Deportes / JULIO 11 DE 2021 / 4 meses antes

¡Extasiados!

Autor : Oliver Gómez Solarte

¡Extasiados!

Luis Estacio entró en la historia del Deportes Quindío por su aporte en los 2 ascensos de la institución. El profesor Óscar Héctor Quintabani lo llamó para que lo acompañara en su proyecto en la escuadra cafetera y alcanzaron la meta de regresar a la A.

El cancerbero ha estado en los dos ascensos del Deportes Quindío, el primero en el año 2001 y el segundo en 2021, y ahora sueña con coronarse campeón de la A. 

Luis Estacio estuvo en los ascensos del Deportes Quindío en el año 2001 y en 2021 y parece poseer la fórmula de la victoria que tanto necesitaba el equipo para que la ve que adorna su pecho volviera a resplandecer.

Es un gigante de ébano que a donde llega lo hace pisando fuerte; por esa razón, cuando hace 2 años se anunció su regreso a las todas milagrosas, el hincha quindiano se volvió a ilusionar.

La propuesta cafetera le llegó cuando ya pensaba en el retiro, pero hoy sus energías están renovadas y se siente como el muchachito de 20 años que ayudó a la escuadra a regresar a la A, después de que el terremoto de 1999 no solo destruyera a gran parte del Eje Cafetero, con saña mortal hacia Armenia, sino también a su insignia deportiva, que cayó en las penumbras del descenso.

Hoy no se le pasa por la cabeza la idea de colgar los guantes. Ayer, mientras entrenaba con el grupo, confirmó su buen momento. Con estiradas fenomenales y saques precisos, continuó ganándose la admiración de sus compañeros.

Dice que lleva a 2 equipos en el corazón: al Atlético Huila y al Quindío; por esa razón, este año para él es desde ya inolvidable. En ambas instituciones ha vivido momentos especiales, pero fue en el milagroso en el que debutó como profesional.

Ya como titular, en 2002, lo hizo en un juego ante el América de Cali, que terminó igualado a 3 goles, y en el que el equipo escarlata tuvo que exigirse a fondo para llegar a la paridad. 2 goles del ‘Guigo’ Mafla (uno de tiro libre y uno de penal) y otro del ‘Pelícano’ Banguero lo bautizaron en el profesionalismo, pero en ese juego dio de qué hablar por sus fenomenales paradas.

Recuerda que en ese choque aprendió grandes lecciones que le han servido en su larga carrera y que fue el comienzo de una aventura que espera que nunca llegue a su final; pero hoy tiene 41 años y sabe que esas 4 décadas pesan.

Por ese motivo, en cada práctica se entrena como si fuera un juvenil. Tal vez lo es, pues siente que su regreso a Armenia, en 2019, fue su renacer futbolístico; y si a eso vamos, se podría decir que su nueva historia se comienza a escribir.

Quiere ser campeón. El lector creerá que es un sueño casi imposible; pero, como lo dice Estacio, en el fútbol todo puede pasar. Entiende al seguidor del cuadro cafetero y por ello tiene que ser honesto y no se guarda que levantar la copa es una visión que lo persigue.

“¿El Quindío ya lo hizo en 1956 y por qué no se puede repetir?, en el campo de juego somos 11 contra 11; entones ¿cuál es la diferencia? Tal vez no mucha”. Su entusiasmo contagia.

Vine con la mentalidad de ascender y puse mi grano de arena”. No, Luis, lo que puso usted fue una muralla. Ríe. Cuando no está jugando lo que más le gusta es cocinar y su especialidad son los mariscos, se sabe de memoria todos los ingredientes y dice que tiene una sazón especial.

Ya se entiende por qué razón pudo poner en la mesa el plato que la parcial del glorioso quería degustar. El 1-1 ante el Huila lo disfrutó como ninguno. “Fue un partido de nervios. Se guapeó y al final conseguimos la meta, pero ese es solo el comienzo”.

El lunes conocerá cuál será el primer rival del equipo en su retorno a la A. “No importa con cuál equipo comencemos; si queremos llegar lejos, tenemos que desplegar lo mejor de nuestro juego ante cualquiera de ellos”.

Lamenta que el logro no haya podido ser observado la hinchada desde las gradas, pero sentía que su energía lo envolvía. Ayer no se guardó nada, está feliz y esa felicidad es lo que ofrece, y aunque nació en Cali, se siente un quindiano más y sueña que su palmarés, en el que aparecen un título con Medellín y otro con el Deportivo Cali, tenga un lugar reservado para otra estrella.

Porta el número 12. Lo inspiraron para pararse bajo los 3 palos estelares como Óscar Córdoba y Miguel Calero, a los que tuvo la oportunidad de enfrentar, analizando sus movimientos, aprendiendo en cada uno de los segundos en los que los tuvo frente a frente.

Ve futuro para el club en muchos jugadores, pero en especial en Joan Cortés, que confía en que algún día se dará cuenta de todo el potencial que tiene para convertirse en un referente del fútbol nacional. “Cuando lo observe en la cima, será algo gratificante”, dijo.

Optimista, padre entregado, trabajador incansable, seguidor del milagroso: ese es Luis Estacio, el hombre que, por proteger con gallardía la red de un equipo que había llorado lágrimas de sangre mientras soñaba con regresar a la A, hoy tiene a unos hinchas simplemente ‘extasiados’.

Ver también: Atlético Alcaldía La Tebaida goleó en Torneo Internacional Femenino


Temas Relacionados: Deportes Deportes Quindío

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net