Fauna / AGOSTO 24 DE 2020 / 1 año antes

Puma, el felino más grande que habita en el Quindío

Autor : Carlos Wílmar López Rodríguez

Puma, el felino más grande que habita en el Quindío

El puma es el carnívoro con una distribución más amplia en América, se encuentra desde Chile hasta Canadá.

La pérdida de hábitat, la disminución de sus fuentes naturales de alimento y la caza por retaliación son las principales amenazas contra la especie.

El puma o león de montaña es el segundo felino más grande de toda América —solo superado por el jaguar—, si bien no está catalogado dentro del grupo de los felinos mayores —como el tigre, el león o leopardo—, su talla —de 90 a 160 centímetros de longitud— y su peso —entre 30 y 75 kilogramos—, sí lo hacen uno de los 2 depredadores dominantes del Eje Cafetero, solo equiparado al oso de anteojos.  

En este departamento únicamente se tienen registros de su presencia en el municipio de Salento, en las veredas Estrella de Agua, La Montaña y Sierra Morena. No es una especie fácil de encontrar, ya que al igual que todos los felinos es un animal solitario, al que le incomoda la presencia de los seres humanos.  

El puma  concolor, como se le conoce científicamente, es de hábitos nocturnos, pues es en las noches cuando sale en busca de sus presas, que suelen ser pequeños mamíferos, como armadillos, guatines o, sus favoritos, los venados.    

Al estar al tope de la cadena alimenticia en esta región, el león de montaña contribuye con el control de especies que, sin depredadores naturales, pueden convertirse en plagas y ser dañinas para los ecosistemas.    

Según Esteban Grajales Suaza, estudiante de biología de la Universidad del Quindío y líder del grupo de Estudio y conservación de carnívoros del Eje Cafetero, la especie se caracteriza por esa coloración única, sin manchas, ni líneas.  

“Es muy similar a una leona, de color habano  uniforme, aunque la punta de la cola, el hocico y las márgenes de las orejas son negras, mientras que su vientre presenta una decoloración en comparación con el dorso”.  

Curiosamente los cachorros nacen manchados, como tigrillos de ojos azules, lo cual, según los investigadores les sirve de camuflaje mientras se independizan de la madre.    
El puma puede habitar una gran variedad de ecosistemas, a diferentes altitudes, pero cada vez, por obligación, se ha ido adaptando a otros entornos, incluso a los intervenidos por el hombre, como algunas zonas que han pasado de ser bosque a cultivos agrícolas o producciones pecuarias.  

Recomendado: 
La danta de montaña o el arquitecto de los bosques

“Tanto a nivel nacional como internacional, la especie se encuentra en la categoría de Preocupación menor, sin embargo, ha habido una problemática creciente, sobre todo en los últimos años a la que se le ha denominado conflicto hombre-felino. Esto se origina debido a la pérdida de su hábitat natural, la fragmentación de los bosques, puesto que ha perdido los sitios donde puede cazar o ya no encuentra un número de presas que pueda satisfacer sus necesidades, así que ha buscado en animales domésticos, como vacas o cabras, una fuente de alimento”.  

Esta situación ha derivado en un doloroso círculo que culmina en la cacería de la especie por parte de los productores que buscan venganza cuando descubren que algún puma está acechando su ganado.    

“Esto también ocurre porque las prácticas de manejo del ganado facilitan esa interacción, puesto que algunos propietarios permiten que los animales pastoreen libremente, incluso con acceso a los bosques. Un puma madre, tratando de alimentar a sus cachorros, sin fuentes naturales de alimento —porque los bosques se transformaron en cultivos alejando a las presas—no le queda más alternativa que recurrir a estas prácticas”.  

No hay registros de ataques de pumas a seres humanos, no obstante, sí se debe tener en cuenta que ha habido ataques a animales de compañía como perros, sobre los cuales no hay control en el campo.  

No forman familias  

Los pumas solo están en pareja durante la época reproductiva. Mediante marcas de orina, heces, rasguños en el suelo y en troncos, las hembras dejan mensajes que le dan a conocer al macho cuándo están listas para la reproducción.  

Es una especie donde no se forman familias, el macho solo se encuentra con la hembra para el  apareamiento. El  periodo de gestación dura aproximadamente 92 días, y puede parir entre 1 y 2 cachorros, que suelen destetarse cuando tienen 5 meses, sin embargo, solo son independientes después de año y medio, 6 meses antes de alcanzar su madurez sexual.  

Ver también: 
La pequeña y esquiva dacnis turquesa, la sobreviviente de los bosques

 

Esfuerzo para salvarla  

El puma es una especie admirable, digna de respeto, pero que se está viendo acorralada por la expansión de la frontera agrícola y urbana.

“Todas las acciones que hacemos tienen una consecuencia, cada árbol que se tala, cada animal que se caza. Debemos tener en cuenta que estas especies han habitado aquí desde mucho antes que nosotros y somos nosotros quienes estamos invadiendo sus hábitats. Debemos evitar la cacería, la deforestación y el tráfico de fauna silvestre y que hagamos un buen uso de nuestros animales domésticos, tanto de producción como de compañía para evitar los conflictos. Los pumas son una especie importante y muy representativa de esta zona”.

Dato curioso  

A pesar de ser el segundo felino más grande de América, el puma pertenece al grupo de los gatos pequeños. Ni siquiera tiene la capacidad de rugir, ya que carece del hueso hioideo y de unos pliegues engrosados en su garganta. Por esta razón sus vocalizaciones son más similares a las de un gato, un maullido similar al grito de una mujer.


Temas Relacionados: Puma Fauna Quindío Medio Ambiente

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net