Fauna / JULIO 19 DE 2021 / 2 meses antes

Lo que esconden los sonidos de los animales

Autor : José Alejandro Castillo Jaramillo

Lo que esconden los sonidos de los animales

Los sonidos de ranas y anfibios, el aporte que desde la Uniquindío se hizo en estudio nacional. Foto : Fotografía: Fernando Vargas Salinas.

Son utilizados para encontrar pareja, para defender un territorio o para advertir sobre un eventual depredador.

Biota Colombia, revista científica del Instituto Humboldt, publicó a principio de este año un artículo sobre la acústica de la fauna, en el que el aporte desde la Universidad del Quindío, por parte de Fernando Vargas Salinas, Mauricio Rivera y Yelenny López Aguirre,  estuvo centrado en los sonidos de anfibios y reptiles.

De acuerdo con este documento, el estudio de los sonidos se utiliza como una herramienta que permite cuantificar, identificar, monitorear y entender mejor dicha diversidad.

LA CRÓNICA habló con Vargas Salinas, quien es docente del programa de Biología de la Uniquindío, quien afirmó: “Muchos animales se comunican entre ellos a través de los sonidos. En biología llamamos bioacústica al estudio de las señales sonoras que emiten los animales, con las que se comunican entre miembros de la misma especie, o incluso, entre distintas especies, depende del tipo de interacción que haya”.

Relató que los sonidos son utilizados para encontrar pareja, para defender un territorio o para advertir sobre un eventual depredador.

En Colombia, dada la gran diversidad de animales, hay un montón de especies que producen sonidos y lo que hicimos en el manuscrito fue recopilar información y hacer una revisión del estado y desarrollo de los estudios sobre la bioacústica en los diferentes grupos animales —aves, insectos, anfibios, reptiles, mamíferos e incluso peces—, para qué los utilizan y qué tanto se sabe de la producción de sonidos de las especies colombianas”, aseveró Vargas Salinas, quien es biólogo de la Universidad del Valle, con maestría en Biología Tropical de la Universidad de Puerto Rico y doctor en Ciencias Biológicas de la Universidad de Los Andes en Bogotá.  

Dijo que para el artículo científico de Biota Colombia, fue invitado a cubrir la parte de anfibios y reptiles, trabajo que realizó junto con una exalumna, Yelenny López Aguirre, que lo apoya en la colección de anfibios y reptiles.

“La revisión que hacemos en el manuscrito es a nivel nacional. Si nosotros conocemos los sonidos, podemos crear un tipo de biblioteca de señales acústicas de la fauna. Hoy en día, para el monitoreo para saber qué tan abundantes son las poblaciones en un sitio o si está presente una especie o no en determinada zona, se utilizan aparatos que hacen grabaciones automáticas, estos se dejan en un sitio establecido, se programan para grabar cada determinado tiempo y con base en lo que se escuche, se podría decir si un animal está presente en el sitio, pero para eso, necesitamos conocer las señales de las especies, por lo que esta es otra utilidad de estudiar los sonidos de la fauna”, subrayó el biólogo.

En lo relacionado con el trabajo adelantado en el Quindío, señaló: “Estoy vinculado a la Universidad del Quindío desde hace 8 años y desde entonces, a través de los estudiantes, hemos trabajado en diferentes aspectos de la ecología y comportamiento de las ranas en el departamento y eso incluye conocer su distribución hasta  aspectos de lo que llamamos historia natural, como los sonidos. Hemos descrito el canto de varias especies de ranas presentes en el Quindío y eso ha contribuido a ir incrementando el conocimiento de las señales acústicas a nivel nacional y esa fue la razón por la que nos invitaron a trabajar en el manuscrito”.

Manifestó que tradicionalmente el estudio de ranas y sapos se había hecho desde una perspectiva muy taxonómica, que es muy importante, pero no en aspectos de ecología. “Antes, algunos estudiantes y profesores tuvieron la iniciativa de empezar a trabajar con las ranas en el Quindío, y se hicieron algunos aportes puntuales, pero el proceso no fue consistente, tal vez porque los alumnos se graduaron y los docentes a lo mejor no eran de planta y se les terminó el contrato o buscaron otras opciones laborales”.

Aseguró: “Actualmente hemos ido conociendo mucho más la fauna de ranas en el Quindío, pero no solo describiendo si está o no en la región. Hemos hecho varios trabajos sobre cómo el canto juega un rol importante para encontrar pareja y dar a conocer que hay algunas variaciones en los sonidos entre las mismas especies, entre otros aspectos. Nos ha ido bastante bien, al punto que ya tenemos reconocimiento nacional sobre nuestro aporte en la bioacústica de las ranas”.

Informó que “justo en este momento estamos dictando un curso virtual de bioacústica en anfibios y reptiles. Es un espacio gratuito financiado por la Asociación Colombiana de Herpetología. Dura 2 semanas y lo dictamos 5 profesores. Esta opción se da debido a que en el departamento estamos aportando mucho al conocimiento de la acústica de las ranas, incluidas especies que están en otros departamentos”.

Relató que el estudio de la acústica está tomando mucha fuerza, no solo en ranas, sino en todos los animales, porque a través del estudio de los sonidos se puede conocer mucho de la biología de las especies, pero también a monitorear sus poblaciones en planes y estrategias de conservación”.

Sobre el estudio

En el artículo titulado Estado, desarrollo y tendencias de los estudios en acústica de la fauna en Colombia, participaron 11 expertos, quienes realizaron una profunda revisión de los estudios basados en bioacústica desarrollados en Colombia, como publicaciones de tipo científico, trabajos de grado y presentaciones en conferencias; esto con el fin de establecer una línea base e identificar vacíos, fortalezas y debilidades.

Dicha búsqueda arrojó un total de 321 trabajos sobre bioacústica de 6 grupos taxonómicos de fauna: insectos, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos

Los grupos taxonómicos con mayor número de estudios en Colombia fueron aves —36,6 %— y anfibios —35 %—, seguidos de mamíferos —17 %—, insectos —10 %—, reptiles —1 %— y peces —0.6 %—.

Antes del año 2000 las publicaciones eran relativamente escasas. A partir del 2010 se evidencia un incremento en el número de publicaciones en casi todos los grupos. La región Andina, con el 63 %, presentó un mayor número de publicaciones”, revela el artículo científico de la revista Biota Colombia.

A pesar de que estas evidencias demuestran que en Colombia hay un creciente interés por el uso de la acústica para fortalecer el estudio de la taxonomía, sistemática, ecología, evolución y conservación de la fauna, los expertos advierten que el conocimiento sobre las interacciones acústicas de las especies está en una etapa temprana de desarrollo.

Recomendado: En pocos días estará listo el plan de manejo y conservación del mono nocturno


Temas Relacionados: Fauna Animales

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net