Economí­a / NOVIEMBRE 10 DE 2014 / 7 años antes

"La Subestación Armenia no es para abastecer los proyectos megamineros": Edeq

“La Subestación Armenia no es para abastecer los proyectos megamineros”: Edeq

En el Quindío, la instalación de las torres está suspendida.

El proyecto conocido como subestación Armenia no se planteó para suministrar electricidad a proyectos meganineros, sino para garantizar la confiabilidad del abastecimiento en la región.

Así lo indicó César Augusto Velasco, gerente de la Empresa de Energía del Quindío, Edeq, en el marco de una rueda de prensa realizada para explicar la necesidad de la instalación de la red. 

“Con toda la tranquilidad y la honestidad, puedo asegurar que dentro del estudio que justificó la subestación no está considerado el suministro energético para proyectos de megaminería. Las iniciativas de esta índole requieren de tal cantidad de energía, que la infraestructura que se está instalando no tendría la capacidad para soportarla”, manifestó. 

En tal sentido, explicó que el proyecto nació por un estudio de las empresas de energía del Eje Cafetero con el fin de soportar, en el futuro, la atención de la demanda y con el ánimo de garantizar la confiabilidad del suministro, teniendo en cuenta la capacidad instalada y la tasa de crecimiento del consumo. 

 “El estudio se hizo con base en la proyección de la demanda para los próximos 25 años y teniendo en cuenta los de riesgos que se corren con la operación de los sistemas; riesgos como que el Quindío se alimenta de dos líneas de 115 kv y si una de estas llega a fallar, se debe buscar la alternativa de garantizar la confiabilidad del servicio”, añadió el ingeniero Velasco. 

Precisamente, el pasado 20 de octubre, en Santa Rosa de Cabal, Risaralda, la caída de un árbol de eucalipto, sobre una de estas dos líneas generó alerta de racionamiento en el departamento, sin embargo, el daño puede repararse rápidamente, evitando los cortes.

“El otro riesgo es que la capacidad de transformar energía en Risaralda y en Caldas está copada y la situación se puede agravar aún más, si se llega a presentar una falla en las plantas de la Chec, en ese evento se generaría un alto riesgo que, no solo el Quindío, sino todo el Eje Cafetero, se viera abocado a un racionamiento”, afirmó. 

Teniendo en cuenta que la Edeq utiliza el 70% de la capacidad instalada y que la tasa de crecimiento del consumo anualmente es del 4,5%, el proyecto se reviste de mayor importancia. 

“Internamente nuestra infraestructura cuenta con cierta holgura, el problema es con la conexión al sistema nacional”.

 

Conflicto ambiental por Barbas-Bremen

Respecto al trazado de la red de transmisión, y su paso por el distrito de conservación ambiental Barbas-Bremen, el ingeniero ambiental de la Edeq, Andrés Ospina, aseguró que la torre 40, la única que está en el distrito, se encuentra en una zona habilitada por la autoridad ambiental para ejecutar actividades económicas, de tal manera, que desde hace ya varios años, estos suelos son utilizados para ganadería y labores propias de la industria avícola.

“Por la misma vocación económica e industrial de estas actividades, generan un mayor detrimento de los bosques y contaminación de los recursos hídricos de la zona, no solo desde el río Barbas sino de todos los afluentes hídricos”.

El señor Ospina evidenció con fotografías que en el lugar donde quedará la torre 40 corresponde a un potrero, donde no se afectará el bosque de ninguna manera. 
Es necesario recordar que, gracias a un acuerdo entre la EEB y la gobernación del Quindío, se corrieron dos torres y una comisión independiente está analizando si es posible cambiar la torre que permanece, ya que se argumenta que técnicamente es inviable. 

 

La subestación

El proyecto Upme 002-2009 subestación Armenia 230 kv y líneas de transmisión asociadas, consiste en la instalación de 81 torres metálicas entre Santa Rosa de Cabal en Risaralda y Circasia en el Quindío, con el fin mejorar la confiabilidad y seguridad del suministro de energía en la región cafetera. De las 81 torres, 22 serán instaladas en zonas de reserva ambiental. Ocho de ellas se ubicarán en el parque reserva natural La Marcada en Pereira; trece más en el bosque reserva Barbas-Bremen, jurisdicción del departamento de Risaralda y una en la misma reserva, jurisdicción del Quindío. 

En el 2012, la Empresa de Energía de Bogotá, EEB, ganó la concesión del proyecto, entidad que ya tramitó la licencia ambiental con el Anla, y logró el visto bueno del ministerio de Cultura y del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Icanh.

Sin embargo, la comunidad —incluyendo a propietarios de los predios donde se instalarán las torres—, ambientalistas y líderes políticos han mostrado su oposición al proyecto por los daños ambientales que causaría y porque, para algunos, no se justifica un proyecto de tal envergadura. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net