Economí­a / ABRIL 05 DE 2016 / 4 años antes

El antes y el después de los mineros tradicionales del río Barragán

El antes y el después de los mineros tradicionales del río Barragán

Los mineros manifestaron estar motivados para seguir trabajando hasta que sus fuerzas lo permitan.

Muchos han sido los cuestionamientos y señalamientos por parte de entidades y gremios del Quindío sobre la venta que el sindicato de areneros y balastreros del río Barragán hicieron del título que tenían para explotar materiales pétreos en esta zona del departamento.

Se ha mencionado que se trató incluso de un acorralamiento y un aprovechamiento, por parte de la empresa con la que se hizo el negocio, hacia los que eran propietarios.

Ante esto, LA CRÓNICA habló con diversos mineros de la zona, quienes manifestaron estar muy felices con la negociación que hicieron, pues sus vidas mejoraron en un 100%.

“Los que se aprovecharon de nosotros durante muchos años fueron los constructores, volqueteros y demás personas que venían a comprarnos material, pero no al precio que poníamos, sino al que ellos ofrecían, pagándonos desde $4.000 a $7.000 el metro cúbico, lo que no nos alcanzaba casi ni para vivir. Cuando se nos presentaron problemas mayores, ahí sí, ninguno de los que ahora hace acusaciones nos escuchó ni brindó apoyo”, estas fueron las palabras reiterativas por parte de varios de los areneros.

 

Las razones de la venta
Luis Enrique Bravo, presidente —desde hace tres periodos— del sindicato de areneros y balastreros del río Barragán y trabajador del lugar hace más de cinco décadas, dijo que decidieron vender el título minero porque después de obtener la licencia ambiental, esta incluía requisitos que no fueron capaces de cumplir.

“La situación se puso muy difícil, porque cuando el río bajaba arena, llegaban los compradores, que viendo que no estábamos muy organizados, nos ponían en una especie de puja para ver quién les vendía más barato, diciéndonos que si no accedíamos a tal precio, iban y lo compraban en otra parte y ahí se nos iba a quedar el material y si había creciente el agua se lo iba a llevar. Por esa razón muchos vendíamos a lo que ellos ofrecieran”.

Explicó que la plata que hacían no les alcanzaba ni para vivir dignamente, y mucho menos para cumplir con los requerimientos y deudas con las autoridades ambientales y gubernamentales.

“Hubo un tiempo en que nos suspendieron el permiso ambiental y fue cuando nos vimos obligados a hacer marchas para que nos dieran una solución, pero de todas formas íbamos camino a la ruina, por lo que reuní a los miembros del sindicato y les dije que debíamos hacer algo si queríamos seguir trabajando la minería y comenzamos a buscar un comprador del título”.

 

La negociación. Otro sindicato beneficiado
Luis Enrique Bravo aseveró que conjuntamente se tomó la decisión de vender el título, para que otras personas se encargaran de cumplir las exigencias sobre la parte ambiental y demás.

“No fue que Agregados Éxito llegó a obligarnos o a presionarnos para esta negociación, ya que incluso antes de que Julián Ríos, gerente de esta empresa, diera el sí, nosotros abrimos las puertas para negociar con empresarios de la región, pero ninguno quiso comprarnos o ayudarnos. Prueba de eso fue que alcanzamos a vender un 22% del título a otra empresa, aunque no bajo las condiciones con las que hicimos este último negocio y además nos quedaron debiendo dinero”.


Afirmó que aunque muchos dicen que hay una asociación entre Ríos con otros sindicatos como el de El Alambrado, presidido por Israel Leyva, eso no es cierto. “Las personas hablan sobre ese tema porque el líder de esa zona nos brindó apoyo en el trámite, pero eso fue porque los mineros que representa también se beneficiarían de lo que se acordara”.

“Nosotros éramos la piedra en el zapato para explotadores de otras zonas, pues vendíamos barato, sacábamos mucho material en la parte alta y a algunos más abajo no les llegaba arena o balastro, pero además, con lo poco que extraían, debían competir con los precios nuestros, y de ahí el interés de otros sindicatos porque se hiciera un buen trato con Agregados Éxito”.

Por su parte, Leyva manifestó que en este momento ellos pueden vender el metro cúbico a 23.000 pesos. 

Esta mejoría se dio gracias a que en Barragán ya no se regala el producto.

En cuanto a la negociación del título, dijo que ha sido una buena decisión por parte del sindicato que vendió. “Nos gustó tanto lo que ha pasado, que en El Alambrado nos gustaría que sucediera lo mismo, por lo que estamos dispuestos a vender el título a cualquier otra empresa, pero bajo las mismas condiciones que se dio el trámite en Barragán”, concluyó. 

 

El mejor de los negocios
Para el sindicato haber vendido el título fue el mejor de los negocios.

Bravo señaló que de esta manera se libraron de las responsabilidades legales ante la CRQ y demás entidades del Estado, no deben pagar regalías e impuestos, ni deben preocuparse por presentar informes, porque de todo eso se encarga la entidad propietaria.

“Además de haber recibido el dinero que nos pagaron por el 78% del título, el acuerdo incluye que nosotros podemos seguir explotando la zona hasta que nuestras fuerzas lo permitan”.

Destacó que esa condición la instauraron con base a lo que sucedió en Río Verde, en donde los mineros vendieron el título, pero fueron excluidos. “El dinero que les pagaron se lo gastaron y quedaron sin nada y nosotros no queríamos que nos sucediera lo mismo, porque necesitamos trabajar e incluso le dimos cabida a algunas personas que quedaron sin empleo allí”.

 

Cómo mejoró la calidad de vida
Gerardo Restrepo, arenero y balastrero desde hace 38 años, llevó su memoria a la época del terremoto de 1999, para hablar de los cambios que ha tenido su vida para bien y para mal, en cuanto al trabajo como minero tradicional.

“Antes del sismo, nosotros trabajábamos con mucho sacrificio, pero bien, porque nos compraban la arena y el balastro, aunque esta debíamos someterla a un proceso de selección manual que desgastaba mucho.

Después de la tragedia, la industria constructora comenzó a exigir triturado y parte del material de nosotros ya no lo compraban, por lo que nos tocó dedicarnos a extraer arena, con lo que se duplicó el trabajo, pues debíamos sacar material y zarandearlo para separar las piedras y botarlas porque ya no se vendían”.

Agregó que después sucedió lo de la pelea de precios y muchas veces cuando decidía no vender lo que había sacado del río, tenía que ver, como al otro día, todo el esfuerzo y trabajo se había perdido, pues el afluente crecía y reclamaba de nuevo lo que había traído antes.

“Con la venta del título todo comenzó a mejorar, no tenemos que preocuparnos por las crecientes, pues todo el material que sacamos lo vendemos de  inmediato. El esfuerzo que debemos hacer se minimizó, pues ahora solo debemos extraer arena mezclada con balastro y llenar la volqueta, sin tener que separar o seleccionar nada”.

Por su parte, Carlos Iván Restrepo, fiscal del sindicato de Barragán, destacó que si las condiciones hubieran seguido como antes, en este momento estarían arruinados, pues por el fenómeno de ‘El Niño’ el río no está arrastrando material.

“Ahora podemos seguir con nuestro quehacer porque hay playas que deja el cause, en las que queda un material sucio o conocido como recebo, que en condiciones normales sería basura y no se podría vender. Pero ya todo eso lo compra una empresa, que lo procesa para venderlo. Esa es otra ganancia nuestra con la venta del título”.

Ante lo expuesto sobre el pago de $4.000 o máximo $7.000 por el metro cúbico de arena y balastro, ambos mineros coincidieron en que los cambios en este aspecto es uno de los que mejor ha recibido el sindicato.

“Pasamos de recibir un pago miserable por parte de los diferentes sectores, a obtener 15.000 pesos por metro cúbico, un precio justo y estable concertado con Agregados Éxito, pese a que el título en el que laboramos es suyo. Pero además cada año hay un aumento en este valor”, argumentaron.

Todo lo anterior ha hecho que la calidad de vida de los explotadores tradicionales mejore considerablemente, además de que pueden brindar mejores condiciones a sus familias e incluso sus hijos están teniendo la oportunidad de formarse profesionalmente, pues los recursos alcanzan no solo para el arriendo, servicios y comida, sino también para pagar la educación de sus descendientes.

“No dejo de darle gracias a Dios porque a nosotros ahora se nos compuso la vida y eso me tiene muy feliz y motivado para seguir trabajando”, concluyó Gerardo Restrepo.

 

Lo que dice el gerente de Agregados Éxito
Julián Ríos aseveró que este ha sido un buen negocio, pero el  mejor beneficio, ha sido para los mineros.

“Teniendo en cuenta los comentarios que ellos mismos hacen, lo que destacan es que todo lo que explotan en un día tiene venta asegurada y a un precio estable y justo para ellos, ya que están recibiendo más del doble de lo que acostumbraban”.

Agregó: “Me siento muy orgulloso de lo que hemos hecho en este departamento, de que nuestra empresa sea pionera en un proyecto piloto en el que hemos incluido a los ciudadanos, y que posiblemente pueda aplicarse como modelo a nivel nacional, dando muestra de que un privado puede convivir con la comunidad en una asociación en la que todos ganan sin necesidad de aplastar a nadie”.

 

El aspecto ambiental

Raúl Céspedes Riobó, ingeniero de minas y abogado de Agregados Éxito, explicó que actualmente la empresa ha cumplido con todos los requerimientos de la CRQ.

“Además, ahora estamos adelantando unos estudios de impacto ambiental, modificando los que ya se han presentado, para que se dé una viabilidad más amplia sobre el desarrollo de la minería en el río Barragán”.
Señaló que se busca una autorización para realizar una minería mecanizada, la licencia ambiental estipula que se puede hacer uso de las máquinas, aunque la corporación no lo ha permitido.

“Con acciones mecanizadas se puede hacer mejor uso del yacimiento, poder aplicar el método de explotación de forma racional, para hacer unos trabajos organizados y acordes con el medio ambiente, teniendo en cuenta además que aquí el minero tradicional no será desplazado, pues es uno de los acuerdos dentro de la negociación del título”.

En cuanto a la principal medida para proteger los ecosistemas, explicó que se está trabajando sin intervenir el cauce mojado, solo se hacen labores en las playas, ya sean barras centrales o laterales.

Asimismo, se están haciendo capacitaciones a los trabajadores con respecto al manejo de residuos sólidos en la zona y demás desechos que puedan generar contaminación.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net