Economí­a / ABRIL 30 DE 2021 / 1 mes antes

En Armenia, 28.419 personas pasaron a situación de pobreza extrema

Autor : José Alejandro Castillo Jaramillo

En Armenia, 28.419 personas pasaron a situación de pobreza extrema

Incidencias de pobreza monetaria según situación laboral del jefe de hogar

De acuerdo con Juan Daniel Oviedo Arango, director del Dane, de manera general el país tuvo un retroceso de casi una década en la reducción de los índices.

Ayer, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, dio a conocer las cifras de pobreza monetaria y pobreza monetaria extrema para el año 2020, en las que el panorama no es alentador para Colombia debido a la pandemia. Armenia no fue la excepción, pues 28.419 personas pasaron a estar en situación de pobreza monetaria extrema.

Según las cifras de la entidad, en 2019 los ciudadanos en esa condición en la ciudad eran 17.336, mientras que el año pasado el número aumentó a 45.755. 

De acuerdo con Juan Daniel Oviedo Arango, se trata de colombianos cuyos ingresos per cápita son insuficientes para las condiciones básicas de alimentación, teniendo en cuenta que la línea de pobreza monetaria extrema en Armenia se ubicó en $160.010.

Así mismo, en pobreza monetaria, cuya línea según el Dane se estableció en $400.047 per cápita, la ciudad pasó de tener 100.785 personas en esa condición en 2019, a 134.246 en la anualidad pasada, reportando un incremento de 33.461 ciudadanos.

A nivel departamental, la cifra en cuanto a este segundo ítem que mide el Dane, presentó un aumento de 32.349, al pasar de 190.695 en 2019 a 223.044 en 2020.

Retroceso de casi una década

En cuanto a las cifras nacionales, Juan Daniel Oviedo Arango informó que en relación a la pobreza monetaria, el país pasó de tener 17.470.042 personas en esa situación en 2019, a tener 21.021.564 en 2020, lo que significa 3.551.522 personas más.

De otra parte, en 2019 Colombia reportó 4.688.882 personas en pobreza monetaria extrema, mientras que en 2020 la cifra aumentó 2.781.383, llegando a 7.470.265.

“Teniendo en cuenta que las cifras de 2020 son las más altas dentro de toda la serie nacional desde 2012, significa que tenemos un retroceso de casi una década en el avance que reportaba el país en disminución de los índices de pobreza monetaria y pobreza monetaria extrema”, aseguró.

Destacó que uno de los 3 dominios que evalúa el Dane que disminuyó en los índices fue centros poblados y rural disperso, pasando de 47.5 % en 2019 a 42.9 % en 2020.

Oviedo Arango dijo: “Cuando hablamos de línea de pobreza monetaria extrema nos referimos a un valor monetario que permita el acceso a una canasta básica de alimentos, en donde se garantice la ingesta de 2.100 calorías diarias por cada uno de los miembros de la unidad de gasto”.

Por encima de esta se establece la línea de pobreza monetaria, medida en términos del ingreso per cápita de cada uno de los miembros del hogar, que es el que va a permitir el acceso, no solo a la canasta básica, sino a bienes y servicios básicos o esenciales como vivienda, vestuario y otros. 

Las líneas de pobreza no se relacionan con los salarios de cada uno de los miembros de un hogar, sino en ingresos per cápita, por ejemplo, en 2020 la línea de pobreza monetaria en Armenia se ubicó en $400.047, por lo tanto, si en una casa donde viven una pareja y sus 2 hijos y solo el padre trabaja ganando un salario mensual de $1.000.000, estas personas estarían en situación de pobreza monetaria, porque el sueldo daría para un ingreso per cápita de $250.000, que sería el resultado al dividirlo entre los 4 miembros del hogar.

El proceso de recolección de datos

Carlos Eduardo Sepúlveda Rico, decano de la facultad de Economía de la Universidad del Rosario y secretario técnico del comité de expertos del Dane, explicó que la medición de ingresos para el cálculo de las cifras de pobreza se realiza a través de la metodología desarrollada por la misión para el empalme de las series de empleo, pobreza y desigualdad. Así mismo, la Gran Encuesta Integrada de Hogares, GEIH, fue la fuente de información oficial.

“Debido a la pandemia, en 2020 se adaptó la GEIH a un operativo telefónico entre marzo y julio, para las 23 ciudades capitales y áreas metropolitanas, esto a su vez implicó reducir el formulario que tradicionalmente se aplica y en consecuencia, durante este periodo solo se recolectaron las fuentes de ingresos correspondientes a salarios y ganancias netas, las cuales representan el 65 % del ingreso agregado de los hogares colombianos”, dijo.

Entre noviembre y diciembre de 2020, el Dane implementó un operativo telefónico para contactar nuevamente a los hogares de la muestra de marzo a julio y “para evaluar el resultado de este operativo de recuperación de ingresos, se utilizaron los registros operativos como fuente de contraste y el operativo de recuperación de ingresos presentó una tasa de efectividad del 88 % e identificó sesgos de reporte para fuentes de ingresos como las ayudas institucionales, evidenciados en una caída en la tasa de cobertura de la encuesta en relación con el universo y un aumento en los datos faltantes que pudieron estar ocasionados por sesgos de memoria”.

Señaló que al verificar la viabilidad de vincular la encuesta con registros administrativos y la alta cobertura de estos, se realizó un proceso de integración de la GEIH con el módulo de pensiones de la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes, Más Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Colombia Mayor, Ingreso Solidario, entre otros. 





COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net