General / JULIO 03 DE 2016 / 4 años antes

Me encontré en la vida con... Nodier Botero Jiménez

Me encontré en la vida con... Nodier Botero Jiménez

Nodier Botero Jiménez, en 1970 se vinculó oficialmente como profesor de la universidad del Quindío, siendo decano de la facultad de Humanidades en 1977 y 78. 

En distintos lugares y circunstancias he conocido directamente al distinguido profesor e intelectual  de nuestra región, con un recorrido destacado en las letras nacionales.

Nacido en Montenegro el 13 de febrero de 1943, sus  padres José Jesús y Graciela, hicieron parte de la gran ola de santuarianos que resolvieron sentar sus reales en el Quindío, con gran éxito, entre ellos también los padres del afamado y gran empresario Iván Botero Gómez y desde luego Iván mismo y todos sus hermanos, forjadores de empresa y empleo, ejemplos para toda la nación.

Con once hermanos, casi todos profesionales, Nodier  hizo sus estudios primarios en la escuela Marco Fidel Suárez de Armenia, donde tuvo como condiscípulo a Josué Carrillo, quien escribe con notas de historia, en este periódico. En 1961 culminó sus estudios de bachillerato en el colegio Rufino J. Cuervo y en 1965 hizo parte de la primera  promoción de la carrera de pedagogía y administración educativa en la universidad del Quindío, donde tuvo profesores que recuerda con admiración como Julio César Morales Torres y Diego Moreno Jaramillo. Algunos de sus compañeros de estudios han tenido carreras públicas  o profesionales exitosas  como  José Noé Ríos, Marino Bustamante, luego rector de la universidad, Henry González Mesa, Lady Londoño, Mario Aparicio, fallecido, Nidia  Bastidas, mi propio hermano Jaime Echeverri y muchos más. Al culminar estos estudios en 1966,  viajó a Bogotá a estudiar al reconocido Instituto Caro y Cuervo, sobre la enseñanza de español y estilística. Al Caro y Cuervo regresó en 1976, gracias a una beca de la universidad del Quindío, para hacer un año sabático, especializándose en Literatura contemporánea, con énfasis Latinoamericana.

Botero Jiménez se casó con Marina Botero Gómez, con quien tuvo dos hijos: Claudia Andrea, pintora y  escritora y Andrés, diseñador gráfico. Además es padre de Carolina, Administradora de Empresas  y Juan Manuel, estudiante universitario, de otra relación.

 

Carrera docente
Inició su carrera profesoral en la universidad de Antioquia y en la Universidad Pontificia Bolivariana dictó cursos especiales en último año de Teología, sobre novela europea contemporánea. En 1970 se vinculó oficialmente como profesor de la universidad del Quindío, siendo decano de la facultad de Humanidades en 1977 y 78  y representante del ministerio de Educación en el consejo superior universitario, en 2001 y 2002. En 2005 fue profesor en la maestría de filosofía de la literatura, en el Instituto  Caro y Cuervo, dando un seminario sobre novela colombiana contemporánea.

 

Los libros y desarrollo de su pensamiento
Nodier ha sido un estudioso de todas las horas, formación que transmitió a sus incontables discípulos, en su calidad de profesor universitario, pero no ha sido ajeno a su tarea de escritor incansable, publicando libros, como los siguientes:
En 1985 la editorial Lerner de Bogotá, un   ensayo sobre Crisis del bipartidismo y mitos del sistema colombiano; al año siguiente la editorial Avance también en Bogotá , publicó El mito en la novela del siglo XX. Ese mismo año, 1986, en la editorial Quingráficas de Armenia, dio a la luz pública Crítica a la novela moderna, trabajo con notable éxito en ventas, gracias a un exportador de libros que vendió 15.000 ejemplares en España.

Merced a su vocación de lector voraz y estudioso de todas las horas, Botero se fue especializando en narrativa contemporánea, fruto de sus estudios personales y editados por la universidad del Quindío, publicó los siguientes volúmenes:
- La gran novela burguesa -1993
-”La posmodernidad en la novela “- 1993
-El discurso filosófico de la literatura -1994.

 

Estudio de filosofía como un imperativo
A partir de los libros anteriores, el ilustre montenegrino, comprobó la necesidad de adquirir conocimientos y saberes filosóficos indispensables para su trabajo intelectual; el estudio de la filosofía, su esencia y algunos autores centrales, unido también a su interés por la Ciencia Política en su conjunto. Apoyado en estas nuevas investigaciones, fue profesor de filosofía de la ciencia en varios posgrados de  la universidad del Quindío en 1995 y 96. En 1996, el Fondo Mixto de la gobernación del Quindío publicó su obra “Discurso y Ciencia”.

 

Libros de la madurez
En 2006, Constitución y democracia, editorial Universitaria de Colombia, texto del cual se han vendido numerosos ejemplares; en 2007, Guía histórica, temática e ideológica de la constitución en Colombia. Los textos de estos libros, más otros ensayos, harán parte  de cinco volúmenes, que pronto circularán, con el Fondo temático de la paz.

En preparación y próxima edición la obra que Botero Jiménez considera la cumbre de su pensamiento y de sus desvelos como escritor y académico: Discurso filosófico de la Ciencia, que con cerca de 600 páginas, reúne sus conocimientos, saberes, lecturas y reflexiones en un largo período de su existencia. Debe señalarse, así mismo, que con varios personajes participó de la Cátedra de la Quindianidad.

 

Influencias intelectuales
En el seno de su hogar lo marcó la tendencia esteticista de su señora Madre, quién lo impulso a la lectura y el estudio desde los primeros años. En la universidad del Quindío recibió el influjo del recordado maestro Julio César Morales Torres y de Diego Moreno Jaramillo. En el Instituto Caro y Cuervo, las enseñanzas magníficas de Rafael Torres Quintero, Ramón de Zubiria y Otto Ricardo.

Aficionado insomne  a la música clásica  y a la ópera, sus maestros mayores son: Joice, Tomás Mann, Honoré de Balzac, Kafka, Albert Camus,  Jean -Paul Sartre. Capítulo aparte merece su apego a las obras de Karl Popper, George Steiner, Jurgen Habermas y Walter Benjamin.

Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío, Nodier Botero se ha mantenido fiel a su profesión de gran escolar, escritor y  observador de los acontecimientos de la región y del mundo; estas páginas son una breve referencia a la integridad intelectual  y a la  vocación de estudio de un quindiano, que con gran sencillez, profundiza en los avatares de la cultura contemporánea, con suma inteligencia y agudeza y, desde luego, con la infinita paciencia de un estudioso admirable.

 

 

Por Gabriel Echeverri González
 





COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

copy
© todos los derechos reservados
Powered by: Rhiss.net