Economí­a / FEBRERO 14 DE 2014 / 8 años antes

El Valle inauguró su subestación; en Quindío, proyecto no despega

El Valle inauguró su subestación; en Quindío, proyecto no despega

El gerente del proyecto mostró cómo debajo de las torres eléctricas se mantienen los cultivos de caña de azúcar, la fauna y la flora propias del lugar.

LA CRÓNICA DEL QUINDÍO se desplazó hasta la subestación Alférez localizada en el corregimiento El Hormiguero del municipio de Santiago de Cali, en el Valle del Cauca, un proyecto que es de similares características al que se implementará en el Quindío y que está en operación desde el pasado 23 de enero.

 

Es de anotar que 1 de febrero del año en curso, el proyecto de la subestación Armenia completó un retraso de tres meses en su cronograma, ya que, según se pretendía, debía estar en operación desde noviembre del año pasado.

La obra aún está pendiente del permiso que debe otorgar la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, entidad que se debe pronunciar con base en el impacto que la obra generaría en el medio ambiente del departamento, en especial en el distrito de conservación Barbas-Bremen, donde se tiene previsto instalar tres torres de transmisión eléctrica de casi 50 metros de altura, cada una.

En el Quindío, la subestación Armenia ha tenido una fuerte oposición de parte de ambientalistas, líderes comunitarios, políticos y comunidad en general, aunque comerciantes e industriales han manifestado el respaldo al proyecto, siempre y cuando, se minimicen los daños en la naturaleza.

Es necesario precisar que ambas subestaciones son responsabilidad de la Empresa de Energía de Bogotá, EEB,  que las dos fueron concebidas debido a las necesidades de cada departamento, como la demanda creciente de suministro eléctrico, el  propiciar mejores condiciones para desarrollo industrial y el evitar riesgos de racionamientos de energía en un futuro cercano.

También tienen en común que las dos se planificaron para conectar las regiones al Sistema de Transmisión Nacional, lo que las blinda ante cualquier contingencia climática, como fenómeno de El Niño, o ante daños en los equipos que están en funcionamiento desde hace más de 20 años.

En el recorrido por la subestación Alférez, el ingeniero Mauricio Acevedo, gerente de los dos proyectos, refutó los argumentos que algunos ambientalistas del Quindío han presentado para oponerse al desarrollo del proyecto subestación Armenia, debajo de la línea de transmisión aseveró que las conexiones son totalmente seguras, que los cables cuentan con la señalización para que las aves no se topen con ellos durante el vuelo, entre otros aspectos manifestó: “En cuanto a la radiación electromagnética, estas redes son construidas teniendo en cuenta los parámetros de ley, puedo asegurar que no generan más radiación que un teléfono móvil”.

Asimismo mostró cómo debajo de las torres se mantienen los cultivos de caña de azúcar, la fauna y la flora propias del lugar. Posteriormente explicó que los 450 árboles que serán talados para la instalación de las torres en el Quindío serán compensados en una proporción de 4 a 1.

“En el Quindío el plan de manejo ambiental del proyecto está pensado, de tal manera, que sean las torres las que se adapten a las condiciones del distrito Barbas-Bremen y no lo contrario. Así evitamos causar alteraciones en el hábitat de las pavas caucanas o de los osos perezosos”, explicó.

En lo relacionado con el impacto en el entorno del Paisaje Cultural Cafetero, el ingeniero manifestó que el diseño del edificio, que albergará los equipos, fue aprobado por el ministerio de Cultura, una construcción que se sale de lo que tradicionalmente se utiliza para esta clase de proyectos.

No a las torres en Barbas-Bremen

A pesar de las explicaciones, el proyecto subestación eléctrica sigue siendo polémico. El pasado 15 de enero, ante la Anla, Sandra Milena Gómez Fajardo, directora de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, solicitó retirar del trazado de la subestación las torres de energía que atravesarían el distrito de conservación de suelos Barbas-Bremen.

Allí la señora Gómez Fajardo resaltó que la posición de la CRQ no es darle la espalda al desarrollo sino promoverlo con sostenibilidad teniendo en cuenta que el sitio es un ecosistema estratégico para el departamento y el país. La funcionaria pidió que se revise a la luz de la biodiversidad del sitio y la representatividad ecológica que tiene Barbas-Bremen para el país.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net