Economí­a / MARZO 16 DE 2020 / 1 mes antes

Muerte de abejas: "Un panorama preocupante, pero no es nuevo"

Autor : Karol Moreno García

Muerte de abejas: “Un panorama preocupante, pero no es nuevo”

Foto : LA CRÓNICA

El proyecto de ley, que actualmente cursa en el Congreso, tiene pendiente rendir segundo debate en la plenaria del Senado.

En entrevista con LA CRÓNICA, el representante quindiano a la Cámara Luciano Grisales Londoño, uno de los congresistas que lidera el proyecto de ley que busca la protección de los polinizadores, señaló sobre el panorama actual —donde solo en Quindío han muerto 100 colmenas este año—, que es preocupante, pero no es nuevo. 

“Desde hace más de cinco años, diferentes organizaciones y actores sociales y políticos hemos estado advirtiendo esta situación. De hecho, son cifras como estas las que están en la base de nuestro proyecto. Sin embargo, detrás de esta problemática se han movido muchos intereses de grupos a los que les perjudicaría una disposición normativa en ese sentido”.

“Estos grupos han movilizado toda su capacidad de influencia dentro del Estado para impedir que la propuesta se consolide. Basta recordar que el proyecto de ley que debatimos en el periodo legislativo pasado terminó hundiéndose en el último paso, que es la conciliación”, advirtió el congresista. 

Añadió que incluso, a través de una estrategia muy agresiva, los representantes de sectores como los productores de agroquímicos han construido la idea, entre los agricultores, de que esta iniciativa afectaría su productividad y sus intereses, lo que ha puesto en conflicto a los agricultores con los apicultores.

“Esta confrontación es un falso dilema, pues sin polinización no hay agricultura. Justamente el proyecto de ley que nosotros presentamos busca garantizar un servicio ecosistémico que hoy no le cuesta a los agricultores, pero que de persistir la afectación de los polinizadores naturales, a la postre los agricultores deberán pagar”.

Recomendado: Comerciantes de la Placita Cuyabra rechazaron propuestas de reubicación

 

Estado actual del proyecto de ley 

El representante a la Cámara precisó que el proyecto de ley 103 de 2019 Senado, que radicó junto a la senadora Maritza Martínez el 12 de agosto del año pasado, fue acumulado, para su discusión, con otro proyecto que en el mismo sentido había presentado el senador Jorge Eduardo Londoño y algunos representantes y senadores de la bancada del Partido Verde; el 53 de 2019 Senado. 

“De la acumulación de estos dos proyectos surgió una ponencia compartida positiva presentada por el propio senador Londoño y el senador José David Name. Esta fue sometida a consideración de los honorables senadores desde el 12 de noviembre del año pasado y que fue debatida y votada el 11 de diciembre en la Comisión Quinta del Senado de la República”. 

Agregó: “En la actualidad, el proyecto tiene pendiente rendir ponencia para segundo debate en la plenaria del Senado. Después de eso pasará a comisión quinta de Cámara, donde estamos esperando para avanzar en su aprobación. Ese es el estado actual del trámite del proyecto”.

Grisales Londoño resaltó que no negocian el principio fundamental, que es la protección de los polinizadores como agentes determinantes, no solo del desarrollo económico, sino de la vida de los distintos ecosistemas.

“El proyecto de ley inicialmente planteó fijar unos límites al uso de agroquímicos en ciertos ecosistemas. Además, planteamos unas competencias que resultan determinantes para proteger a las especies polinizadoras de las que depende la agricultura. Entre estas se contempla la necesidad de avanzar en investigación, caracterización y monitoreo de estas especies”.

El proyecto desarrolla disposiciones para avanzar en el fomento de la cría de abejas y del desarrollo de la apicultura como un sector viable de desarrollo para el país. Pone así de presente la importancia de ir avanzando hacia modelos de producción agropecuaria más sostenible, sustentable y sobre todo amigable con el ambiente y la salud de los colombianos.

“A nosotros nos interesa particularmente esta dimensión que interviene en el momento de definir vocaciones productivas, que armoniza el desarrollo y el crecimiento económico con la protección del ambiente. Creemos, sin ingenuidad, que nuestro gran potencial es ambiental y que la defensa de esta riqueza debe ser una política de Estado, que se prolongue desde ahora hasta las próximas generaciones”.

Vea también: El Magdalena Medio, la zona cero del "fracking" en Colombia



Productores reconocieron la importancia de las abejas

El medio consultó a los representantes de algunos de los renglones productivos de mayor incidencia en el departamento y que los apicultores han señalado son los que más afectan a las colmenas: café, cítricos y aguacate. 

 

José Martín Vásquez Arenas, director ejecutivo del Comité de Cafeteros del Quindío: “Es de gran preocupación porque finalmente la polinización, para el caso nuestro cuando hay época de floraciones, se requiere de las abejas para que podamos tener un mayor impacto en nuestra producción. Estamos en este momento haciendo evaluaciones, estudiando y profundizando más para poder empezar a trabajar en la concientización de ese tema. En cuanto al manejo de labores culturales para el control de roya y broca por medio de los fungicidas, es un tema que se viene manejando muy permanentemente desde Cenicafé, incluso desde el comité departamental venimos evaluando un programa piloto que queremos realizar en una de las fincas, con la intención de buscar la mejor manera para que los caficultores puedan involucrarse con el manejo de la apicultura. Incluso que se convierta en una oportunidad de negocio. 

Señaló que los caficultores que tienen plagas como la roya y la broca tienen un acompañamiento por parte del servicio de extensión que los orienta a atacarlas de la mejor manera para no afectar otras especies. “Por eso también promovemos la siembra de variedades de café resistentes como Cenicafé o Castillo para mitigar el impacto de las labores culturales en materia ambiental y con las abejas”. 

Diego Aristizábal, presidente de la Asociación de Productores de Aguate, Asoproa, en Quindío: “Nuestro principal aliado son las abejas. En muchos de los predios incluso tenemos estos insectos. La mayor dificultad con estos polinizadores en nuestro sector es en las variedades del mercado nacional, donde desafortunadamente no hay controles y que tienen aplicaciones calendario. En el caso del hass hay certificaciones internacionales donde tratamos de ser muy biológicos, dentro de lo que están las abejas. Además nos obligan a tener asistencia técnica permanente, tener un producto inocuo, miden una trazabilidad, lo que no sucede con las variedades de mercado nacional, sin esto querer decir que sea un acto de irresponsabilidad, lo que pasa es que no ha habido la cultura y no hay exigencias para el control de agroquímicos”. 

Silvia Lizethe Arbeláez Giraldo, presidenta de la Federación Nacional de Citricultores: “Las abejas son un aliado en la producción de cítricos. Nosotros somos los principales interesados en la protección de las mismas porque hacen el trabajo por nosotros. De manera que muchas de las fincas citricultoras, paralelamente son productoras de miel, no como un producto comercial, sino que básicamente lo hacemos para poder lograr una buena polinización. Tenemos muchos cuidados con ellas, como áreas especiales protegidas con barreras naturales como botón de oro y otras plantas que les gusta mucho, además para que los trabajadores identifiquen dónde están concentradas y no las molesten. En caso de que haya necesidad, porque a veces por motivo de alta infestación de plagas se hacen necesarias las fumigaciones, entonces hay que tener cuidados como que sean productos que estén debidamente autorizados por el ICA y tenemos que tener precauciones que nacen del conocimiento mismo de las abejas, como conocer sus rutinas de trabajo; las abejas no madrugan mucho, entonces hay que procurar hacer las fumigaciones muy temprano, antes de que ellas salgan”. 


Acercamiento entre apicultores y agricultores

Dentro de las medidas que han aconsejado las autoridades relacionadas con la producción de abejas, se recomienda que se establezca una buena comunicación entre apicultor y agricultor para reducir la probabilidad de muerte de los polinizadores a causa de la aplicación de fungicidas. 

Dídier Isaza, apicultor en Quindío, dijo que estos acercamientos son complejos porque ir a hablar con todos los dueños de las fincas requiere de mucho tiempo. “Es que no es ir solo una vez e informar que hay abejas cerca, hay que ir dos y hasta cinco veces para encontrar la personas receptivas que le permita hablar con el que toma las decisiones. Conozco muchas fincas donde es prohibido decir quién es el dueño. 

Fáber Sabogal Martínez, representante legal de la Asociación Colombiana para los Protectores Reproductores de las Abejas, Asoproabejas, expuso: “Yo tuve un envenenamiento grande y los de la granja que queda aledaña dicen que tienen todas las licencias e hicieron la fumigación, los mismos trabajadores lo dijeron, y el administrador dice que la agrónoma fue la que dio la dosis para la aplicación, pero ella nunca dio la cara”. 

Señalaron que hay muy poca conciencia con el grupo de los agroquímicos porque no matan a las abejas si se sabe hacer la aplicación, que no sea en periodos de floración, que además es ilógico porque no van a matar la enfermedad. 

“En los cultivos de cítricos sí tenemos un problema porque lo tienen que fumigar muchas veces en floración porque lo ataca un ácaro tostador que se mete dentro de la flor”. 

 

La búsqueda por entender la labor y la salud de las abejas

En entrevista con LA CRÓNICA, el representante quindiano a la Cámara Luciano Grisales Londoño, uno de los congresistas que lidera el proyecto de ley que busca la protección de los polinizadores, señaló sobre el panorama actual —donde solo en Quindío han muerto 100 colmenas este año—, que es preocupante, pero no es nuevo. 

“Desde hace más de cinco años, diferentes organizaciones y actores sociales y políticos hemos estado advirtiendo esta situación. De hecho, son cifras como estas las que están en la base de nuestro proyecto. Sin embargo, detrás de esta problemática se han movido muchos intereses de grupos a los que les perjudicaría una disposición normativa en ese sentido”.

“Estos grupos han movilizado toda su capacidad de influencia dentro del Estado para impedir que la propuesta se consolide. Basta recordar que el proyecto de ley que debatimos en el periodo legislativo pasado terminó hundiéndose en el último paso, que es la conciliación”, advirtió el congresista. 

Añadió que incluso, a través de una estrategia muy agresiva, los representantes de sectores como los productores de agroquímicos han construido la idea, entre los agricultores, de que esta iniciativa afectaría su productividad y sus intereses, lo que ha puesto en conflicto a los agricultores con los apicultores.

“Esta confrontación es un falso dilema, pues sin polinización no hay agricultura. Justamente el proyecto de ley que nosotros presentamos busca garantizar un servicio ecosistémico que hoy no le cuesta a los agricultores, pero que de persistir la afectación de los polinizadores naturales, a la postre los agricultores deberán pagar”.

Estado actual del proyecto de ley 

El representante a la Cámara precisó que el proyecto de ley 103 de 2019 Senado, que radicó junto a la senadora Maritza Martínez el 12 de agosto del año pasado, fue acumulado, para su discusión, con otro proyecto que en el mismo sentido había presentado el senador Jorge Eduardo Londoño y algunos representantes y senadores de la bancada del Partido Verde; el 53 de 2019 Senado. 

“De la acumulación de estos dos proyectos surgió una ponencia compartida positiva presentada por el propio senador Londoño y el senador José David Name. Esta fue sometida a consideración de los honorables senadores desde el 12 de noviembre del año pasado y que fue debatida y votada el 11 de diciembre en la Comisión Quinta del Senado de la República”. 

Agregó: “En la actualidad, el proyecto tiene pendiente rendir ponencia para segundo debate en la plenaria del Senado. Después de eso pasará a comisión quinta de Cámara, donde estamos esperando para avanzar en su aprobación. Ese es el estado actual del trámite del proyecto”.

Grisales Londoño resaltó que no negocian el principio fundamental, que es la protección de los polinizadores como agentes determinantes, no solo del desarrollo económico, sino de la vida de los distintos ecosistemas.

“El proyecto de ley inicialmente planteó fijar unos límites al uso de agroquímicos en ciertos ecosistemas. Además, planteamos unas competencias que resultan determinantes para proteger a las especies polinizadoras de las que depende la agricultura. Entre estas se contempla la necesidad de avanzar en investigación, caracterización y monitoreo de estas especies”.

El proyecto desarrolla disposiciones para avanzar en el fomento de la cría de abejas y del desarrollo de la apicultura como un sector viable de desarrollo para el país. Pone así de presente la importancia de ir avanzando hacia modelos de producción agropecuaria más sostenible, sustentable y sobre todo amigable con el ambiente y la salud de los colombianos.

“A nosotros nos interesa particularmente esta dimensión que interviene en el momento de definir vocaciones productivas, que armoniza el desarrollo y el crecimiento económico con la protección del ambiente. Creemos, sin ingenuidad, que nuestro gran potencial es ambiental y que la defensa de esta riqueza debe ser una política de Estado, que se prolongue desde ahora hasta las próximas generaciones”.
 

El papel de la autoridad ambiental

José Manuel Cortés, director de la Corporación Antónoma Regional del Quindío, CRQ, explicó que al tratarse de una especie domesticada –porque los apiarios son cultivos-, que no son de la fauna silvestre, quien debe actuar con respecto al uso y el tipo de agroquímicos, las dosis que se deben aplicar y la forma es el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA. “Nosotros como corporación tenemos el deber y la responsabilidad de revisar si hay alguna afectación ambiental al momento de ese tipo de mortandad”. 

Explicó que si hay mortandad de abejas, en la ruta de atención el primer respondiente es la autoridad fitosanitaria para que revise que tipo de agroquímicos se están aplicando en la zona y la forma en que lo están haciendo. Luego la CRQ estudia si hubo afectación al entorno natural, por ejemplo, si contamina una fuente hídrica cercana, la biodiversidad de un bosque. 

“Cuando se dan denuncias de muerte de abejas, personal de la corporación se desplaza al lugar a verificar qué tipo de afectación se pudo dar. Hasta el momento, en las visitas que hemos realizado, no se da una afectación sobre un recurso natural como el agua o algún tipo de diversidad biológica. Estamos muy prestos a cuando se presenten este tipo de situaciones a que, después de que el ICA actúe, nosotros ir a verificar algún tipo de afectación”. 

De su interés: Armenia acató la orden de suspender clases a partir de este lunes

 

Herramientas legales vigentes 

El congresista quindiano indicó que hoy el Código Penal colombiano tipifica el robo de colmenas como delito. A parte de ello en la actualidad no existe en ordenamiento jurídico del país disposiciones para la protección de los polínizadores y entre ellos de las abejas.

“Recientemente, en enero de este año, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó al ministerio de Agricultura, a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, y a otras autoridades del sector crear una mesa de estudio para analizar y establecer los mecanismos que se utilicen para limitar o prohibir el uso de insecticidas que están matando a las abejas en Colombia. Esa sentencia está en firme”.

Djo que paralelamente, el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible ha empezado a trabajar, junto con el Instituto Humboldt y la CAR Cundinamarca, en la Iniciativa Colombiana de Polinizadores cuyo propósito es fomentar y orientar la gestión y conservación de estos en el país, destacando la importancia de los diferentes grupos biológicos que prestan este servicio ecosistémico.

“Todos estos esfuerzos son importantes, sin embargo, nosotros creemos que es necesario que desde el legislativo se avance en el conjunto de disposiciones legales que le den piso jurídico a estas iniciativas, canalizando y focalizando las acciones, estableciendo responsabilidades y gestionando un presupuesto para la atención de estos importantes seres vivos de los que tanto dependemos”.


 




 

 


Temas Relacionados: Muerte de abejas Quindío Noticias

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net