Economí­a / SEPTIEMBRE 04 DE 2020 / 1 mes antes

Buscan proteger patrimonio natural con proyecto de turismo comunitario

Autor : Karol Moreno García

Buscan proteger patrimonio natural con proyecto de turismo comunitario

Desde 2018 inició el proyecto con el mejoramiento del sendero y la concienciación de quienes visitan el lugar para que cuiden el ecosistema.

20 habitantes de la vereda La Pradera se sumaron para generar conciencia del cuidado del medio ambiente a quienes visiten los Chorros de San Rafael en Calarcá. 

Los Chorros de San Rafael, un lugar icónico para los habitantes de Calarcá, de donde parte el río Santo Domingo, fuente de la que se surte gran parte de la población del municipio y a su alrededor se alberga gran cantidad de flora y fauna. 

Hoy, mientras se camina hacia esta maravilla natural, se puede leer: protege la vida, conserva el agua, entre otros mensajes que hacen parte del proyecto ecoturístico comunitario que busca que este patrimonio natural perdure en el tiempo. 

José Manuel Cortés Orozco, director de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, explicó que el ecoturismo es una estrategia de conservación con la que se pretende que, si las comunidades rurales encuentran algún servicio que el bosque, la naturaleza y el patrimonio natural les preste, ellas lo van a conservar. 

A partir de esa premisa generaron un proceso socioambiental para conservar un área natural y generar ingresos y empleo para la población de la zona. “Lo que queremos es generar una verdadera comunidad en torno al bosque”. 

La CRQ identificó en Quindío sectores rurales que contaran con un área natural representativa y que existiera un grupo de personas que estuviera interesado en desarrollar este proyecto. Después de hacer una priorización, se identificó a la vereda La Primavera en Calarcá. 

En el proceso se conformó un grupo de personas que fuera padrino del sendero. Los intervinientes fueron denominados gestores ambientales, que van a administrar el modelo de negocio y harán que el ecosistema sea protegido y cuidado, garantizando la sostenibilidad en el tiempo. Se espera que a partir de ahora, esos 20 ciudadanos sean replicadores y se sumen más gestores. 

Recomendado: Turismo sostenible: ¿Quindío va por buen camino?



Luz Adriana Sánchez Hernández, representante de la asociación de gestores ambientales de la vereda La Primavera y quien vive en este lugar desde hace 14 años, narró a LA CRÓNICA que siempre le han gustado las plantas, los animales y todo lo que implique vegetación. “Es muy rico vivir sanamente, lejos de la polución, del polvo, de tantas cosas que lo agobian a uno como ser humano”. 

Las personas que hoy buscan proteger los recursos de su entorno viven desde hace muchos años en el lugar, incluso hay quienes nacieron allí. “Queremos el territorio, queremos cuidarlo y seguir conservándolo, que cada día se vea mejor”. 

Sánchez Hernández indicó que este proyecto comenzó el año pasado con el apoyo de la alcaldía y la CRQ. “El propósito es el manejo de la zona ambiental, enseñarle a la gente a manejar el recurso que tiene, que es el agua. Es un sendero muy natural. Queremos concienciar a la gente para que ame y cuide todo el paisaje para que todo siga así de bonito como está”. 

Dijo que ahora, debido a la pandemia, han estado en pausa, pero que el propósito es continuar con la labor de enseñarle a la población que no se debe botar la basura en medio de la naturaleza porque es de todos. 

Sobre el modelo de negocio, anotó que es importante porque todos tienen necesidades y para dedicarle más tiempo al proyecto necesitan del apoyo económico. 

A los quindianos y turistas envió un mensaje: “Que vengan y nos visiten, es muy agradable y van a querer seguir viniendo. Aquí queremos que todos nos volvamos conscientes de que hay que cuidar, que todo comienza por casa, que si damos el mejor ejemplo, yo sé que muchos van a seguirlo. El propósito es que vengan y sientan este espacio como suyo y como lo sienten propio lo van a mantener limpio, no se van a llevar las matas y por el contrario, van a poner un granito de arena para conservarlo”.

 

La primera fase del proyecto 

 

El director de la CRQ, José Manuel Cortés Orozco, señaló que en la primera fase del proyecto se hizo el mejoramiento del sendero, en el recorrido se pueden encontrar carteles con la identificación de algunas especies, así como mensajes que invitan a la protección del agua y los recursos naturales. 

“Se hizo un proceso participativo, no se trataba de que viniera un biólogo, un botánico, un ecólogo e hiciera una caracterización, sino que con la misma población se hizo el recorrido, se le enseñó qué plantas había, qué especies de flora y fauna,  y porqué todo hace parte del atractivo”. 

Agregó: “Puede sonar loco o utópico, pero uno se pone a mirar el modelo norteamericano donde hacen vivir a los visitantes un cuento fantástico, nosotros en el bosque podemos hacer lo mismo. Nuestros abuelos hablan de cada planta y dicen: esta mata es buena porque si se quiebra la mano, se pone la suelda y eso le cura. O por ejemplo el Pedro Hernández, que es un árbol que antes de pasar usted lo tiene que saludar y pedirle permiso, porque si continúa el camino sin tenerlo en cuenta la persona se brota y le empieza a picar todo”. 

Le puede interesar: Ya se gesta proyecto en Quindío con decreto que incentiva la infraestructura turística



Indicó que ya hay ejemplos de cómo se puede generar una dinámica económica para la comunidad. “Ya hay un habitante de la zona que presta el servicio de parqueaderos, hay otra casa que tiene una fachada tradicional, donde los visitantes por lo general paran a tomarse fotos, y esta es una oportunidad para que el propietario venda el tinto, el helado, el plátano maduro”. 

Hasta el momento no se está cobrando, pero el director expuso que este tipo de turismo sí debe cobrarse. “En la Sierra Nevada de Santa Marta, por ejemplo, cobran para entrar y presentan un video explicando la importancia ambiental del sitio, eso hace que el visitante interiorice que debe cuidar. El turismo de ‘chancleta’ no deja sino impacto ambiental y ningún tipo de beneficio a la población local”. 
 

Pasará a ser un negocio verde

Este jueves se llevó a cabo una reunión con los gestores ambientales de La Pradera para pasar del componente de biodiversidad —que fue la adecuación del lugar— al de negocios verdes para que se garantice que sea una opción rentable para la comunidad. 

“Aquí no queremos un turismo de volumen, sino de calidad. Que la persona que venga aquí es porque valora el patrimonio ambiental. Queremos un turismo especializado que nos ayude a conservar este ecosistema que gira en torno al sendero y que a su vez tenga la suficiente capacidad adquisitiva para dejarle unos ingresos a la población que está vinculada a este proyecto”, dijo el director de la CRQ. 

Este mismo modelo se adelanta en el sector de La Soledad en Córdoba, donde trabajan con las comunidades negras y la zona que protegen se llama Monteoscuro. La próxima semana se adelantará el empalme con el equipo de negocios verdes para que se saque adelante con la comunidad. 


Temas Relacionados: Calarcá Agua CRQ La pradera

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net