General / AGOSTO 31 DE 2011 / 11 años antes

La displasia de cadera afecta a 5 niñas por cada varón

La displasia de cadera afecta a 5 niñas por cada varón

Cuando el chico comienza a caminar, los signos clínicos son más sutiles, aunque a veces son evidentes los pliegues del muslo asimétrico o incluso una rodilla más baja que la otra.
La displasia congénita de la cadera o displasia del desarrollo de la cadera es la dislocación, subluxación o luxación de la cadera al nacer o en los primeros meses de vida. En algunos seres humanos por una razón aun no clara en su totalidad, al momento del nacimiento la cadera no se encuentra con una conformación adecuada y puede presentarse lo que en ortopedia se denomina displasia congénita y del desarrollo de la cadera, terminos que a su vez abarcan patologías como: subluxación (luxación parcial) de la cabeza del fémur, la displasia acetabular y la luxación completa de la cabeza femoral del acetabulo verdadero. 

En un recién nacido con luxación congénita verdadera de la cadera, la cabeza del fémur puede ser luxada y reducida para dentro y para fuera del acetabulo verdadero, ósea llevada fuera y dentro.

“La articulación de la cadera es la unión del hueso ilíaco con la cabeza del fémur, el lugar donde este se articula recibe el nombre de acetabulo, que a su vez proviene de una palabra latina que quiere decir, copa, el acetabulo es un recipiente totalmente circular que esta recubierto de una gruesa capa de cartílago, este a su vez recibe la cabeza del fémur la cual es una esfera perfecta, estas dos estructuras se unen en congruencia en el adulto con cadera normal”, explicó el ortopedista Edward Samir Asprilla Gamboa.  

Varios factores de riesgo deben llevar a la sospecha de displasia congénita de la cadera, este trastorno es más común en mujeres que en hombres, en cifras tan altas como cinco mujeres por cada varón comprometido.


Factores
 “Partos con presentación podálica, ósea el niño que nace de pies, es más común en el primer embarazo sin querer decir esto que en el segundo o tercer embarazo no pueda presentarse. Existe una predisposición familiar en la presentación de esta enfermedad y por sobre todo ha sido observada en familias o poblaciones donde acostumbran a envolver los niños como ‘tabaco’.  En cuanto a razas es más común en la  blanca y poco notoria en la  negra, aunque nuestra población por razones de mestizaje comparte índices promedios, en poblaciones nativas indígenas de Norteamérica se ha encontrado una prevalencia elevada de la patología, mientras que en los chinos es  realmente poco frecuentes”, aseguró el especialista.

En casos en que el fémur se encuentra verdaderamente fuera del acetabulo, el tratamiento de la cabeza puede ser desde la reducción cerrada bajo anestesia hasta la reducción abierta donde se abre la articulación.

“La mayoría de casos de displasia de cadera corresponde a una alteración de la forma del acetabulo y su tratamiento consiste en uso de férula tipo ‘milgran’ la cual cuando se formula debe usarse durante 23 horas diarias hasta antes de los doce meses de edad. Y luego de esta etapa doce horas nocturnas hasta completar 24 meses. Es importante recalcar que un niño con diagnóstico de displasia de cadera puede o no presentar alteraciones que los padres a simple vista puedan percibir y allí radica la importancia de una valoración oportuna por parte de un especialista”, concluyó el ortopedista.


Diagnóstico


    Examen físico con maniobras de Barlow y Ortolani, en las caderas subluxables se puede sentir un movimiento extra, pero que no constituye una reducción o luxación claras. En el niño de dos o tres meses de edad la tensión muscular puede enmascarar la luxación o la reducción.

    A medida que el pequeño comienza a andar, los signos clínicos son más sutiles, aunque a veces son evidentes los pliegues del muslo asimétricos o incluso una rodilla más baja que la otra.

    Por desgracia, estas exploraciones clínicas no consiguen identificar a todos los recién nacidos con el problema  en parte porque algunos casos se pasan por alto en la exploración inicial y también porque algunos niños desarrollan la inestabilidad más adelante.

    Las radiografías son difíciles de interpretar hasta que la cabeza femoral comienza a osificarse a los tres o seis  meses de edad.

    Durante la ecografía dinámica para evaluar la cadera se utiliza una maniobra de Barlow modificada que aumenta la precisión diagnóstica en los niños con inestabilidad de la cadera.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net