Economí­a / ENERO 14 DE 2010 / 12 años antes

Nuevo régimen de cesantias este año

Nuevo régimen de cesantias este año

Pese a los cambios en el sistema, no se modificarán temas como el procedimiento de retiro parcial, para efectos de adquisición de vivienda, por ejemplo.

Dos tipos de portafolios, uno enfocado en mitigar el riesgo de perder valor y el otro, orientado a la generación de rentabilidad, las opciones entre las que el afiliado podrá elegir.
Por: Andrés Felipe Mejía Álvarez

La oferta de dos opciones de inversión por parte de las sociedades administradoras de fondos de cesantías a sus usuarios, es el punto central de la reforma de la ley 1328 de 2009.
Como se recordará, dentro de un mes se cumple el plazo para que los empleadores consignen los aportes de sus trabajadores, que desde este año tendrán la oportunidad de elegir alguna de las dos opciones.

El respectivo régimen de transición entró en vigencia desde el primero de enero de este año, y se extenderá durante el primer semestre, periodo durante el cual las compañías encargadas de la administración de estos recursos deberán, en conjunto con el gobierno y la Superintendencia Financiera de Colombia, divulgar las medidas.
De la misma manera, los afiliados a las sociedades ilustrarán sobre las características de ambas alternativas con el fin de que se examine su perfil de riesgo y cómo quiere distribuir las consignaciones de su empleador, selección para la que habrá plazo hasta el 1 de julio.

La Superfinanciera explicó como la decisión se tomó teniendo en cuenta la evolución del mercado de capitales durante los últimos 19 años, lo que representaría la razón primordial de la creación del nuevo régimen.
“La dinámica de los retiros parciales de cesantías por parte de los afiliados año tras año, fue mostrando que en época de fuertes volatilidades el impacto del riesgo de mercado era demasiado alto para los afiliados que retiran sus cesantías en fechas cercanas a la consignación que sus empleadores hacen en los fondos. En 2006 se presentó una coyuntura muy difícil para estos quienes en algunas ocasiones retiraron un poco menos de lo que les fue consignado, dada la valoración a precios de mercado que debían hacer las administradoras de las inversiones que realizaban los fondos con los recursos de los afiliados. Este efecto no se presentaba para quienes tenían horizontes de largo plazo y preferían guardarlas para la época en que estuvieran realmente cesantes”.

Teniendo en cuenta este fenómeno, se habilitó la opción de que el afiliado elija cómo desea administrar este recurso, entre un portafolio de corto plazo, uno de largo plazo, o una combinación entre los dos. Cada uno cuenta con su propio régimen de inversiones, una rentabilidad mínima ofrecido por la administradora y unos cánones de comisiones y publicidad diferentes.

Cabe anotar que la reforma no cubrirá a los afiliados al Fondo Nacional del Ahorro, es decir, los servidores públicos de las entidades de la rama Ejecutiva, así como los voluntarios que hayan depositado sus recursos en la entidad, los cuales no podrán trasladarse de sociedad administradora hasta tres años transcurridos.


El mecanismo en detalle

El portafolio de corto plazo corresponde a un modelo con horizontes de permanencia cortos que busca mitigar el riesgo de perder valor por los retiros cercanos a la fecha de consignación, mientras que el de largo plazo se enfoca más en la obtención de una mayor rentabilidad, al precisar horizontes de permanencia mayores a un año.
Los primeros tendrán como fuente de sus ingresos los resultantes del nuevo recaudo, es decir, el posterior al primero de enero de 2010 y el presentado entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de los años subsecuentes. Dicho dinero permanecerá allí hasta que el trabajador determine trasladarlos al de largo plazo.
“Dada la dinámica de los retiros parciales, se estimó que si el afiliado no ha tomado ninguna decisión, entre el 16 y el 31 de agosto de cada año los saldos que se encuentren en el portafolio de corto plazo se trasladarán al portafolio de largo plazo para buscar una mejor rentabilidad y una perspectiva de inversión de largo plazo que beneficie a los afiliados”, precisó el organismo de control.

También se podrá combinar en subcuentas con distintos porcentajes los recursos y recaudos en las dos alternativas, proporción que se aplicará sólo al momento del traslado. La elección para el traslado del corto al largo deberá respetar un tiempo de seis meses, pero si el cambio es al revés, el periodo mínimo será de doce meses luego de la última elección.
Sin embargo, señaló que no se presentarán cambios en materia de cuantías, fecha y forma de liquidación del valor a consignar por parte del empleador, así como tampoco las causales para retirar definitiva y parcialmente las cesantías y la posibilidad y libertad para elegir libremente la sociedad administradora y para trasladarse.

Incluso aquellos que hayan depositado sus cesantías en un portafolio de largo plazo podrán retirar parcialmente para remodelar o comprar vivienda o para financiar la educación superior, de manera similar a la empleada hasta el momento.
No obstante, en casos de retiro los retiros parciales provendrán de la subcuenta de corto plazo, caso contrario a la pignoración o el embargo, en el que se tomará primero el recurso existente en el de largo plazo.


Inversiones, rentabilidad mínima y comisiones
Aunque para el portafolio de largo plazo se conservarán prácticamente las mismas reglas que hoy existen para el fondo de cesantías que hoy opera, el de corto plazo presentará cambios fundamentales, como el hecho de que las inversiones deberán estar respaldadas por activos que cuenten con la liquidez y seguridad requerida, es decir inversiones muy líquidas y a menos de un año, por lo que se prohibirán las acciones no líquidas o ADR y GDR, la participaciones en los Fondos de Capital Privado, las operaciones Repo o simultáneas activas celebradas en la BNA, los productos estructurados de capital protegido y las carteras colectivas cerradas.

Por otra parte, la rentabilidad mínima de esta opción estará “atada a un indicador de referencia de corto plazo neto de comisión de administración, disminuida en un 25%. El indicador corresponde a un TES sintético a 90 días con rendimiento equivalente a la tasa de la curva cero cupón para 90 días. Este se valora al cierre de cada mes y se reinvierte a la tasa indicada”, expresó.

Por último, las administradoras podrán cobrar una comisión del 1% anual sobre el valor del portafolio de corto plazo liquidado en forma diaria, mientras que la comisión del de largo plazo el valor será del 3% anual sobre el valor del portafolio liquidado en forma diaria.
“Por los retiros anticipados de cualquiera de los dos portafolios, se podrá cobrar una comisión del 0.8% del retiro. No hay comisión para el retiro de las cesantías cuando el trabajador quede cesante”.

Se precisó además que los intereses sobre cesantías se reconocerán y abonarán, una vez se cargue el reporte consolidado en el sistema “con fecha al 1 de enero de cada año, en la cuenta individual de cesantías de los afiliados que pertenecen al sector público y corresponderán a un interés del 60% del IPC sobre el reporte de cesantías del año inmediatamente anterior o proporcional a la fracción del año que se liquide definitivamente. Los intereses para los afiliados del sector privado los seguirá reconociendo y pagando directamente el empleador según lo estipulado en las leyes 52 de 1975 y 50 de 1990”.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net