Reductores de velocidad que podrían "˜acelerar' la muerte

LA CRÓNICA identificó 4, pero hay muchos más en los barrios de Armenia. 

 

Los reductores de velocidad, para nadie es un secreto, ayudan a disminuir los accidentes de tránsito. En la mayoría de los siniestros, los protagonistas son los motociclistas y también aparecen los peatones como víctimas. 

Sin embargo, existen barrios de Armenia en los que los reductores de velocidad, en vez de ser una ayuda, se convierten en aliados de las tragedias por su mal estado. Las grietas, la falta de pintura y de pavimento hacen que muchos actores de la vía, a simple vista, los vean como parte de las calles y más de un conductor se los ‘coma’, lo que podría genera accidentes y daños en los vehículos. 

Jairo Alonso Escandón González, secretario de Tránsito y Transportes de Armenia, informó que “si es en la parte de mantenimiento, de señalización y de pintura lo hacemos nosotros. Cuando hay que hacerlos nuevos y colocarles cemento, le corresponde a Infraestructura. Si la gente del barrio nos manda alguna solicitud de una vez la enviamos a esa dependencia para que estudie la situación”. 

Según Fabio Gómez Díaz, presidente de la Junta de Acción Comunal, JAC, del barrio Mercedes del Norte, este reductor de velocidad, ubicado frente a las manzanas 11 y 14, existe hace más de 20 años. Aunque han pedido apoyo a las distintas administraciones municipales para que lo intervengan, han sido ignorados. Arreglaron otros 2 en la zona, pero este no. Varios motociclistas se han accidentado. Le falta pintura, está desnivelado y tiene grietas. 

Los reductores de velocidad del barrio El Universal se encuentran en pésimas condiciones. Los accidentes y daños en carros y motos son muy frecuentes. 

Vecinos de la carrera 18, sector del cementerio Jardines de Armenia, se quejaron porque hay 3 reductores de velocidad que “casi no se ven y se confunden con la carretera. Más de un conductor se los ‘come’ y terminan dañando los vehículos”, aseguró un trabajador de la zona. 

En la carrera 15 con calle 12 norte se aprecia este reductor de velocidad sin pintura, justo diagonal a una de las entradas de la Universidad del Quindío. El flujo vehicular es constante y con mucha regularidad los conductores no lo ven. 

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

Más Galerías

¿Medidas de bioseguridad  en el transporte público?

¿Medidas de bioseguridad en el transporte público?

Pequeños en el rebusque

Pequeños en el rebusque

Nómadas del asfalto

Nómadas del asfalto

A media marcha se reactivó la atención en entidades del Estado

A media marcha se reactivó la atención en entidades del Estado

Las ventas callejeras volvieron a la ‘selva de cemento’ cuyabra

Las ventas callejeras volvieron a la ‘selva de cemento’ cuyabra

Siembran alimento y cosechan vida: ¡Dios les pague!

Siembran alimento y cosechan vida: ¡Dios les pague!

Día mundial del Medio Ambiente

Día mundial del Medio Ambiente

El cierre de negocios en Armenia, otro ‘virus’ que dejó la pandemia

El cierre de negocios en Armenia, otro ‘virus’ que dejó la pandemia

Reactivación económica en la ‘Villa del Cacique’

Reactivación económica en la ‘Villa del Cacique’

Renacimiento del comercio en imágenes

Renacimiento del comercio en imágenes

El regreso de LA CRÓNICA al papel

El regreso de LA CRÓNICA al papel

Memoria gráfica de una gran lección

Memoria gráfica de una gran lección

En las manos de todos

En las manos de todos


copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net