General / SEPTIEMBRE 06 DE 2015 / 5 años antes

De los avisos y los caminos reales

De los avisos y los caminos reales

Por esos mismos caminos reales fueron llegando posteriormente hacia el interior los contingentes de mano de obra africana que venían como sustitutos de los diezmados indígenas en las labores mineras.

En el año 1744, se publicaron las primeras Ordenanzas de Correos que sirvieron de reglamentación para los procedimientos que habrían de establecerse en ultramar.

Como lo hemos visto en otros escritos, desembarcados e instalados los conquistadores en los puertos americanos (Cartagena, Santa María La Antigua del Darién, La Habana, etcétera), una de las actividades subsiguientes consistía en la apertura de los llamados “caminos reales” (porque los hacía el Rey) hacia el interior del país en busca de oro y esmeraldas, y desde luego en busca de El Dorado, esa leyenda que fue el imán de muchas expediciones españolas y portuguesas venidas a estas regiones.

Por esos mismos caminos reales fueron llegando posteriormente hacia el interior los contingentes de mano de obra africana que venían como sustitutos de los diezmados indígenas en las labores mineras. (Igual cosa ocurría con los cargamentos de esclavos negros que llegaron a La Habana, Cartagena, Veracruz, Callao y los puertos de la costa este de los Estados Unidos) Construidos los caminos reales para el transporte de tropas, avíos, víveres, y esclavos, su siguiente utilización era el espacio para el correo que llevaba noticias y decisiones.

 

Evolución en el nuevo mundo

La evolución de los correos en el Nuevo Mundo va entonces, como en todas partes, desde los correos reales hasta los correos civiles. En el caso de estos últimos, hacia el año de 1560 España hizo una primera concesión civil: nombró como Correo Mayor de Castilla a un delegado de la casa alemana Thurn y Taxis, uno de las empresas pioneras y con mayor experiencia en el correo privado en la Europa de entonces. Más adelante, hacia 1610, se implantó en España un método de conducción de correos oficiales que se usaba en otros lares: la estafeta, vale decir, la gestión de la correspondencia en maletas cerradas (hoy llamadas valijas diplomáticas).


Ordenanzas de correos

Mucho más tarde, se formalizó el asunto cuando, en el año 1744, se publicaron las primeras Ordenanzas de Correos que sirvieron de reglamentación para los procedimientos que habrían de establecerse en ultramar. Así fue como el correo de Antioquia no se estableció sino hasta 1776, cuando Francisco Silvestre era el gobernador interino de esa provincia.

Pero una cosa eran los correos por tierra y otra por mar. Si bien los primeros estaban organizados para la Península, no lo estaban los segundos para los nuevos territorios. La organización del sistema de avisos contemplaba la construcción de varios navíos (fáciles de maniobrar y ligeros de arboladura) destinados únicamente al correo marítimo, con una nao capitana adelante y una nao almirante cubriendo el flanco de barlovento en la retaguardia.

Dicho sistema de correos funcionó por muchos años en las rutas hacia el Nuevo Mundo. Los avisos surcaban el mar con destino a las Indias Occidentales en seguimiento de una Cédula Real promulgada por Carlos III en 1764 que de esa manera lo había dispuesto/10. Los avisos salían desde La Coruña y Bilbao con destino a La Habana, el principal puerto de distribución del correo español, desde donde éste se remitía hacia Nueva Orleáns, Cartagena, San Juan de Puerto Rico, y Veracruz.


Primeros servicios postales en la Nueva Granada

Ya en el interior de la Nueva Granada conviene reseñar que fue el Virrey José Alfonso de Pizarro, llegado a este Virreinato hacia 1750, quien estableció entre nosotros los primeros servicios postales en forma ordenada y procedimental, incluyendo las tarifas postales y los itinerarios. En dicho año, las primeras “carreras” —otra denominación propia del servicio postal que significaba un itinerario acordado de ida y regreso— fueron dos: Santafé-Popayán-Quito, y Santafé-Cartagena. Doce años más tarde, en 1762, se estableció la ruta Santafé-Cartago, con escalas en Cali y Buga/11, la cual fue creada especialmente por el nuevo gobernante, Pedro Messia de la Zerda, para facilitar los correos de su Virreinato… hacia la zona minera del Chocó!
 

 

Por Jaime Lopera



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net