Deporte / DICIEMBRE 02 DE 2022 / 1 mes antes

Además de la pelota, en el mundial de Catar ha rodado la protesta social

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

Además de la pelota, en el mundial de Catar ha rodado la protesta social

Jugadores de la selección Alemania, en su debut mundialista, se taparon la boca como protesta por no dejarlos usar la cinta de capitán One Love con los colores LGBTI.

Las manifestaciones por el respeto a la mujer, la clase obrera, el extranjero, y la comunidad LGBTI han llegado hasta el terreno de juego.

La Copa Mundial de la Fifa Catar 2022, además de una competencia fubolística, se convirtió en un escenario para la protesta social y la opinión política.

Muchos criticaron la decisión de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, Fifa, de entregar la sede de la actual cita a un país donde el balompié no es protagonista, además por sus leyes que, a juicio de expertos “restringen las libertades de hombres y mujeres”.

No solo grupos defensores de derechos humanos, también federaciones de fútbol fueron noticia por la defensa de los derechos de la comunidad LGBTI, de la mujer y de la clase trabajadora.
 

Polémica por elección

La elección de Catar para ser la sede del evento más importante del deporte rey generó controversia, tras ganar de manera sorpresiva en el 2010 el pulso a Australia, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos que también querían la sede del mundial de fútbol.

Una vez ocurrida la elección, empezaron a conocerse situaciones relacionadas con sobornos, de los 22 autorizados para votar por la sede mundialista; 16 personas fueron implicadas por aparente corrupción o malas prácticas. El caso más sonado fue el de Josep Blatter, entonces presidente de la Fifa, quien luego fue destituido y expulsado por 8 años; el Comité de Ética de Fifa le impuso una suspensión adicional de 6 años por “aceptar y recibir primas extraordinarias por valor de 23 millones de francos suizos -24 millones de dólares-”.
 

Se intensificaron protestas

El argumento que se esgrimió a favor de la concesión de la copa a Catar es que un acontecimiento de esta envergadura podría contribuir a la promoción y respeto de los derechos humanos y hacer menos coercitivas las normas en ese país.

Sin embargo, Amnistía Internacional entregó en 2021 un informe donde señalaba que a pesar de las reformas del gobierno, los trabajadores migrantes siguieron sufriendo abusos laborales y tuvieron dificultades para cambiar de trabajo libremente.

Así mismo, The Guardian, en febrero de 2021, citó registros de las embajadas nacionales donde se afirmaba que más de 6.500 trabajadores de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka habían muerto desde que concedieron a la nación del golfo los derechos de organización del mundial.

Aministía Internacional también añadió que “las mujeres seguían siendo discriminadas. Bajo el sistema de tutela, eran vinculadas a su tutor masculino, normalmente su padre, hermano, abuelo o tío, o en el caso de las casadas, a su marido”.

Sobre la comunidad LGBTI, en octubre de 2022 Human Rights Watch publicó una investigación sobre el Departamento de Seguridad Preventiva de Catar, denunciando la detención de 6 personas cataríes que fueron sometidas a palizas, acoso sexual y otros malos tratos mientras estaban detenidas

Un mes más tarde, cuando los preparativos del mundial cobraban mayor fuerza, el embajador de Catar para el certamen, Khalid Salman, describió la homosexualidad como un “daño en la mente”. Los comentarios de Salman socavaron los esfuerzos de los jefes del torneo por presentar una imagen de apertura.
 

Las protestas

A partir de los hechos, las protestas no se hicieron esperar, si bien fundaciones y activistas se expresaron, tomaron más fuerza las decisiones de algunas selecciones participantes.

Dinamarca, por ejemplo, generó controversia con los uniformes con los que jugó los partidos, uno de ellos totalmente negro en homenaje a los trabajadores muertos, lo que generó rechazo de Fifa.

Alemania e Inglaterra no se quedaron atrás, esta vez tuvo que ver la cinta One Love que iban a usar sus capitanes -Manuel Neuer por los germanos y Harry Kane por los británicos- con los colores alusivos a la comunidad LGBTI. La rectora del fútbol advirtió multas y tarjetas amarillas a los jugadores que así lo hicieran. Al final no se utilizaron pero Neuer sí calzó guayos con los respectivos colores, además el onceno bávaro, en su debut versus Japón, posó para la foto oficial tapándose la boca.

La selección iraní tambien generó división de opiniones en su país por tomar partido y protestar luego del asesinato de Amini, la joven de 22 años que en septiembre fue detenida y ultrajada por la policía por no respetar el código de vestimenta al no llevar bien puesto el velo. Los jugadores ocultaron sus símbolos de la indumentaria deportiva y en su debut mundialista no cantaron el himno. Esto generó incluso amenazas a sus familiares.


Temas Relacionados: Mundial de Catar 2022

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net