvil que permite la exposición, circulación y conservación de obras. La revista hace algo parecido con los trabajos e investigaciones que se realizan en una institución. Los pone a circular, los expone a un público lector y los conserva entre sus páginas. 

Estos proyectos académicos son relevantes por su valor histórico,  por la experiencia editorial que ofrece y por ser testimonios de las investigaciones, discusiones académicas y de los cambios en la idiosincrasia de las sociedades. 

Lea también: Francy Lady Rojas: ingeniosa maestra de literatura



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net