Deportes / JULIO 31 DE 2020 / 1 mes antes

Yoaney Ochoa, el referente del boccia en Quindío

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

Yoaney Ochoa, el referente del boccia en Quindío

En eventos en Cali y Bogotá, el radicado en Calarcá ha tenido gran figuración.

En el departamento ya no hay liga de parálisis cerebral, pero el joven ha demostrado que es un talento que merece apoyo.

Actualmente es una incógnita si muy pronto se volverá a tener la Liga de Parálisis Cerebral vigente dentro del departamento. En Indeportes Quindío se reporta que la disciplina “perdió su reconocimiento deportivo y no posee priorización de dignatarios de la cual se pueda dar fe”.

Aunque no aparece en el mapa deportivo regional, son varios los exponentes que siguen latentes y que se convirtieron en grandes referentes, no tanto en la obtención de medallas o trofeos, sino porque las limitaciones con las que deben convivir no son impedimento para alcanzar el éxito y la alegría, claros ejemplos para muchas personas, que a veces caen en estados de lamentación y piensan que no pueden cumplir sus objetivos.

Un caso destacado es el de Yoaney Ochoa Duque, quien se dio a conocer en una práctica poco común en la región, el boccia, con la que ha podido intervenir en certámenes de carácter nacional en Cali y Bogotá, además de dejar una huella imborrable.

Es oriundo de Cali, pero desde hace años se radicó con su familia en Calarcá, Quindío. Yoaney curiosamente cumple hoy 26 años y los celebrará en familia.

 

Experiencia deportiva

En la Asociación Abrazar empezó Yoaney su travesía dentro del boccia, su talento no pasó desapercibido e incluso representó a Quindío a nivel nacional.

A pesar de su limitación, debido a que se le diagnosticó desde temprana edad hiperbilirrubinemia, se hizo un espacio en el deporte.

 Luz Stela Duque, la mamá del atleta, contó apartes a LA CRÓNICA sobre la experiencia deportiva de su ser amado y que lo llenó de bastante alegría.

Él se sentía muy feliz cuando practicaba boccia, estábamos muy alegres porque contaba con alguien que lo orientaba en el deporte, al punto que participó en diferentes certámenes en varias ciudades del país”.

Agregó que la disciplina trajo notorios beneficios en su salud y sobre todo en la parte anímica: “Fue bastante positiva la actividad en él, porque es de mucha concentración y era un espacio para los jóvenes con parálisis cerebral. Mejoró significativamente en su parte física”.
 

Recomendado: Eje Cafetero, dispuesto a recibir juegos de la Liga Dimayor

 

Extrañan el boccia

Luz Stela Duque no ocultó la nostalgia por la falta del boccia, hace varias vigencias que su ser querido no ha tenido acción y eso se nota en su actitud.

No hay alguien en Quindío en estos momentos que lo pueda entrenar, lamentamos bastante esa situación”, dijo.

Una de las razones por las que se ha congelado este deporte es la ausencia de espacios para ensayar: “Hay por supuesto tristeza en Yoaney por la falta de entrenamiento y por no poder participar en eventos oficiales. Yo también me siento triste porque le tomamos aprecio al boccia”.  

 

No ha sido ajeno a la COVID-19

Yoaney, igual que muchos, también ha sentido los efectos de la emergencia mundial por la COVID-19, porque ha cambiado drásticamente algunas tareas cotidianas.

Todos los días iba a "Abrazar", pero la pendemia obligó a que el lugar cerrara sus puertas y dejara de prestar algunos servicios por precaución.

Todos los días madrugaba para cumplir con sus terapias y ejercicios lúdicos, sin embargo apareció el coronavirus y todo se frenó, aunque de manera virtual ha tenido contactos con los sicólogos”.

Por precaución y atendiendo las indicaciones de salubridad, la familia ha estado resguardada en su casa: “Estuvo enfermo unos días, pero gracias a Dios mejoró. Por el momento seguimos acá en la casa esperando que esto pase cuanto antes”.

 

Las nuevas tecnologías, su pasión

Aparte del boccia, un pasatiempo que disfruta Yoaney es investigar sobre las nuevas tecnologías y aunque no ha cursado estudios sobre el tema, no es impedimento para aprender por cuenta propia.

Aunque no ha estudiado, le gusta mucho investigar y conocer sobre la tecnología. Ha querido organizar un taller, pero todos sabemos que se requiere de dinero, no es tan fácil”, manifestó su madre.

Una ilusión es poder efectuar algún estudio en el Sena, para ella sería un anhelo que su hijo pudiera vivir esa experiencia.  
 

También: Lorena López Castrillón busca votos para ganar en el mundial de capoeira

 

Impulso para prácticas con discapacidad

Jairo Alonso Ramírez García, quien hace parte del equipo de Indeportes Quindío como metodólogo de apoyo a las ligas con discapacidad y del Instituto Fonoaudiológico Calarcá, Infac, entidad dedicada a la atención de personas con limitación en el habla, dijo que si bien no está activa la liga aún se encuentra en el proceso de volver a funcionar.

“Empezaron a conformarse clubes como el del Infac y Abrazar para pensar en una liga de parálisis cerebral, que se encuentra huérfana en este momento”, argumentó.

Agregó que hay deportistas con patologías para ser parte de la rectora: “Un referente que tenemos es Yoaney Ochoa Duque, pero por el momento hemos contado también con más exponentes que podrían fortalecer la liga”.

Ramírez García espera que en el poco tiempo las personas con limitaciones adquieran mayor espacio en lo deportivo y que sus ligas se fortalezcan.
 

Aspectos del boccia

El boccia es una compleja combinación de táctica y habilidad. Se practica de forma individual, por parejas o equipos, sobre una pista rectangular en la que los jugadores tratan de lanzar sus bolas lo más cerca posible de una pelota blanca que sirve de objetivo.

A la vez que intentan alejar las de sus rivales, en un ejercicio continuo de tensión y al tiempo de mucha precisión. “Cada jugador, pareja o equipo dispone de 6 bolas en cada manga y gana aquel cuya bola termine más cerca de la blanca. Además, recibirá un punto extra por cada pelota adicional que haya conseguido acercar a la blanca por delante de la primera del contrario. Las competiciones individuales y por parejas constan de 4 mangas, mientras que las de equipos se componen de 6”.

Lo practican personas en silla de ruedas que tienen parálisis cerebral, lesión cerebral o discapacidad física severa, quienes se posicionan en uno de los extremos del campo, desde donde lanzan las bolas.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net