Economí­a / NOVIEMBRE 30 DE 2021 / 1 mes antes

Apicultores en crisis, al envenenamiento de colmenas se suma el invierno

Autor : Alejandro Castillo

Apicultores en crisis, al envenenamiento de colmenas se suma el invierno

Con su labor como polinizadoras, las abejas podrían duplicar la producción de un cultivo, por ejemplo, de aguacate

Abdón Salazar Méndez, líder de este sector pecuario en el Quindío, dijo que en general llevan 2 años con producciones mínimas.

A pesar de las acciones que desde distintas entidades del Quindío se han emprendido para la protección de los polinizadores, estas solo son ‘pañitos de agua tibia’ y en este departamento la muerte masiva de abejas no ha parado.

A esta dificultad, a través de estudios de laboratorio se ha confirmado que la mayoría de casos es por el uso indiscriminado de agroquímicos, especialmente fipronil, se suma el invierno, que al generar dificultades en las floraciones de los cultivos, causa una considerable disminución en la producción.

Abdón Salazar Méndez, apicultor y uno de los líderes de este sector en el departamento, aseguró: “La situación de los apicultores en el Quindío no es la mejor, la muerte de abejas ha continuado, en algunos casos ha sido leve, en otros ha sido fuerte, como en años anteriores, a pesar de la prohibición de la venta de la sustancia química de la molécula fipronil, pues solo fue para 4 tipos de cultivos —aguacate, cítricos, café y pasifloras—, por lo que esta molécula continúa en el mercado para otras plantaciones y las personas la compran y lo que sucede es que la usan incluso en los sembríos en los que está prohibido, porque no se hace un real seguimiento para determinar en qué cultivo se usa, porque esos seguimientos son complejos”.

Agregó que si este químico está en el mercado, saben de una manera certera que habrá muerte masiva de abejas y polinizadores, porque así se use bien, con buenas prácticas agrícolas, mata a estos animales. 

“Hace aproximadamente un mes apareció otro apiario completamente muerto en la zona de La Bella, en Calarcá, pero hay otros que también han reportado en el Quindío en los últimos meses y estoy seguro de que el resultado de laboratorio de los exámenes en esas abejas muertas indica en un porcentaje alto que es por fipronil. En ese sentido pienso que no ha habido medidas radicales, que realmente lleven a evitar la muerte masiva de abejas y polinizadores, y es muy difícil si esta molécula existe en el mercado”, apuntó Salazar Méndez.

Dijo que en otros resultados de laboratorio también aparece el clorpirifos. “Este acaba de ser prohibido en Estados Unidos y hace rato está en ese mismo proceso en Colombia, pero no lo han hecho porque acá las cosas se dan de manera paquidérmica”. 

Mario Zuluaga, uno de los apicultores que este año se ha visto perjudicado por el envenenamiento de sus abejas, dijo: “Inicialmente tenía 5 colmenas, pero se han ido muriendo sin que se haga algo al respecto. Finalmente quedé solo con 2 colmenas, hasta que un día en horas de la mañana vi que había unas abejas muertas y cuando me acerqué a la colmena en horas de la tarde vi que eran demasiadas las que estaban sin vida. Quiero hacer un llamado a todas las personas para que tomen conciencia de la importancia que tienen estos animales para todos los humanos, porque en el momento en que no existan habrá un caos”.

Afectación por las lluvias

Respecto a las lluvias, Abdón Salazar Méndez dijo que van 2 años sin que se registre un verano intenso y completo. “Se conoce en la parte agrícola y otros sectores que llevamos ese tiempo con precipitaciones, lo que no ayuda a las producciones apícolas y el desarrollo de las colmenas. Por lo que además de muertes masivas, llevamos 2 años sin producciones, no conocemos un apicultor que haya realizado una producción importante, a los que mejor les ha ido registran cantidades muy pequeñas”.

Lea también: En Armenia se realizará la Emprendetón

Agregó: “En el caso de mi producción, en el Quindío estaba por los 7, 8 o 10 toneladas en verano, si hablamos de estos 2 años no se ha cosechado nada. Si mucho se llega a 100, 150 o 200 kilos, no es algo representativo, por lo que con este problema climático y sin abejas por las colmenas envenenadas, puedo decir que para mí y en general para los apicultores, la producción ha sido nula, en ese sentido estamos muertos”.

#SalvemosALasAbejas

Sylvia Pineda Sánchez es una mujer que desde Pereira lidera una iniciativa para recolectar firmas a nivel nacional a través de #SalvemosALasAbejas. Esta petición, que va dirigida al Congreso de la República, hasta el momento completa más de 12.500 apoyos.

“Lamentablemente, por nuestra culpa, las abejas están cada vez más en un grave riesgo de desaparecer. Esto se da principalmente por pesticidas que megacorporaciones fabrican y exportan alrededor del mundo. Tal es el impacto negativo de dichos agroquímicos que en continentes como Europa han prohibido rotundamente su importación y utilización”, dijo la ciudadana.

Agregó: “El peor pesticida de todos es el fipronil, el cual fue prohibido en Europa desde 2017, pero continúa generando más de $350 millones de dólares en ganancias a los fabricantes, porque precisamente se sigue distribuyendo en países con menos regulaciones y bajos estándares como Colombia. El resultado: muertes masivas de colmenas, así como productos bañados en tóxicos que llegan hasta nuestros platos y por eso quiero alzar mi voz en representación de todos los amantes de las abejas, apicultores, ambientalistas y consumidores, para pedirle al Congreso que prohíba de forma rotunda el fipronil. Avanzar con un proyecto de ley que busca salvar a las abejas, sin contemplar la prohibición de este pesticida es como tapar el sol con un dedo”.

 

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net